Agencias/Ciudad de México.- Físicos de la Universidad de Columbia han llevado las moléculas a un nuevo límite ultrafrío y han creado un estado de la materia en el que reina la mecánica cuántica.

El grupo de física experimental dirigido por Sebastian Will se especializa en llevar átomos y moléculas a temperaturas de apenas fracciones de grado por encima del cero absoluto.

En un artículo publicado en Nature, el laboratorio de Will, apoyado por el colaborador teórico Tijs Karman de la Universidad Radboud en los Países Bajos, ha creado con éxito un estado cuántico único de la materia llamado Condensado de Bose-Einstein (BEC) a partir de moléculas.

Su BEC, enfriado a sólo cinco nanoKelvin, o aproximadamente -273.14 grados Celsius, y estable durante dos segundos sorprendentemente largos, está hecho de moléculas de sodio y cesio. Al igual que las moléculas de agua, estas moléculas son polares, lo que significa que tienen una carga positiva y una negativa. La distribución desequilibrada de la carga eléctrica facilita las interacciones de largo alcance que dan lugar a la física más interesante, señaló Will.

La investigación, publicada en Nature, incluye la exploración de una serie de fenómenos cuánticos diferentes, incluidos nuevos tipos de superfluidez, un estado de la materia que fluye sin experimentar ninguna fricción. También esperan convertir sus BEC en simuladores que puedan recrear las enigmáticas propiedades cuánticas de materiales más complejos, como los cristales sólidos.

“Los condensados de Bose-Einstein moleculares abren nuevas áreas de investigación, desde la comprensión de la física verdaderamente fundamental hasta el avance de poderosas simulaciones cuánticas”, dijo en un comunicado. “Este es un logro emocionante, pero en realidad es solo el comienzo”.

En 2023, el laboratorio de Will creó el primer gas ultrafrío de su molécula preferida, sodio-cesio, utilizando una combinación de enfriamiento por láser y manipulaciones magnéticas. Para enfriarlo más, incorporaron microondas.

Las moléculas individuales tienen una tendencia a chocar entre sí y, como resultado, formarán complejos más grandes que desaparecerán de las muestras. Las microondas pueden crear pequeños escudos alrededor de cada molécula que evitan que colisionen, una idea propuesta por Karman, su colaborador en los Países Bajos. Con las moléculas protegidas contra colisiones con pérdidas, solo las más calientes pueden eliminarse preferentemente de la muestra (el mismo principio de física que enfría una taza de café cuando se sopla sobre ella), explicó el autor Niccolò Bigagli. Las moléculas que permanezcan estarán más frías y la temperatura general de la muestra disminuirá.

El equipo estuvo cerca de crear un BEC molecular el otoño pasado en un trabajo publicado en Nature Physics que introdujo el método de protección de microondas. Pero fue necesario otro giro experimental. Cuando añadieron un segundo campo de microondas, el enfriamiento se volvió aún más eficiente y el sodio-cesio finalmente cruzó el umbral del BEC, un objetivo que el laboratorio de Will había albergado desde que abrió en Columbia en 2018.

Además de reducir las colisiones, el segundo campo de microondas también puede manipular la orientación de las moléculas. Eso, a su vez, es un medio para controlar cómo interactúan, algo que el laboratorio está explorando actualmente. “Al controlar estas interacciones dipolares, esperamos crear nuevos estados cuánticos y fases de la materia“, dijo el coautor y posdoctorado de Columbia Ian Stevenson.

Conjuntos de partículas gobernadas por leyes de la mecánica cuántica exhiben un comportamiento emergente intrigante. Los gases cuánticos atómicos, el helio líquido y los electrones en los materiales cuánticos exhiben propiedades distintas debido a su composición e interacciones. Muestras cuánticas degeneradas de moléculas dipolares ultrafrías prometen la realización de nuevas fases de la materia y nuevas vías para la simulación y la computación cuánticas. Sin embargo, las pérdidas rápidas, incluso cuando se reducen mediante técnicas de protección contra colisiones, han impedido hasta ahora el enfriamiento por evaporación de un condensado de Bose-Einstein (BEC).

Informan sobre la realización de un BEC de moléculas dipolares. Al suprimir fuertemente las pérdidas de dos y tres cuerpos mediante un blindaje de colisión mejorado, enfriamos por evaporación las moléculas de sodio-cesio hasta la degeneración cuántica y cruzamos la transición de fase a un BEC. El BEC se revela mediante una distribución bimodal cuando se excede la densidad del espacio de fases. Se crean BEC con una fracción de condensado del 60% y una temperatura de 6 nK y se encuentra que son estables con una vida útil cercana a los 2 ssegundos. Este trabajo abre la puerta a la exploración de materia cuántica dipolar en regímenes que han sido inaccesibles hasta ahora, prometiendo la creación de gotitas dipolares exóticas, fases cristalinas autoorganizadas y líquidos de espín dipolar en redes ópticas.

Comentarios desactivados en Llevan físicos a moléculas al límite ultrafrío y crean estado cuántico único