Agencias/Ciudad de México.- Dos jugadores de la selección francesa de rugby detenidos tras una denuncia por agresión sexual en Argentina al cabo de un amistoso en Mendoza aguardan para ser interrogados y examinados médicamente por la fiscalía de esa provincia, donde ocurrieron los supuestos hechos, dijeron fuentes cercanas al caso.

Los rugbiers, que están en Buenos Aires, serán trasladados de regreso a Mendoza (centro-oeste), dijo a la AFP su abogado defensor, Rafael Cúneo Libarona.

“Allí presentaremos pruebas a favor de los jugadores, pruebas que tenemos, concretas, y la justicia de Mendoza resolverá sobre la libertad o no de los jugadores”, dijo a AFP.

El presunto abuso se produjo en la noche del sábado al domingo en el Diplomatic Hotel de la capital mendocina, donde se hospedaban jugadores y cuerpo técnico durante su primer encuentro ante los Pumas.

Según dijeron fuentes policiales anónimas a la AFP, los rugbiers conocieron a la mujer en un bar luego del partido. Tras sentirse mareada al cabo de algunos tragos, ella habría sido llevada por los jugadores al hotel y abusada sexualmente.

El entrenador de los franceses, Fabien Galthié, dijo en Montevideo –adonde viajaron para un test match con los Teros– que este episodio ha sido “un trauma” para la selección.

“Para el grupo, para la delegación, fue vivido como un trauma, nos asombramos cuando supimos la noticia y cuando llegó la policía al hotel de Buenos Aires. Fue un día muy difícil, muy muy duro, momento difícil de vivir”, lamentó el técnico.

En un comunicado, la Federación Francesa de Rugby (FFR) informó que el presidente de la organización, Florian Grill, y su vicepresidente, Jean-Marc Lhermet, se reunieron con los dos rugbiers.

Los involucrados son el segunda línea Pau Hugo Auradou, de 20 años, y el tercera línea Oscar Jegou, de 21, que integraron el seleccionado en el amistoso en Mendoza, 1.100 km al oeste de Buenos Aires. Los europeos ganaron 28-13.

Los jóvenes “confirmaron que habían mantenido una relación sexual con la joven durante la noche, pero negaron firmemente cualquier forma de violencia”, señaló la FFR.

La fiscal general de Mendoza, Daniela Chaler, dijo a la radio LV10 de Mendoza que “las lesiones son compatibles con el relato que da la víctima, que no necesariamente pueden ser exclusivas de un abuso sexual”.

“La declaración ha sido bastante larga, extensa, detallada, y se corresponde, en principio, con las constataciones del cuerpo médico forense. Hay elementos contundentes”, añadió la fiscal jefe de la unidad de delitos contra la integridad sexual de la provincia.

Tras la llegada de los franceses a Mendoza, se les practicarán las pericias correspondientes, dijo a la AFP el vocero del poder judicial de esa provincia, Martín Ahumada.

Si son imputados a raíz del resultado de las pericias, podrían quedar en prisión preventiva durante el proceso judicial, que se sostendría a puertas cerradas. De ser hallados culpables, podrían enfrentar penas de hasta 20 años de prisión.

La fiscal del caso, Cecilia Bignert, había solicitado la detención inmediata de los sospechosos, que fueron detenidos en Buenos Aires a la espera de la comisión policial que los traslade a Mendoza, dijo una fuente policial a la AFP.

“Se actuó rápido por el temor a que abandonaran el país”, explicó Ahumada.

En tanto, Chaler señaló que se les proveerá un traductor a los jugadores porque no hablan castellano y “hay que asegurarse que ellos entienden el motivo de su detención”.

Florian Grill, quien había viajado a Sudamérica para acompañar a los Bleus a Montevideo, declaró a AFP tras su llegada a Buenos Aires que se quedará en la capital argentina para “gestionar” el asunto.

“Si los hechos se prueban, son increíblemente graves. Hay que pensar en la joven. Es lo contrario de todo lo que es el rugby, de todo lo que hace el rugby, de todo lo que construye el rugby”, dijo a periodistas.

La ministra de Deportes francesa Amélie Oudéa-Castéra escribió: “Si la investigación establece los hechos, estos constituyen una atrocidad sin nombre. Un pensamiento para la víctima”, señaló en su cuenta de la red social X.

Ambos jugadores estuvieron en la selección francesa que ganó el Mundial Sub-20 del año pasado en Sudáfrica.

La Federación Francesa de Rugby (FFR) indicó en un comunicado que los jugadores admitieron “haber tenido relaciones sexuales con la joven durante la noche, pero negaron firmemente cualquier forma de violencia”.

“Si las acusaciones son ciertas, son increíblemente serias. Lo primero que hay que decir es pensar en la joven. Esto va en contra de todo lo que el rugby es, hace y construye”, dijo Florian Grill, presidente de la entidad a la prensa francesa a su llegada a Buenos Aires. Grill enfatizó la importancia de permitir que la investigación avance y mencionó el contacto continuo con las autoridades argentinas y francesas.

La ministra francesa de Deportes, Amélie Oudéa-Castéra, expresó el martes su apoyo a la presunta víctima por la red social X y confirmó la coordinación con la FFR y la embajada de Francia en Argentina por el caso.

“Si la investigación establece los hechos alegados, éstos constituyen una atrocidad indescriptible”, dijo la funcionaria.

Section Palois Béarn Pyrénées, el club francés del segunda línea Auradou, afirmó en X que esperaría “informaciones más precisas de la Federación Francesa de Rugby y las primeras conclusiones de la investigación en curso” antes de hacer cualquier declaración.

Los jugadores se exponen a una condena de cuatro a diez años de prisión si son declarados culpables.

La selección francesa, dirigida por el técnico Fabien Galthié, jugará un partido amistoso contra Uruguay este miércoles, antes de regresar a Buenos Aires para un segundo partido contra Argentina el sábado.

“El grupo lo vivió como un trauma”, reveló Galthié en francés durante una rueda de prensa realizada el martes en Montevideo. “Hubo una especie de asombro cuando supimos la noticia y cuando la policía llegó al hotel de Buenos Aires. Fue un día muy difícil, muy, muy duro. En esta situación compleja preparamos el partido”.

Consultado sobre qué le habían dicho los jugadores, el estratega manifestó: “primero quiero tener un pensamiento para la víctima. Por supuesto hablamos con los jugadores. Estamos haciendo todo para acompañar el trabajo de la justicia argentina y a los jugadores”.

La detención de los jugadores se produjo en medio del escándalo que involucra a su excompañero Melvyn Jaminet, expulsado del plantel francés el domingo tras una polémica publicación racista en redes sociales.

“Hay que jugar, hay que ponerse la camiseta, seguir superando este período difícil”, enfatizó el técnico Galthié.

El escándalo ocurre un día después de que expulsaran del seleccionado galo a Melvyn Jaminet tras unas declaraciones racistas en un video publicado el domingo y del que dijo estar “avergonzado”.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.