Agencias

Nueva York, EU, 12 de diciembre 2016.-El Nobel de Literatura Bob Dylan ha programado tres conciertos en Suecia en abril del próximo año, ocasión que le permitirá al cantante dar un discurso y recibir el premio Nobel de Literatura, consistente en 870.000 euros.

Según se declara en su página web, Dylan tiene en su agenda actuar en Estocolmo el 1 y el 2 de abril y en Lund, en el sur de Suecia, el 9 del mismo mes.

El laureado declinó la invitación a la ceremonia de este sábado 10 de diciembre alegando “otros compromisos”, aunque envió un discurso de agradecimiento en el que manifestaba su asombro por ver su nombre junto a los de autores como Rudyard Kipling, Albert Camus o Ernest Hemingway.

La embajadora de Estados Unidos en Suecia, Azita Raji, fue la encargada de leer el texto en que Bob Dylan se declaró “honrado”.

“Si alguien me hubiera dicho un día que tenía alguna posibilidad de ganar el premio Nobel, habría pensado que tenía tantas posibilidades como de ir a la luna”, afirmó.

La decisión del artista de no asistir a la ceremonia fue ampliamente debatida en Suecia, donde se interpretó como un repudio a la Academia sueca y a la Fundación Nobel.

Para recibir el premio, Dylan tiene que dar un discurso en un período de seis meses desde el 10 de diciembre, si bien no necesariamente tiene que hacerlo en Estocolmo.

En un comunicado del 18 de noviembre, la Academia Sueca dijo que una posible actuación en Estocolmo la próxima primavera boreal sería una “oportunidad perfecta” para pronunciar dicho discurso.

Discurso completo de Bob Dylan agradeciendo el Nobel (en español)

Al final no se presentó en la gala de entrega de los Premios Nobel, celebrada ayer en Estocolmo, pero Bob Dylan preparó un discurso para agradecer su Nobel de Literatura. Lo acabó leyendo en su nombre la embajadora de Estados Unidos en Suecia, Azita Raji. Lo traducimos íntegro del inglés al español:

El discurso de Bob Dylan en los Nobel 2016

Buenas noches a todos. Extiendo mi más afectuoso saludo a los miembros de la Academia de Suecia y a todos los invitados de excepción presentes esta noche.

Siento no poder estar esta noche con ustedes en persona, pero, por favor, sepan que estoy sin duda con ustedes en espíritu y me siento honrado por haber recibido un premio tan prestigioso. Haber sido galardonado con el Premio Nobel de Literatura es algo que nunca podría haber imaginado o previsto. Desde edad temprana, me he familiarizado y he leído y absorbido el trabajo de aquellos que fueron señalados con tal distinción: Kipling, Shaw, Thomas Mann, Pearl Buck, Albert Camus, Hemingway. Estos gigantes de la literatura y sus trabajos que se enseñan en las aulas, que se guardan en bibliotecas por todo el mundo y de los que se habla en tono reverente me han causado siempre una gran impresión. Que yo ahora me una a los nombres de una lista así supera, de verdad, cualquier palabra.

No sé si estos hombres y mujeres pensaron alguna vez en el honor de ganar un premio Nobel, pero supongo que cualquier persona del mundo que escriba un libro, un poema, o una obra pueda albergar ese sueño secreto muy adentro. Estaría probablemente enterrado tan hondo que ni siquiera sabrían que está ahí.

Si alguien me hubiera dicho que tenía la más mínima posibilidad de ganar el Premio Nobel, habría pensado que tendría las mismas posibilidades de poner un pie en la Luna. De hecho, durante el año en que nací y unos años después, no hubo nadie en el mundo que fuera considerado lo suficientemente bueno como para ganar este Premio Nobel. Así que reconozco que estoy, cuanto menos, en una compañía muy rara.

Estaba fuera de gira cuando recibí esta sorprendente noticia, y me llevó más de unos pocos minutos procesarla adecuadamente. Empecé a pensar en William Shakespeare, la gran figura literaria. Quiero pensar que él mismo se consideraba un dramaturgo. El pensamiento de que estaba escribiendo literatura no podía haber entrado en su cabeza. Sus palabras fueron escritas para un escenario. Pensadas para ser habladas, no leídas. Cuando estaba escribiendo Hamlet, estoy seguro de que estaba pensando en muchas cosas: “¿Quiénes son los actores apropiados para estos papeles?”, “¿Cómo debe ser representado esto?”, “¿Quiero que esto se desarrolle en Dinamarca?”. Su visión creativa y ambiciones estaban por delante de cualquier cosa en su mente, pero también había otras cosas más mundanas que había que considerar y de las que hacerse cargo. “¿Hemos logrado la financiación suficiente?”, “¿Hay suficientes asientos para mis patrocinadores?”, “¿Dónde puedo conseguir un cráneo humano?”. Apostaría que lo más lejano en la cabeza de Shakespeare era la pregunta “¿Es esto literatura?”.

Cuando empecé a componer canciones de adolescente, e incluso cuando empecé a conseguir algo de renombre por mis habilidades, mis aspiraciones para aquellas canciones nunca fueron mucho más lejos. Pensaba que podían ser escuchadas en coffee houses o bares, quizá más adelante en lugares como el Carnegie Hall, o el Palladium de Londres. Si estuviera pensando en grande, quizá podía imaginarme grabando un disco y escuchar mis canciones en la radio. Ése era el verdadero gran premio dentro de mi cabeza. Grabar discos y escuchar mis canciones en la radio significaba que estaba llegando a una gran audiencia y que quizá podría seguir haciendo lo que me propuse hacer.

Bueno, llevo haciendo lo que me propuse hacer por mucho tiempo ya. He grabado docenas de discos y he tocado miles de conciertos por todo el mundo. Pero son mis canciones el centro vital de casi todo lo que hago. Parece que encontraron un lugar en las vidas de tantas personas y en tan diferentes culturas, y me siento muy agradecido por eso.

Pero hay una cosa que debo decir. Como intérprete, he tocado para 50.000 personas y para 50 personas, y puedo asegurarles que es más difícil tocar para 50 personas. 50.000 personas son como una sola persona, y no es así cuando hay 50. Toda persona tiene una identidad separada, individual, un mundo dentro de sí misma. Pueden percibir las cosas de manera más clara. Tu honestidad y cómo se relaciona con la profundidad de tu talento se pone a prueba. El hecho de que el jurado del Nobel sea tan pequeño no es cosa de poco para mí.

Pero, como Shakespeare, estoy a menudo ocupado con la búsqueda de mis esfuerzos creativos y haciéndome cargo de todos los aspectos mundanos de la vida. “¿Quiénes son los mejores músicos para estas canciones?”, ¿”Estoy grabando esto en el estudio apropiado?”, “¿Está esta canción en la nota adecuada?”. Algunas cosas nunca cambian, incluso en 400 años.

Ni una vez he tenido tiempo para preguntarme a mí mismo, “¿Son estas canciones literatura?”.

Así que agradezco a la Academia Sueca tanto por tomarse el tiempo de considerar esa misma pregunta como para, finalmente, ofrecer tal maravillosa respuesta.

Mis mejores deseos para todos,

Bob Dylan

Comentarios desactivados en Bob Dylan actuará en Suecia en abril próximo, ocasión para recoger su premio