Agencias/Washington.- Casi nadie creía en Donald Trump, quien ahora enfrenta la primera pregunta que mantiene en suspenso la economía mundial. ¿Quién va a formar parte de su Gobierno?

Nadie en el mundo académico le apoya. Nadie en el mundo de la empresa le apoya. Nadie en el mundo de la política le apoya. Nadie en su propio partido le apoya. Nadie en previos gobiernos, demócratas o republicanos, le apoya. De los cinco presidentes vivos -tres demócratas, dos republicanos- ninguno le ha votado este martes por él. Sólo le han apoyado -en las urnas, aunque no en público- el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y, un poco más en público, el del Senado, Mitch McConnell.

Apenas dos periódicos en todo Estados Unidos le respaldaron. Uno de ellos, el diario oficial del Ku Klux Klan. Ningún periódico relevante le apoyó. El segundo mayor diario del país, ‘USA Today’, pidió a sus lectores, por primera vez en su Historia, que no votaran por Trump. La revista The Atlantic también reclamó el voto por Hillary. Era la tercera vez en sus 156 años de Historia. Los precedentes: Abraham Lincoln, en 1860, y Lyndon B. Johnson.

Sólo le apoyan los votantes, claro está.Trump ha violado una por una las reglas de oro de toda campaña electoral. No es sólo que haya insultado a los votantes. Es, también, que no ha llevado a cabo encuestas serias, no ha organizado a los votantes para ir a las urnas, ha cambiado de equipo electoral tres veces, y apenas ha invertido en anuncios de televisión.

En otras palabras: no sólo ha desafiado a la gente que manda, sino que también se ha reído de los procedimientos que en teoría sirven para ganar elecciones.

Hasta el momento, el republicano ha obtenido la victoria en 25 entidades, las cuales suman 244 votos electorales.

La demócrata, por su parte, ha ganado en 17 entidades y suma ya 215 votos electorales.

Los demócratas triunfaron en California, entidad que tiene 55 votos electorales, y en Nevada, con 6 votos.

Aún no se saben los resultados de 5 entidades.

Para que Hillary Clinton pueda ganar la contienda necesita hacerse, además de los estados que se inclinan por ahora por los demócratas, con Michigan, con tendencia hacia los republicanos.

Esto quiere decir, que necesita que se confirmen Minnesota, Pennsylvania y Maine.

En cambio, para que Trump pueda llegar a la Casa Blanca necesita simplemente que se confirmen las tendencias de los estados que hasta ahora se inclinan por los republicanos.

Dichos estados son Arizona, Iowa, Wisconsin, Michigan y New Hampshire.

El resultado en Alaska no cambiaría en gran cosa la elección.

Trump ha demostrado ser una fuerza de la naturaleza que ha derribado la estructura política y económica de Estados Unidos. Lo ha hecho solo. Y, si se impone en las elecciones, deberá hacer algo parecido: gobernar solo.

Comentarios desactivados en Desafía Trump al mundo al caminar hacia la Casa Blanca