septiembre 13, 2021

Ecatepec de Morelos en desgracia

“Desastres naturales que nos recuerdan qué tan vulnerables somos ante la adversidad”

Por Eros Ortega Ramos/Ciudad de México.- El lunes 06 de septiembre del año en curso, el desbordamiento del canal San Andrés y del canal de La Mora, ubicados en el municipio de Ecatepec de Morelos, provocó severos daños en diferentes viviendas ubicadas en las colonias de San Andrés de la Cañada y Hank González. Por lo mismo, vialidades como la Avenida Central, López Portillo y la Vía Morelos presentaron considerables congestionamientos viales por la gran cantidad de lodo y desechos materiales que se acumularon en algunos de sus tramos y es que tiempo después de la inundación, era impresionante la cantidad de cosas que se pudieron observar en las calles que fueron quedando poco a poco despejadas del agua. 

Por otra parte, las autoridades municipales dieron a conocer que la tromba de ese histórico día que se precipitó en la zona centro de la demarcación y en la parte alta de la Sierra de Guadalupe hizo que el sistema de teleférico “Mexicable”, así como el Mexibús presentara retrasos en sus servicios, pues fue tal la cantidad de agua que bajó de los cerros que en cuestión de minutos las calles aledañas se tornaron intransitables ya que inclusive arrastró automóviles particulares y camiones con usuarios en su interior. 

De hecho, desde mayo del año en curso, el director del organismo de Servicios de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Ecatepec (SAPASE), Mario Luna Escanamé, informó que las lluvias que se habían presentado desde el inicio de ese mes habían arrastrado consigo más de 900 toneladas de basura:

“El funcionario indicó que la corriente que bajó de la Sierra de Guadalupe arrastró 960 toneladas de basura que encontró a su paso. Los desperdicios, en su mayoría domésticos, saturaron rejillas del colector Plásticos y el arenero San Carlos. El taponamiento de estos dos grandes colectores de aguas residuales provocó que el líquido se desbordara causando afectaciones viales por encharcamientos, principalmente en la Vía Morelos” (ElSoldeToluca, 06/V/21).

Fuente: ElSoldeToluca

El panorama resultó desolador cuando el nivel del agua del que alguna vez fue un río limpio bajó, debido a la impresionante cantidad de piedras, ramas y basura que arrastró su cauce. De hecho, hasta el domingo 12 de septiembre todavía hay zonas afectadas en las que las labores de limpieza y desazolve siguen en marcha. Esto también ocasionó un temor por parte de los habitantes de este lugar, ya que temen que otra tromba vuelva a provocar que las aguas negras se desborden nuevamente, por lo que no han dejado de exigir a las autoridades que se le brinde mantenimiento urgente al sistema de drenaje. El alarmismo no es para menos, pues de acuerdo con el recuento de los daños que el gobierno del Estado de México dio a conocer, tan sólo en el municipio de Ecatepec de Morelos más de 750 viviendas resultaron con afectaciones por las repetidas lluvias de las últimas semanas, principalmente por la del lunes 06 de septiembre; 700 de estas con afectaciones menores y 100 con afectaciones graves.   

Fue tristísimo para un servidor recorrer algunos de los lugares más afectados por las severas inundaciones de aquella tarde, pues hubo familias enteras que perdieron todo su patrimonio, además de que el ambiente en la zona estaba sumamente tenso; las caras largas y los comentarios de desolación y enojo se repetían conforme avanzaba en ese escenario de destrucción. La fuerza de las aguas negras, como se muestra a continuación, terminaba con todo a su paso: 

Fuente: Jornada

Y aunque la Secretaría del Bienestar informó que a partir del lunes 13 de septiembre distintos servidores públicos de los tres órdenes de gobierno llevarán a cabo un censo en 32 colonias de este municipio para cuantificar los daños de las viviendas a causa de estas inundaciones, los lugareños saben que la historia puede volver a repetirse en un futuro no muy lejano, pues la catástrofe que hace algunos días hizo sucumbir a todo lo que se encontró a su paso, es el resultado tanto de omisiones por parte de administraciones pasadas, como por parte de la misma gente que habita en el lugar. Un deficiente sistema de drenaje pluvial, prácticamente olvidado por los funcionarios responsables de darle mantenimiento, aunado a una nula cultura cívica de mantener libre de basura los espacios públicos, hicieron que tales colonias parecieran zonas de guerra con semejantes escenarios apocalípticos. La naturaleza, al final, nos recordó lo vulnerables que somos ante su furia, que, si bien es inevitable de vivir, será aún más fatídica siempre y cuando no aprendamos a respetarla con la inconciencia de su abuso, sobreexplotación y contaminación. 

Gracias por su lectura. 

Twitter: @erosuamero

Facebook: Eros Ortega Ramos

Correo electrónico: [email protected]

Share

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.