Agencias/Ciudad de México.- La colaboración EHT (Event Horizon Telescope), conocida por la primera imagen de un agujero negro, ha liderado la obtención de imágenes de la radiogalaxia Centaurus A con detalle sin precedentes.

Los astrónomos precisan la ubicación del agujero negro supermasivo central y revelan cómo está naciendo un gigantesco chorro. Lo más sorprendente es que sólo los bordes exteriores del chorro parecen emitir radiación, lo que desafía nuestros modelos teóricos de los chorros. Este trabajo, dirigido por Michael Janssen, del Instituto Max Planck de Radioastronomía de Bonn y de la Universidad Radboud de Nimega, se publica en la revista ‘Nature Astronomy‘.

En las longitudes de onda de radio, Centaurus A aparece como uno de los objetos más grandes y brillantes del cielo nocturno. Desde que se identificó como una de las primeras fuentes radioeléctricas extragalácticas conocidas en 1949, Centaurus A ha sido estudiada ampliamente en todo el espectro electromagnético por diversos observatorios de radio, infrarrojos, ópticos, de rayos X y de rayos gamma. En el centro de Centaurus A se encuentra un agujero negro con una masa de 55 millones de soles, que está justo entre las escalas de masa del agujero negro Messier 87 (seis mil quinientos millones de soles) y el del centro de nuestra propia galaxia (unos cuatro millones de soles).

En el nuevo artículo se han analizado los datos de las observaciones del EHT de 2017 para obtener imágenes de Centaurus A con un detalle sin precedentes.

“Esto nos permite por primera vez ver y estudiar un radiochorro extragaláctico a escalas más pequeñas que la distancia que recorre la luz en un día. Vemos de cerca y personalmente cómo nace un chorro monstruosamente gigantesco lanzado por un agujero negro supermasivo”, afirma el astrónomo Michael Janssen.

En comparación con todas las observaciones anteriores de alta resolución, el chorro lanzado en Centaurus A se visualiza con una frecuencia diez veces mayor y una resolución dieciséis veces más nítida.

Con el poder de resolución del EHT, ahora podemos relacionar las vastas escalas de la fuente, que son tan grandes como 16 veces el diámetro angular de la Luna en el cielo, con su origen cerca del agujero negro en una región de apenas el ancho de una manzana en la Luna cuando se proyecta en el cielo. Se trata de un factor de aumento de mil millones.

Los agujeros negros supermasivos que residen en el centro de galaxias como Centaurus A se alimentan de gas y polvo que son atraídos por su enorme atracción gravitatoria. Este proceso libera enormes cantidades de energía y se dice que la galaxia se vuelve “activa”.

La mayor parte de la materia que se encuentra cerca del borde del agujero negro cae en él. Sin embargo, algunas de las partículas circundantes escapan momentos antes de ser capturadas y son expulsadas al espacio y nacen los chorros, una de las características más misteriosas y energéticas de las galaxias.

Los astrónomos se han basado en diferentes modelos sobre el comportamiento de la materia cerca del agujero negro para comprender mejor este proceso. Pero aún no saben exactamente cómo se lanzan los chorros desde su región central y cómo pueden extenderse a escalas mayores que sus galaxias anfitrionas sin dispersarse. El EHT pretende resolver este misterio.

La nueva imagen muestra que el chorro lanzado por Centaurus A es más brillante en los bordes en comparación con el centro. Este fenómeno es conocido por otros chorros, pero nunca se había visto de forma tan pronunciada.

“Ahora podemos descartar los modelos teóricos de chorro que son incapaces de reproducir este brillo en los bordes. Es una característica sorprendente que nos ayudará a comprender mejor los chorros producidos por los agujeros negros”, afirma en un comunicado Matthias Kadler, director de TANAMI y profesor de astrofísica en la Universidad de Würzburg (Alemania).

Crédito: Radboud Univ. Nijmegen; CSIRO/ATNF/I. Feain et al., R. Morganti et al., N. Junkes et al.; ESO/WFI; MPIfR/ESO/APEX/A. Weiß et al.; NASA/CXC/CfA/R. Kraft et al.; TANAMI/C. Müller et al.; EHT/M. Janßen et al..

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.