Agencias/ Ciudad de México.- El holandés Max Verstappen (Red Bull), líder del Mundial de Fórmula Uno, y el séptuple campeón del mundo inglés Lewis Hamilton (Mercedes), que lo secunda en el certamen, a ocho puntos; anuncian un nuevo duelo en el Gran Premio de Hungría, el undécimo del año, que se disputará este fin de semana en el Hungaroring, el circuito de las afueras de Budapest.

El astro inglés le recortó 25 puntos en el Mundial a la joven estrella neerlandesa tras ganar en casa, hace dos domingos, el polémico Gran Premio de Gran Bretaña. Donde elevó a ocho su propio récord de victorias en la legendaria pista de Northhampton.

Tras el accidente, en la primera vuelta, de Verstappen, que se estrelló, después de que ambos se tocaran -por fortuna sin mayores consecuencias-, contra la barrera de protección con un impacto de 51 puntos G. Y que declaró desde el hospital al que fue trasladado por precaución que ver a Hamilton festejando enfervorizado ante su afición, que llenó Silverstone, le parecía una actitud “irrespetuosa y antideportiva”.

El inglés ganó por delante del monegasco Charles Leclerc -que igualó el mejor puesto del año que había logrado el español Carlos Sainz para Ferrari, en Mónaco- y del otro Mercedes, el del finlandés Valtteri Bottas, una carrera en la que recibió una sanción de diez segundos por el incidente con Verstappen. Penalización que tanto a Red Bull como al holandés les pareció absolutamente irrisoria.

“La penalización no nos ayuda y no hace justicia a la peligrosa maniobra que Lewis hizo en la pista”, declaró Verstappen, de 23 años, en referencia a Hamilton, de 36. Que después de igualar el año pasado los siete títulos Mundiales del alemán Michael Schumacher fue nombrado ‘Sir’ por la Reina Isabel de Inglaterra y que, después de ganar en Silverstone, declaró que no creía tener que disculparse “por nada”. “Max fue muy agresivo y yo iba a su lado. No me dio espacio. Tanto si estoy de acuerdo o no con mi sanción, sigo estando aquí”, dijo el excéntrico y espectacular campeón inglés.

Total: que la emoción y el morbo están servidos para las jornadas previas al cierre vacacional. El campeonato se anima, después de que las cinco victorias seguidas de Red Bull pareciesen anunciar no sólo un final de ciclo de la durante los pasados siete años dominante Mercedes (que en ese periodo nunca dejó de ganar ambos títulos, el de pilotos y el de constructores), sino que hacían temer que, simplemente, se cambiara de dictadura deportiva.

De haber sucedido al revés, Verstappen hubiese entrado en Hungría con 58 puntos de ventaja; pero de esta forma ‘Mad Max’ llega al circuito próximo a la imperial Budapest, que baña el majestuoso Danubio, con 185 unidades: ocho más que Sir Lewis. Y Red Bull, que salió con un redondo cero de Silverstone, donde el mexicano Sergio Pérez acabó decimosexto y perdió la tercera plaza en el Mundial, ya sólo aventaja en cuatro puntos a Mercedes (289-285).

En el momento en que llegó esa victoria, Verstapen estaba en un hospital luego que el propio británico causó que chocara y lo dejó fuera de la carrera.

https://twitter.com/Max33Verstappen/status/1420729314195148804

Si bien Hamilton lo llamó posteriormente para hablar sobre el tema, Verstappen sigue molesto con el siete veces campeón de la F1 por el percance en la primera vuelta en la curva Copse de alta velocidad. El Mercedes de Hamilton hizo contacto con el Red Bull de Verstappen, quien fue a estrellarse contra una barrera de neumáticos y requirió revisiones de precaución.

“Un tipo está en el hospital y el otro ondea una bandera como si nada hubiera sucedido, cuando mandó a alguien contra una barrera a una fuerza G de 51. No solo eso, sino toda la reacción del equipo”, destacó Verstappen el jueves. “Así no es como uno festeja un triunfo, especialmente por la forma en que lo obtuvieron, eso es lo que me parece realmente irrespetuoso. Yo estaría molesto conmigo mismo por una acción como esa y definitivamente no celebraría así”.

De paso arremetió contra Mercedes por su euforia.

“Muestra lo que realmente son, sale a la luz después de una situación de presión”, dijo Verstappen. “Pero yo no querría ser visto así… yo no celebraría de esa forma”.

Hamilton recibió una sanción de 10 segundos pero pudo rebasar al Ferrari de Charles Leclerc para tomar la cima cerca del final y llevarse su 99na victoria. De paso redujo la ventaja de Verstappen en la tabla general de 33 puntos a ocho.

“No estoy contento con lo que sucedió ahí y el haber perdido tantos puntos”, agregó Verstappen. “No pienso que la sanción haya sido la correcta. Especialmente con la velocidad a la que íbamos, nos encontramos a millas delante de Mercedes con la velocidad. Un castigo de 10 segundos no hace nada, así que esa sanción definitivamente debió haber sido más severa”.

Hamilton se defendió argumentando que al momento de festejar no estaba enterado de que Verstappen había sido trasladado al hospital.

La rivalidad entre Verstappen, de 23 años, y Hamilton, de 36, pone frente a frente a uno de los pilotos jóvenes más talentosos en años recientes con un veterano que busca un octavo título consecutivo.

El jueves por la noche, la FIA exoneró a Hamilton de cualquier acto indebido, luego de revisar el choque a petición de Red Bull.

Los campeones mundiales de Fórmula Uno Lewis Hamilton (Mercedes) y Sebastian Vettel (Aston Martin) criticaron este jueves en Budapest, en vísperas del Gran Premio de Hungría, el undécimo del Mundial de Fórmula Uno al Gobierno magiar del ultranacionalista Viktor Orbán por su polémica ley homófoba y el referéndum previsto sobre ella.

En un mensaje escrito sobre un fondo con los colores del arco iris y publicado en Instagram, el inglés Hamilton pide a los húngaros que apoyen a los miembros de la comunidad LGTB+ en el referendo previsto sobre dicha ley.

“Deseo expresar mi apoyo a aquellos afectados por la ley anti-LGTB+ del Gobierno (húngaro). Es inaceptable, cobarde y equivocado que quienes están en el poder propongan una ley así”, escribió el séptuple campeón del mundo de Fórmula Uno.

Aludió así a la controvertida ley, adoptada en junio y ya en vigor, que vincula la homosexualidad con la pederastia, al tiempo que prohíbe hablar de homosexualidad y cambio de sexo en las escuelas y en espacios mediáticos dirigidos a menores.

Ante la ola de fuertes críticas que desató esa normativa dentro y fuera del país, y en especial en la Unión Europea, Orbán (primer ministro) anunció un referéndum vinculante con cinco preguntas sobre el tema, formuladas evidentemente para poder defender que cuenta con el apoyo de la población.

“¿Apoya usted que en los centros de educación pública se realicen charlas sobre orientaciones sexuales sin el consentimiento de los padres?”, es una de ellas.

Otras preguntas se refieren a si los húngaros están de acuerdo con que se pueda promover terapias de cambio de sexo a menores, o hacer posible que tengan acceso a esos tratamientos.

https://twitter.com/redbullracing/status/1420802803535159305

Hamilton, tras afirmar que “toda persona merece la libertad de ser quien quiere ser, sin importar a quién ama o cómo se identifica”, instó en su mensaje a los ciudadanos húngaros a votar en el plebiscito a favor de proteger los derechos de la comunidad LGTB+. “Necesitan vuestro apoyo más que nunca”, insistió.

Además, el piloto de 36 años pidió al Gobierno húngaro que se replantee las leyes que prohíben los matrimonios entre personas del mismo sexo y o la adopción de niños por estas parejas.

También el tetracampeón alemán Sebastian Vettel (Aston Martin), de 34 años, salió en defensa de la comunidad LGTB+ del país anfitrión durante la cita con la prensa previa al Gran Premio de Hungría que se disputará este fin de semana en el Hungaroring, el circuito de las afueras de Budapest.

“Me parece vergonzoso que un país de la Unión Europea vote leyes como ésta (…) No puedo entender por qué ellos (el Gobierno húngaro) tienen dificultades de entender la razón por la que cada uno debería ser libre de hacer lo que quiera”, declaró Vettel.

Hungría fue el primer país del antiguo bloque comunista en albergar un Gran Premio de Fórmula Uno, en 1986 -tres años antes de la caída del Muro de Berlín- y desde entonces nunca ha dejado de disputarse, por lo que este fin de semana alcanzará su trigésima sexta edición en la categoría reina.

Y nadie iguala las ocho victorias (la mitad durante los pasados cinco años) de Hamilton en el Hungaroring, una pista de 4.381 metros y 14 curvas -ocho de ellas a la derecha- a la que el domingo se darán 70 vueltas, para completar 306,6 kilómetros. Verstappen, que no tendrá que sustituir el motor Honda de su Red Bull, nunca ganó en Hungría. Pero las dos últimas veces que se corrió en el Hungaroring -2019 y 2020- acabó segundo. Por detrás del capitán de Mercedes.

Este viernes arrancarán los entrenamientos libres, en un Gran Premio en el que, en seco, se rodará con neumáticos de la gama intermedia -los C2 (duros, reconocibles por la raya blanca), C3 (medios, raya amarilla) y C4 (blandos, roja)-.

Los ensayos se completarán el sábado, horas antes de la calificación, que recupera formato habitual y que ordenará la formación de salida de la carrera dominical.

https://twitter.com/redbullracing/status/1420776379512201237

Comentarios desactivados en Alista Verstappen ‘cobro de piso’ contra Hamilton en Gran Premio de Hungría