Agencias/Ciudad de México.- El ministro de la Presidencia de Brasil, Luiz Eduardo Ramos, dijo que el Gobierno aún negocia la realización de la Copa América en el país, anunciada horas antes por la Conmebol, y estableció una serie de condiciones para ello, como que todas las selecciones estén vacunadas.

“No hay nada seguro, quiero decirlo de forma bien clara. Estamos en medio del proceso, pero no eludiremos una demanda, si podemos atenderla”, dijo Ramos a periodistas en Brasilia.

El ministro anticipó que este martes el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro tendrá una “posición final” sobre si Brasil será la nueva y única sede de la Copa América, que originalmente se iba a celebrar en Colombia y Argentina.

No obstante, dejó entrever que la Administración de Bolsonaro es favorable a la realización del torneo en Brasil, donde la pandemia sigue descontrolada y ha dejado ya cerca de medio millón de muertos, con una media diaria de 2.000 óbitos.

Ramos remarcó que la Copa América es un “evento privado” y rechazó la ola de críticas que ha generado el anuncio de la Conmebol de que Brasil acogería el torneo, aunque reconoció la situación “difícil” que vive el país por la pandemia.

Expuso una serie de condiciones para albergar el certamen, entre ellas la ausencia de público en los estadios y la vacunación previa de todas las selecciones participantes.

“Es importante destacar que ese evento, en caso de que se realice, no tendrá público. Por el momento, son diez equipos como máximo”, divididos en dos grupos y “65 personas por cada delegación, todos vacunados”, puntuó el ministro.

“No hay un documento firmado, apenas esas negociaciones”, completó para luego insistir en que ya se realizan multitud de partidos en territorio brasileño de Liga, Libertadores y Sudamericana, sin que hayan causado tanto revuelo.

Ramos no reveló cuáles serían las ciudades sede que albergarían los partidos de la Copa América, algo que, según él, “será responsabilidad de la Confederación Brasileña de Fútbol”, que tendrá que negociar con los estados y municipios.

“Voy a hacer unas llamadas con la CBF, estamos verificando detalles”, completó.

La Conmebol anunció este lunes a Brasil como nueva y única sede del torneo que ya fue aplazado el año pasado por la pandemia del coronavirus.

La entidad incluso agradeció al presidente Jair Bolsonaro, que niega la gravedad de la covid-19, por “abrir las puertas” del país a la Copa América, que comenzará previsiblemente el 13 de junio.

Sectores de la izquierda, incluso algunas voces del centro-derecha, y diversos especialistas sanitarios han rechazado la realización de la Copa América en Brasil, que en las últimas semanas vive un repunte de contagios por coronavirus.

El vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourão, dijo el lunes que no ve problema para la realización de la Copa América en Brasil si no se permite la presencia de público en los estadios, en momentos en que el país registra niveles elevados de casos y muertes por la pandemia de COVID-19.

“¿Sin público, no? (…) No teniendo público no hay problema. Es sólo dividir bien las sedes y se terminó”, afirmó después de ser consultado sobre si es seguro realizar el torneo de fútbol en el país.

La Copa América, que ahora se realizará en Brasil entre junio y julio, se disputará en las ciudades de Brasilia, Natal, Manaos y Cuiabá, dijo a Reuters una fuente con conocimiento de los planes para la competencia.

El torneo de selecciones más importante del continente se iba a disputar por primera vez en dos sedes, Argentina y Colombia, entre el 13 de junio y el 10 de julio, pero enfrentó con una serie de reveses que pusieron en duda su celebración. Colombia fue dada de baja la semana pasada y el domingo la Conmebol anunció que la competencia no se realizaría en Argentina.

Argentina enfrenta una feroz segunda ola de contagios y muertes por coronavirus, en tanto que Colombia arrastra semanas de protestas que tienen en jaque al Gobierno.

Mourão apuntó que Colombia está con “un problema interno serio de protestas”, que se prolongan por más de un mes, con decenas de muertos.

“Y Argentina está con una escalada de COVID, está con la vacuna rusa, y también la CoronaVac, está intentado comprar Pfizer, pero está teniendo problema en vista de las condiciones, (el presidente, Alberto) Fernández se quejó el otro día de las condiciones. Está difícil para todo el mundo”, aseguró.

Para Mourão, la ventaja de Brasil es el tamaño del país y la cantidad de estadios que podrían “dispersar a toda la gente”. “Es menos riesgoso” hacerlo en Brasil que en Argentina.

Los partidos de la Copa América de Brasil se jugarán en las ciudades de Brasilia, Natal, Manaos y Cuiabá, dijo una fuente con conocimiento de los planes de la organización.

Las cuatro ciudades tienen estadios que fueron construidos o renovados para la Copa del Mundo de 2014.

La Conmebol anunció que la Copa América se celebrará en Brasil, horas después haber suspendido el torneo en Argentina, poniendo un punto final a semanas de incertidumbre sobre su organización.

De confirmarse estas ciudades sede, la competencia estaría ausente de las Regiones sur y sudeste, que concentran los principales estadios del país, como el Maracaná de Río de Janeiro. Pero el mítico escenario podría albergar la final del torneo, dijo una segunda fuente.

La competencia de selecciones más importante del continente se iba a disputar por primera vez en dos sedes, Argentina y Colombia, pero batalló con una serie de inconvenientes que pusieron en duda su celebración.

Argentina enfrenta una feroz segunda ola de contagios y muertes por coronavirus, en tanto Colombia -que fue dada de baja como sede días atrás- arrastra semanas de protestas que tienen en jaque al Gobierno. El gobierno argentino dijo el domingo que le sería difícil mantenerse como sede.

La Conmebol confirmó que las fechas de disputa del torneo continuarán según lo programado, del 13 de junio al 10 de julio.

La Confederación Brasileña de Fútbol dijo que los detalles sobre la disputa del torneo los definirá la Conmebol y no confirmó las ciudades sede.

Brasil enfrenta uno de los peores brotes de coronavirus del mundo. Con más de 460.000 decesos y 16 millones de infecciones, el país tiene el segundo mayor número de muertes por COVID-19 a nivel mundial, únicamente por detrás de Estados Unidos.

Brasil organizó la Copa América en 2019 y fue campeón.

El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, dijo que la prioridad del estado más poblado de Brasil es “salvar vidas” al ser interrogado sobre la posibilidad de que algún partido de la Copa América de fútbol sea organizado en su región, aunque no rechazó totalmente la posibilidad.

Doria, en una rueda de prensa, dijo que había sido informado por la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) sobre la decisión de Brasil de asumir la organización de la Copa América luego de que la Conmebol informara de que Argentina no hará el evento, aunque agregó que hasta ahora no ha sido consultado sobre si algún partido se disputaría en Sao Paulo.

Pese a que no rechazó que algún estadio de Sao Paulo pueda ser usado como sede de la Copa América, aclaró que su prioridad es salvar vidas ante la pandemia por la covid, que tiene a Brasil como uno de los países más castigados en el mundo, con unas 461.00 muertes y 16,5 millones de casos, y ante la amenaza del inicio de una tercera ola.

“Vamos a esperar las próximas etapas (en la organización), pero preocupación de Sao Paulo es salvar vidas. Ese (salvar vidas) es el mejor campeonato; esa es la mejor copa”, afirmó el dirigente del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y uno de los principales rivales del presidente Jair Bolsonaro en el campo conservador.

Doria se pronunció poco después de que la gobernación divulgara un comunicado según el cual las autoridades regionales no se oponen a que la CBF designe una ciudad del estado como local para partidos de la Copa América “desde que los protocolos (sanitarios) del Plan Sao Paulo sean obedecidos”, lo que implica partidos sin público y presencia mínima de organizadores.

El gobernador dijo que conversó sobre la Copa América con Walter Feldman, uno de los dirigentes de la CBF y del que aclaró que “es médico”, pero que tan sólo fue informado de que Brasil aceptó organizar la competición sin que se hubieses definido las sedes.

“No dijo nada sobre Sao Paulo, incluso porque los estadios ya están comprometidos para los partidos del Campeonato Brasileño y de la Copa do Brasil”, afirmó.

“Pero quiero aclarar que Federación Paulista ha cumplido rigurosamente los protocolos del Plan Sao Paulo de prevención y no tuvimos ningún tipo de problema ni durante el campeonato ni en las finales, y que los dirigentes de los clubes actuaron de forma muy prudente y responsable”, agregó al dar a entender que no se opondría a la posibilidad desde que se cumplan las normas preventivas.

Doria no fue tan tajante como el gobierno del estado de Pernambuco (nordeste), que ya dejó claro que, por motivos sanitarios frente a la pandemia, no está en condiciones en recibir partidos de la Copa América.

Tampoco fue tan complaciente como el gobernador del Distrito Federal de Brasilia, Ibaneis Rocha, que dijo no tener “nada contra” la posibilidad de que la ciudad reciba partidos de la Copa América, desde que “se respeten las medidas sanitarias necesarias”.

Sao Paulo, Pernambuco y Brasilia son barajados como posibles escenarios para los partidos de la Copa América, que iba a ser organizada por Argentina y Colombia, que por diversas causas desistieron.

El Gobierno del estado de Pernambuco (noreste) anunció que por motivos sanitarios frente a la pandemia del coronavirus no está en condiciones de recibir partidos de la Copa América 2021 de fútbol, después de que la Conmebol confirmó a Brasil como sede del torneo.

En un comunicado, la administración regional señaló que “a pesar de todavía no ser buscado oficialmente por la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), el Gobierno del estado refuerza que el actual escenario epidemiológico no permite la realización de un evento del porte de la Copa América en el territorio de Pernambuco”.

La Conmebol, sin embargo, aún no ha decidido qué ciudades serán las sedes del torneo y si alguna de Pernambuco estará entre ellas

Según la Gobernación, la autoridad local “acompaña, de forma permanente, por medio del Gabinete de Enfrentamiento a la covid-19, los indicadores de la enfermedad en el estado. En las últimas semanas, fue identificada una nueva aceleración de casos que motivó más restricciones en el Agreste y en la región metropolitana”.

Pernambuco es uno de los estados actualmente más afectos por el coronavirus, que roza en el país suramericano 462.000 muertes y superó los 16,5 millones de casos confirmados.

El estadio Arena Pernambuco, en el municipio de Sao Lourenço da Mata, en la región metropolitana de Recife, la capital regional, y que fue una de las sedes del Mundial de Brasil 2014 llegó a ser mencionado por diferentes medios como uno de los escenarios para la Copa América.

Al anunciar la nueva sede, la Conmebol expresó su agradecimiento al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), por “abrir las puertas de ese país al que es hoy en día el evento deportivo más seguro del mundo”.

También dijo que en “las próximas horas” se conocerán las ciudades brasileñas que recibirán los partidos de la Copa América y que las “fechas” previstas para el torneo “están confirmadas”, por lo que deberá comenzar el próximo 13 de junio.

Al Recife desistir, la probable sede de la región Noreste para recibir el torneo sería el estadio Arena das Dunas, de Natal, capital de Río Grande do Norte y que acogió también el Mundial de 2014.

Comentarios desactivados en Condiciona Bolsonaro celebración de Copa América en Brasil