Agencias, Ciudad de México.- Clayton Kershaw confirmó el jueves que regresará para su 17ma temporada con los Dodgers de Los Ángeles, como parte de un acuerdo que incluye una opción del jugador para renovarse en 2025.

El equipo fue el primero de los 30 en comenzar los entrenamientos de pretemporada antes de su primer encuentro contra San Diego, el 20 de marzo en Corea del Sur.

Kershaw, tres veces galardonado con el Cy Young, ya tiene una placa con su nombre y un casillero en el clubhouse a pesar de que su contrato no ha sido firmado.

“Estoy emocionado de prepararme para lanzar de nuevo en el Dodger Stadium”, dijo Kershaw, quien cumplirá 36 años el 19 de marzo.

El pitcher ganador de 210 juegos se sometió a una cirugía de hombro y ligamentos el 3 de noviembre y espera estar disponible para lanzar este verano, a pesar de no haber laborado durante tres meses después de su cirugía.

Está ahora en la segunda semana de un programa de lanzamientos.

Ha tenido varios problemas de salud en las últimas temporadas, pero sigue siendo productivo cuando está en el montículo. El zurdo terminó con marca de 13-5 y efectividad de 2.46 en 131 2/3 entradas a lo largo de 24 aperturas la temporada pasada.

El regreso de Kershaw se suma a un receso ocupado y costoso para los Dodgers antes de la próxima campaña. Han gastado más de 1.000 millones de dólares en agentes libres.

Los Ángeles hizo su mayor movimiento al firmar a la estrella Shohei Ohtani con un contrato de 10 años y 700 millones de dólares en diciembre. Días después, consiguieron al lanzador derecho Yoshinobu Yamamoto con un convenio de 12 años y 325 millones de dólares.

Kershaw señaló que Ohtani debería facilitarle la vida a sus compañeros de equipo.

“Debería ser bueno para nosotros. Mookie (Betts) y Freddie (Freeman) son superestrellas, pero la atención va a estar en Shohei las 24 horas del día, los 7 días de la semana”, dijo Kershaw.

Kershaw se sometió a su examen físico en las instalaciones de entrenamiento de primavera de los Dodgers en Glendale, Arizona, el jueves por la mañana. Se esperaba que su sexto contrato con los Dodgers, un contrato de un año con una opción de jugador para 2025, se hiciera oficial esa misma tarde.

Kershaw se sometió a una cirugía para reparar los ligamentos glenohumerales y la cápsula de su hombro izquierdo, la mañana del 2 de noviembre y ahora se encuentra en la segunda semana de su progreso realizando lanzamientos. Su cronograma para regresar aún es bastante vago, pero Kershaw dijo que alrededor de julio o agosto podría ser una fecha realista. Se fue a su casa en Texas inmediatamente después de hablar con los medios y planea regresar con los Dodgers a principios de marzo, cuando esté más avanzado en su progreso.

“La libertad de no intentar prepararme para una temporada completa es algo agradable”, dijo Kershaw. “Será simplemente un sprint cuando regrese. Hay un poco de consuelo en eso, honestamente. No tienes que estar listo el 1 de abril. Puedes estar listo cuando sea que sea en el verano, estar listo e ir a lanzar”.

Mientras tanto, los Dodgers tendrán mucha cobertura, con Yoshinobu Yamamoto, Tyler Glasnow y James Paxton uniéndose a un staff de lanzadores que ya incluía a Walker Buehler, Bobby Miller y Emmet Sheehan, entre otros.

Kershaw pasó fuera de actividad todo julio por un dolor en el hombro, pero regresó para registrar una efectividad de 2.23 en sus últimas ocho aperturas de temporada regular, en 2023, a pesar de tener dificultades para alcanzar las 90 mph con su recta. Luego, Kershaw explotó en el Juego 1 de la Serie Divisional de la Liga Nacional, permitiendo seis carreras y registrando sólo un out contra los Arizona Diamondbacks. Se estaba preparando para abrir de nuevo en el Juego 4, pero los Dodgers, un equipo con 100 victorias por tercer año consecutivo, fueron barridos en tres juegos.

Poco después, quedó claro que la cirugía de hombro era la única alternativa para volver a lanzar en MLB. Pero Kershaw no estuvo seguro inmediatamente de regresar para una campaña número 17. Las primeras semanas de su temporada baja las pasó evaluando su futuro inmediato. Sus hijos no fueron de mucha ayuda.

“Se mostraron un poco indiferentes”, dijo Kershaw. “Lo cual, sinceramente, agradecí”.

La forma en que terminó su temporada (saliendo del montículo del Dodger Stadium en la primera entrada de la tan publicitada carrera de postemporada de su equipo, luego de su peor salida) podría haber sido el factor decisivo.

“No quería terminar de esa manera”, dijo Kershaw. “Creo que, en última instancia, así es como llegué a esto. Y luego, una vez que comenzamos a recopilar más información y nos dimos cuenta de que la cirugía era, probablemente, la mejor opción, me dio un poco de claridad en todo”.

Kershaw, quien sin duda será votado para el Salón de la Fama tan pronto como sea elegible, terminó entre los tres primeros en la votación del Premio Cy Young de la Liga Nacional, cada año, de 2011 hasta 2015, lapso durante el cual lideró las Mayores en victorias (88), efectividad (2.11) y WHIP (0.93). Estuvo en la lista de lesionados todas las temporadas posteriores, sufriendo dolencias en el codo, el antebrazo, el hombro, las caderas, los bíceps y, sobre todo, la espalda, pero aún así logró registrar una efectividad de 2.55 en ese tramo, sólo superado por Jacob deGrom entre los lanzadores calificados.

El procedimiento de temporada baja realizado a Kershaw abordó tres ligamentos en la parte delantera de la articulación del hombro y representó la primera cirugía importante de su carrera. El hombre que lo realizó, el Dr. Neal ElAttrache, le dijo que quedaría “como nuevo” después de hacerlo.

“Espero ser bueno”, dijo Kershaw. “No quiero ser promedio. No quiero simplemente lanzar. Quiero ser bueno. Quiero contribuir, quiero ser parte de esto”.

Los Dodgers, con 10 títulos divisionales pero solo un campeonato, logrado después de la temporada acortada por la pandemia en 2020, durante los últimos 11 años, prodigaron una suma sin precedentes en jugadores este invierno. Sólo fichar a Yamamoto y Shohei Ohtani costó más de mil millones de dólares. Pudieron no haber hecho nada más y aun así conformar una temporada baja para siempre, pero negociaron (y rápidamente extendieron) a Glasnow, luego también firmaron a Paxton, al relevista Ryan Brasier y al jardinero Teoscar Hernández.

Kershaw, quien acordó los términos de su regreso hace unos días, fue la guinda del pastel.

“Honestamente, ha sido increíble ver esta temporada baja”, dijo Kershaw. “Definitivamente, hay una parte de mí que quería participar en eso, ser parte de este equipo. Obviamente, ganar una temporada baja no significa nada, pero es un club con jugadores bastante bueno. ​

De acuerdo con el periodista del New York Post, Joel Sherman, el salario del futuro Salón de la Fama para la temporada 2024 de MLB será de 5 millones de dólares, aunque en bonos podría alcanzar hasta los US$7.5 millones. Considerando la jerarquía de Kershaw en la liga, el precio que la oficina de Los Ángeles le pagará es una ganga.

Kershaw no solo tendrá la oportunidad de jugar este año con el equipo que en papel, es el favorito para ganar la Serie Mundial, sino que en 2025 también podría ser parte del roster del conjunto angelino si ejerce la opción de jugador de la cláusula.

Después de hacerse oficial la renovación de su contrato, Kershaw admitió que tomar la decisión de volver a lanzar en las Grandes Ligas con los Dodgers, ha sido la más difícil no solo de su carrera en el béisbol, sino de su vida.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.