Agencias/ Ciudad de México.- La solidez defensiva ha sido la base de la clasificación a la final, tanto del Chelsea como del Manchester City.

Ambos clubes han tolerado cuatro goles en contra durante su ruta a Oporto, siendo el mejor registro de la competición. El City concedió solo un tanto en contra durante los seis encuentros disputados en fase de grupos (específicamente, en el encuentro inaugural contra el FC Porto de octubre pasado), mientras que el Chelsea admitió dos goles en su grupo, durante la gestión del entonces DT Frank Lampard.

Es irónico ver que el único equipo que manchó los récords tanto del City como del Chelsea en la competición de esta temporada fue precisamente el Porto, club residente del Estadio do Dragao, donde se jugará la final de este sábado. El equipo portugués es el único en imponerse al Chelsea en esta edición del torneo, venciendo 1-0 en la vuelta de cuartos de final celebrada en el terreno neutral de Sevilla en abril. Adicionalmente, el plantel del DT Sergio Conceiçao es el único en negar la victoria al City durante el actual curso, firmando empate 0-0 con la plantilla de Pep Guardiola en diciembre.

En lo que respecta a los goles, el City marcó 25 durante su trayecto hasta la final, mientras que el Chelsea sumó 22 tantos; no obstante, la nómina de Thomas Tuchel podría contar con la ventaja psicológica de haber ganado sus dos últimos encuentros contra el City a nivel doméstico.

Una victoria 1-0 en la semifinal de FA Cup disputada el mes pasado en Wembley, precedida por el triunfo 2-1 en el Etihad Stadium, cuando el Chelsea logró remontar desventaja 1-0 para quedarse con los tres puntos. En ambas ocasiones, el ritmo del Chelsea en el contraataque resultó decisivo, con Timo Werner, Hakim Ziyech y Mason Mount aprovechando los espacios dejados por la defensa del Chelsea, dejándole así a Guardiola un problema táctico a resolver en Oporto.

Las posibilidades del Chelsea dependen de un giro de trama positivo, luego de las preocupaciones causadas por el estado físico del portero Edouard Mendy y el mediocampista N’Golo Kanté. Ambos han sido cruciales en el ciclo que ha llevado a los Blues a la final y, particularmente, la disponibilidad de Kanté será clave para proteger la línea defensiva de tres y sofocar a los atacantes del City.

Si bien es cierto que la defensiva del City, particularmente la dupla de centrales conformada por Ruben Dias y John Stones, es un punto fuerte, es el abanico de opciones en el ataque lo que convierte al plantel de Guardiola en un rival tan peligroso. Kevin De Bruyne, Raheem Sterling, Phil Foden, Bernardo Silva, Gabriel Jesus y Ferrán Torres podrían jugar un papel importante este sábado; mientras que Sergio “Kun” Agüero, máximo goleador histórico del club, siempre es capaz de decidir el encuentro desde el banquillo.

No obstante, el resultado final dependerá de la capacidad que demuestre el Chelsea para repeler la oleada de ataques Cityzens durante el tiempo que sea necesario para golpearles a la contra, tal como lo hicieron en dos ocasiones durante las últimas seis semanas.

¿Debe estar preocupado el Chelsea por Mendy y Kanté?

El Doctor Meraz da su diagnóstico sobre los jugadores a disputar la final de la Champions League y del pelotero Kevin Pillar

Si vieron a Tuchel en el área técnica durante los últimos dos partidos del Chelsea, contra Leicester y Aston Villa, le habrán notado tenso, frustrado y estresado; parecía enfadado y al borde de un ataque de nervios. Lo que tenía sentido, considerando lo mucho que él y su plantel tenían en juego.

La campaña del Chelsea dependía de quedar cuartos en la tabla de Premier League. Ese era el objetivo de Tuchel cuando se incorporó al club en enero pasado, mientras los Blues ocupaban abatidos la novena posición. Por otra parte, la Champions League no era uno de sus objetivos. Obviamente, el técnico quería tener el mejor resultado posible, pero la prioridad radicaba en mejorar y ascender en la tabla de su liga. Sin embargo, esta campaña europea ha sido un paseo fantástico y el entrenador alemán hizo historia este año, convirtiéndose en el primer DT de la historia en clasificar a dos finales consecutivas de Champions con equipos distintos.

Esta semana, el rostro del galo no muestra signos de frustración o estrés. Se ha mostrado más tranquilo que nunca desde su llegada al club. Las sonrisas estuvieron presentes durante los entrenamientos (junto con muchas risas), y ha intentado durante toda la semana transmitir a los jugadores su renovada calma y serenidad. Luego de su experiencia de la pasada temporada al mando del Paris Saint-Germain, Tuchel sabe demasiado bien que no se puede asumir un partido tan importante en estado de tensión. Los jugadores no se pueden estresar antes de un encuentro tan increíble. Deben disfrutar la ocasión, aprovecharla al máximo y ser ellos mismos.

Ese es el mensaje que Tuchel ha transmitido a su plantel. Por supuesto que sigue aplicando presión, aunque positiva. En resumen: Estás a 90 minutos (o un poco más) de alzar el galardón más importante del fútbol de clubes a nivel mundial. Ya has vencido al Manchester City dos veces en las últimas semanas; primero en la FA Cup (1-0) jugada en Wembley, y después como visitante, en un partido de Premier League en el Etihad Stadium (2-1) gracias a una excepcional actuación colectiva en el segundo tiempo.

Desde la última fecha de Premier League jugada el pasado domingo, la comunicación desde Tuchel hacia su plantel ha sido muy positiva y llena de confianza. El entrenador aprendió mucho de la derrota sufrida por el PSG ante el Bayern Munich en la temporada pasada, partido para el cual Tuchel se preparó perfectamente y en el cual su equipo fue el mejor durante los 90 minutos, para terminarlo perdiendo debido a su falta de compostura: el Bayern tuvo precisión quirúrgica, mientras que el PSG desperdició oportunidades por doquier.

En los dos encuentros en los que Tuchel se impuso a Pep Guardiola y al Chelsea desde su llegada al Chelsea, su equipo fue muy quirúrgico. Este sábado, deben volver a serlo.

Aparte de él, solo Thiago Silva y Mateo Kovacic han estado antes en esta posición. Silva perdió su final de Champions League contra Tuchel, ¡mientras que Kovacic la alzó tres veces al mando de Zinedine Zidane! Esta semana, también han sido líderes con el ejemplo, asegurándose de que todos en esta plantilla del Chelsea están listos para la acción con la mentalidad apropiada. — Julien Laurens

El Chelsea devuelve 800 entradas sin vender para la final

El Chelsea ha devuelto más de 800 entradas que tenían asignadas para la final de la Liga de Campeones contra el Manchester City debido al alto precio de las mismas.

Del total de 5,800 entradas que recibió el club inglés, fueron devueltas más de 800 que se vendían dentro de un pack con el vuelo a Oporto por una cantidad cercana a las 400 libras (430 euros).

Dan Silver, portavoz del grupo de aficionados Chelsea Supporter Trust, criticó a la UEFA por los precios de los tickets así como por la decisión de trasladar la final a Oporto en lugar de celebrarla en Inglaterra, hogar de los dos equipos participantes.

“La UEFA ha vuelto a demostrar lo poco que le importan los aficionados. Parecían nuestros aliados en la Superliga, pero ahora nos han dado la espalda de nuevo. Su insistencia en organizar vuelos chárter, con los que se pasarían solo 24 horas en Portugal, además de tener los tests, han creado precios prohibitivos”, dijo Silver.

“Vender entradas por hasta 400 libras para una final con acceso limitado, con un viaje innecesario, cuando había soluciones más obvias para hacer la final en Inglaterra, es lamentable”, añadió.

Las autoridades portuguesas confirmaron que el estadio Do Dragao tendrá un aforo del 33%, con hasta 16.500 espectadores. Cada uno de los finalistas tenía asignadas 6.000 entradas para sus aficionados, que los clubes pusieron a la venta.

La UEFA recordó que para acceder al recinto será necesario acreditar una prueba de un resultado negativo en el test de covid-19 (prueba PCR negativa con fecha del 26, 27, 28 o 29 de mayo de 2021 o un resultado negativo en la prueba rápida de antígenos del 28 o 29 de mayo de 2021). El certificado de vacunación no permitirá el acceso.

También que los aficionados procedentes del extranjero tendrán que cumplir con las restricciones y requisitos de entrada en las fronteras que estarán en vigor en el momento de la final.

El pasado día 13 la UEFA confirmó el cambio de escenario de la final de la Liga de Campeones de esta temporada, que inicialmente iba a jugar en el estadio Atatürk de Estambul, para permitir la asistencia de 6.000 seguidores de cada club como ocurrirá en Do Dragao en Oporto.

La decisión del Gobierno británico de incluir a Turquía en su lista roja de destinos de viaje por la pandemia habría impedido la presencia de aficionados de los clubes finalistas en el estadio de la capital turca.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.