Agencias/Ciudad de México.- El viaje por Europa de la Real acabará, casi cno toda seguridad, en una pesadilla. Los de Imanol se llevaron un correctivo del Manchester United que tardarán en olvidar. Fueron un trapo en manos de los de Solksjaer, que dieron la sensación de que podrían haber marcado todos los goles que hubieran necesitado. El destierro en el Juventus Stadium evidenció que a la Real no le da para competir con los equipos potentes de Europa.

Y es que el 0-4 puede parecer una barbaridad, pero si el United hubiera estado acertado de verdad en la primera media hora, el resultado podía haber sido de otra época. Los de Imanol tienen que pensar ya en LaLiga y en la Copa del año pasado, porque el viaje por Europa se acabó con un desastre.

El partido salió loco y en los tres primeros minutos tanto Remiro como Rashford tuvieron que ponerse el mono de trabajo. Desde ahí y hasta el descanso, el meta del United pudo descansar mientras que el portero txuriurdin compaginó paradas de gran mérito con una salida desafortunada que supuso el 0-1 de Bruno Fernandes.

Los de Solskjaer, con muchas bajas, dermostraron en la primera media hora mucho más ritmo, intensidad, físico… Fueron mejores en casi todo a la Real, que daba la impresión que el imponente Juventus Stadium hizo que se le encogiesen las piernas.

Al descanso, el resultado fue corto, con el solitario tanto del crack portugués de los de Old Trafford, pero pudo haber sido una sangría si Remiro no hubiera estado sobresaliente en tres mano a mano con jugadores del Manchester United.

El 0-1 hizo que los ‘red devils’ bajasen la intensidad. Ya habñian marcado fuera de casa y tenían mucho camino andado. Fue ahí cuando la Real dejo de ser sobrepasada. Empezó a tocar la pelota y llegó con peligro en varias situaciones. El centro del campo, con Silva y Merino sobre todo, apareció por fin para esperanza de Imanol.

La mejoría txuriurdin previa al descanso fue un espejismo porque el United se encargó de finiquitar la eliminatoria por la vía rápida. Los ingleses demostraron lo que venimos viendo en los partidos europeos, que LaLiga ha empeorado tanto su nivel que salir al Viejo Continente supone un revolcón.

Bruno Fernandes cogió también el cartel de superestrella mundial que hicieron suyo Haaaland y Mbappé y destrozó a un equipo txuriurdin que no supo de qué iba la cosa. El 0-2 fue un gran ejemplo del partido. La defensa de la Real llegó tarde, una vez más y James asistió al crack portugués para que hiciese el segundo en su cuenta y pusiese la eliminatoria patas arriba. Los anuló el asistente por fuera de juego, pero el VAR hizo justicia y el tanto subió al electrónico. Los donostiarras estaban en la lona.

Más que el resultado, lo preocupante era la sensación de superioridad del United, que zarandeó a la Real siempre que quiso. Apretaba y gol. Reculaba y los donostiarras creían que podían, pero no, sólo era un juego de los ingleses. Y el 0-3 no tardó en llegar. Estaba Rashford con ganas de superar a Remiro después de que el meta txuriurdin se lo impidiese en un par de ocasiones en la primera mitad. Pase de libro de Greenwood y el 10 de los ‘red devils’ definió a la perfección. La goleada empezaba a ser de escándalo.

La última media hora fue un suplicio para la Real. Un meneo de escándalo, con los británicos llegando al área donostiarra cómo y cuando querían. El United dejó la eliminatoria sentenciada por la vía rápida. El destierro italiano y los de Solksjaer dejaron en evidencia a un equipo de Imanol que fue una marioneta. Y para colmo, con el partido terminado, James se sumó a la fiesta.

El extremo del United volvió a demostrar la diferencia de nivel con la zaga realida, arrancó la motó y se plantó delante de Remiro para cruzar la pelota y poner el 0-4. Un destrozo que pudo ser, aunque no se lo crean, mucho peor.

Comentarios desactivados en Arrolla Manchester United a Real Sociedad en Europa League 0-4