Agencias/Ciudad de México.- La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y países productores aliados confirmaron el martes los planes de aumentar la oferta mundial de crudo en 2.1 millones de barriles, en un intento por hallar un equilibrio entre la debilidad de las economías afectadas por la pandemia de coronavirus y la creciente demanda de las naciones en vías de recuperación.

La decisión se tomó durante una reunión virtual realizada el martes por los ministros de energía de los países participantes.

El ministro de Energía saudí, príncipe Abdulaziz bin Salman, declaró que los hechos más recientes en el mercado petrolero demuestran que la decisión tomada en abril de aumentar gradualmente la producción “fue la correcta”.

Sin embargo, añadió que persisten “nubes en el horizonte” en cuanto a la recuperación de las economías mundiales y, por consiguiente, de la demanda por petróleo.

En la reunión se ratificaron las decisiones anteriores de aumentar la producción colectiva en 2,1 millones de barriles diarios de mayo a julio. La iniciativa incluye ofrecer 350,000 barriles diarios más en junio 440,000 barriles diarios más en julio. Al mismo tiempo, Arabia Saudí repondrá 1 millón de barriles que había recortado voluntariamente más allá de la decisión grupal.

El grupo, que incluye a los miembros de la OPEP y a no miembros como Rusia, debe enfrentar la posibilidad de que nuevos brotes del COVID-19 en importantes consumidores como la India inhiban la demanda y depriman los precios.

Los países productores redujeron drásticamente la oferta en el peor momento de la pandemia en 2020 a fin de apuntalar los precios, y ahora deberán ajustar su extracción a medida que los países de van recuperando.

Las recuperaciones económicas en marcha en Estados Unidos, Europa y Asia probablemente provocarán un pronunciado repunte de la demanda en la segunda mitad del año a medida que la gente regresa a las carreteras y a los aeropuertos. En Estados Unidos, cada vez más personas están vacunadas contra el COVID-19 y la temporada vacacional de verano ya empezó, llevando a mucha gente a viajar por avión o auto.

El martes, el precio del crudo estadounidense aumentó 3,6% a 68.66 dólares el barril mientras que el crudo Brent, usado como referencia internacional, aumentaba en 2.7% a 71.17 dólares el barril.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y diez naciones productoras aliadas, entre ellas Rusia, sostendrán una reunión virtual este martes para negociar si continúan abriendo los grifos más allá de agosto.

Los precios del crudo están afianzados en los niveles anteriores a la pandemia del covid y han mantenido la tendencia al alza en las últimas horas, a la espera del resultado de la teleconferencia del grupo de 23 países, conocido como alianza OPEP+.

El barril del crudo Brent, la referencia en Europa, superó hoy la barrera psicológica de los 70 dólares al cotizar a 70.28 dólares en la apertura de la sesión en Londres, lo que implica una subida del 1.3 por ciento respecto al valor del cierre del lunes.

Liderada por Arabia Saudí y Rusia, la OPEP+ sigue sin bombear buena parte de los 9.7 millones de barriles diarios (mbd) que retiró del mercado hace poco más de un año para hacer frente a la crisis del coronavirus.

El pasado 27 de abril confirmó un plan para subir gradualmente sus suministros en 2 mil 141 mbd de crudo hasta julio, y los mercados están ahora a la espera de ver si decidirá continuar incrementando su bombeo a partir de agosto.

El proceso en curso de la vacunación contra el covid ha mejorado la situación epidemiológica en muchos países industrializados, sobre todo en Estados Unidos y Europa, impulsando la economía y el consumo del llamado “oro negro”.

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la recuperación de la demanda petrolera avanza a un ritmo superior al de la oferta, por lo que la OPEP+ tendría margen para abrir aún más sus grifos.

No obstante, con el surgimiento de nuevos brotes de la pandemia en Asia y América Latina, persisten los factores de riesgo.

Además, los productores tendrán en cuenta la perspectiva de que los barriles iraníes de crudo bloqueados por sanciones estadunidenses pueden retornar al mercado si en los próximos días se logra un compromiso en las negociaciones en curso para rescatar el acuerdo sobre el programa nuclear de Teherán firmado en 2015.

Ello llevaría al levantamiento de las sanciones y los analistas calculan que, entonces, el país persa podría aumentar su oferta petrolera en entre 0.5 y 1.5 mbd, mientras que el ministro iraní de Petróleo, Biyan Zanganeh, asegura que el potencial de su país es incluso mayor.

Balances de los mercados de la OPEP+. Crédito: Reuters.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, un grupo conocido como OPEP+, decidieron en abril devolver al mercado 2,1 millones de barriles diarios (bpd) de suministro entre mayo y julio, previendo que la demanda mundial aumentará pese al alto número de casos de coronavirus en India.

Desde entonces, el petróleo ha ampliado su alza y ha ganado más de un 30% en lo que va de año, aunque el ascenso se ha limitado por la perspectiva de un aumento de la producción de Irán, a medida que avanzan las conversaciones sobre la reactivación de su acuerdo nuclear.

El precio del petróleo Brent tocó el martes los 71 dólares por barril, su máximo desde marzo.

El secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo, dijo que no espera que el aumento del suministro iraní cause problemas.

“Anticipamos que el esperado retorno de la producción y las exportaciones iraníes al mercado mundial se producirá de forma ordenada y transparente”, dijo en un comunicado.

El ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, afirmó que ve una buena recuperación de la demanda en Estados Unidos y China.

“La distribución de las vacunas ha mejorado su ritmo, con cerca de 1.800 millones de vacunas administradas en todo el mundo (…) Esto solo puede conducir a un mayor reequilibrio del mercado petrolero mundial”, dijo antes de la reunión ministerial principal.

Los expertos de la OPEP+ confirmaron previsiones anteriores de un considerable aumento de la demanda de petróleo de 6 millones de bpd en 2021, a medida que el mundo se recupera de la pandemia del COVID-19, dijeron fuentes del grupo.

El año pasado, la OPEP+ recortó su producción en una cifra récord de 9,7 millones de bpd ante el colapso de la demanda cuando empezó la pandemia del COVID-19. A partir de julio, los recortes de la OPEP+ se situarán en 5,8 millones de bpd.

Los precios del petróleo subían el martes y el Brent operaba en su mayor nivel desde marzo luego de tocar los 71 dólares por barril, debido a las expectativas de una creciente demanda de combustible durante la temporada de viajes en automóvil del verano boreal en Estados Unidos.

Los precios también eran impulsados por datos chinos que mostraron que la actividad manufacturera del país creció en mayo a su ritmo más alto de este año.

A las 1110 GMT, los futuros del crudo Brent para agosto ganaban 1,48 dólares, o un 2,1%, a 70,80 dólares por barril, luego de tocar un máximo de 71 dólares, su cota más alta desde el 8 de marzo.

El petróleo West Texas Intermediate para julio subían 1,87 dólares, o un 2,8%, a 68,19 dólares respecto al cierre del viernes, porque el lunes el mercado de Estados Unidos estuvo cerrado debido a un feriado.

“Si bien existen preocupaciones sobre restricciones más estrictas relacionadas con el COVID-19 en partes de Asia, el mercado parece estar más enfocado en la historia positiva de la demanda en Estados Unidos y partes de Europa”, dijeron analistas de ING Economics en una nota el martes.

La firma GasBuddy dijo que la demanda de gasolina del domingo en Estados Unidos, durante el fin de semana del Día de los Caídos, subió un 9,6% por sobre el promedio de los cuatro domingos anteriores. Esa fue la mayor demanda dominical desde el verano de 2019.

El avance de los precios era limitado por expectativas de que llegarán más suministros al mercado.

Es probable que la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, grupo conocido como OPEP+, acuerden continuar con el levantamiento gradual de las restricciones al bombeo cuando se reúnan el martes, dijeron fuentes de la OPEP, ya que los productores deben evaluar la esperada recuperación de la demanda y un posible aumento de la oferta iraní.

“No hay signos de división dentro del grupo y esperamos que mantenga un rumbo estable con muy buen control del mercado”, dijo Bjarne Schieldrop, analista jefe de materias primas de SEB en Oslo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.