Agencias/Ciudad de México.- Después de su primer evento con público en 12 meses, el UFC regresó a lo que ha sido su base en la pandemia, el UFC Apex en Las Vegas, Nevada, para una velada repleta de decisiones, pero con combates de calidad durante toda la noche.

Reyes vs Prochazka presentó historias opuestas en sus estelares. El mexicoamericano, Dominick Reyes buscaba regresar a la victoria tras dos derrotas consecutivas en peleas de campeonato y de ser finalizado por primera vez en su carrera profesional.

Frente a él, Jiri Procházka. El checo regresaba por primera vez desde julio de 2020, cuando debutó en el UFC noqueando al ex retador al cetro semicompleto, Volkan Oezdemir, después de una laureada carrera de MMA fuera del octágono.

El duelo fue una auténtica guerra, con Reyes dando absolutamente todo, conectando con poder y simplemente sin poder frenar el avance de Prochazka que con una genialidad tenía el tercer nocaut de codo giratorio en reversa en la historia del UFC para quedar firme como retador al cetro del peso semicompleto.

En la coestelar Giga Chikadze mantuvo el invicto dentro del UFC con su sexta victoria en fila, su segunda finalización consecutiva, y la victoria más importante de toda su carrera. Chikadze finalizó de manera espectacular al excampeón de la WEC y veterano del UFC, Cub Swanson, con una espectacular patada al hígado, para después pedir enfrentar al exmonarca Max Holloway después de esta racha.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.