Agencias/Ciudad de México.- El comité organizador de los Juegos Olímpicos de París presentó planes alternos para realizar las competiciones en aguas abiertas en caso de que se considere que nadar en el Río Sena no resulta saludable.

A pocos días del inicio de los Juegos Olímpicos de París 2024, el estado de la calidad del agua del río Sena continúa generando inquietudes. El río emblemático, sede programada para las pruebas de triatlón y maratón acuático, ha presentado niveles alarmantes de bacterias fecales, complicando la celebración segura de estos eventos.

En un informe reciente, las autoridades parisinas confirmaron que las muestras de agua del Sena hasta la fecha no cumplen con los estándares necesarios para la competencia. El prefecto regional, Marc Guillaume, declaró en una rueda de prensa: “Hasta la fecha, las muestras tomadas en el Sena no corresponden a los estándares”.

Está previsto que las competiciones de triatlón y maratón acuático se lleven a cabo en el conocido río que atraviesa París. Sin embargo, se han detectado niveles insalubres de E. coli en semanas recientes, lo que ha generado dudas sobre si las pruebas pueden efectuarse conforme a lo programado.

Los organizadores confirmaron que tienen planes alternativos: el triatlón y el maratón acuático, que se realizarían cerca del Puente Alejandro III del 30 de julio al 5 de agosto, podrían posponerse unos días si las condiciones son inseguras.

“La posibilidad de eventos meteorológicos atípicos requiere que seamos cautos”, precisaron los organizadores en un comunicado.

En el peor de los escenarios, si una lluvia intensa afecta el caudal del Sena e incrementa los niveles bacterianos, el triatlón podría reemplazarse por un biatlón, sin la parte de nado.

El maratón en aguas abiertas podría reubicarse al Estadio Náutico Vaires-sur-Marne, en el área metropolitana de París, que alberga ya las pruebas de remo y canotaje y que puede albergar incluso a 15,000 espectadores, dijeron los organizadores.

Sin embargo, expresaron confianza en la calidad del agua del Sena, al destacar que ha mejorado en los días recientes.

Los últimos reportes sobre la calidad del agua, publicados por el ayuntamiento de París, atribuyeron la mejoría significativa en los niveles de la bacteria a condiciones más soleadas y a una temperatura más cálida durante la última semana en la capital francesa.

“En el pasado, hemos observado que los resultados habrían permitido realizar los eventos en el Sena en siete de cada nueve días”, aseveraron los organizadores de París 2024.

La situación no es novedosa. Desde el verano pasado, las pruebas preolímpicas ya habían sido canceladas debido a una mala calidad del agua, situación exacerbada por las condiciones meteorológicas adversas. Las lluvias, el caudal elevado y la falta de sol han contribuido al aumento de E. coli y enterococos en el agua. Entre el 10 y el 16 de junio, las mediciones de E. coli superaron casi todos los días las 1.000 unidades formadoras de colonia (UFC) por cada 100 ml. En respuesta, los organizadores de los Juegos invirtieron USD 1,49 millones para mejorar la calidad del Sena y su principal afluente, el Marne.

A pesar de los esfuerzos, la preocupación de los atletas es palpable. El nadador estadounidense Ivan Puskovitch expresó su incertidumbre respecto a la viabilidad de las competiciones. “Mi mayor preocupación es si la carrera se va a llevar a cabo o no”, mencionó Puskovitch. Reiteró que la falta de un plan B por parte de los organizadores es “extremadamente irresponsable”.

Por otro lado, datos publicados recientemente por las autoridades municipales y regionales de París mostraron mejorías intermitentes. Entre el 24 de junio y el 2 de julio, las concentraciones de bacterias estuvieron por debajo de los umbrales legales en seis de nueve días, aliviando ligeramente las preocupaciones. “A pesar de un caudal todavía elevado, la calidad del agua del Sena mejoró durante el periodo examinado”, informó el Ayuntamiento de París.

No obstante, la situación no ha permitido descartar del todo los riesgos. Katie Grimes, nadadora del Team USA, y su entrenador Ron Aitken, compartieron con USA Today Sports que no han recibido noticias de posibles sedes alternativas y temen la falta de soluciones contingentes. Grimes agregó que, aunque optimista, permanece preocupada: “Es muy preocupante porque es agua sucia”, declarando con cautela su deseo de que la situación mejore para cuando lleguen los Juegos.

Los organizadores se mantienen optimistas, pero los pronósticos meteorológicos a corto plazo no son favorables. La agencia Météo France anticipa condiciones lluviosas hasta el 5 de julio, lo que podría empeorar la situación hidrológica del río. Tal es la situación que incluso la ya postergada ceremonia de inauguración, planeada para llevarse a cabo a lo largo del Sena, enfrenta nuevos atrasos. Jean-Marie Mouchel, hidrólogo, reveló a AFP la preocupación por el fuerte caudal del río: “Si el caudal es demasiado fuerte, planteará un grave problema para la ceremonia de apertura”.

El Comité Organizador de los Juegos Olímpicos (COJO), aunque no manifestó preocupación inmediata por la ceremonia, tuvo que aplazar un ensayo previsto para el 24 de junio. Por su parte, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, defensora inicial de la campaña de limpieza del Sena, pospuso su baño simbólico en el río hasta mediados de julio.

Mientras los esfuerzos continúan y la fecha de inicio de los Juegos se acerca, la tensión por la calidad del agua del Sena se mantiene elevada, y la comunidad deportiva y las autoridades parisinas buscan con urgencia soluciones viables.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.