Agencias/Ciudad de México.- Los hombres ucranianos que están sujetos a movilización en su país de origen, aunque tengan residencia permanente en el extranjero, se enfrentan ahora a las fronteras cerradas. Desde el 1 de junio del 2024, no se les permite salir de Ucrania. Hasta hace poco, una nota en su pasaporte y una confirmación de registro en la misión diplomática ucraniana responsable les garantizaban un regreso sin problemas a su lugar de residencia.

Ahora, las cosas son diferentes, dice Andriy Demchenko, portavoz de la guardia fronteriza ucraniana. “Ustedes son ciudadanos de Ucrania, y como todos los ciudadanos de Ucrania, están sujetos a la ley”, enfatizó en una entrevista con DW. La autoridad está implementando así un cambio en la ley. La nueva ley de movilización entró en vigor el 18 de mayo y exige que todos los hombres entre 18 y 60 años se presenten para el servicio militar.

La mayoría de los ucranianos residentes en el extranjero quedaron desagradablemente sorprendidos por las nuevas normas. Quien se encontraba en Ucrania cuando los guardias fronterizos comenzaron a aplicar las normas vive ahora en total incertidumbre. Como Dmytro (nombre ficticio), que tiene un permiso de residencia permanente en Alemania.

Toda su familia vive en Alemania y está registrado en el consulado ucraniano responsable desde 2003. Visitaba Ucrania de vez en cuando y continuó haciéndolo después de que comenzara la invasión rusa. Cuando entraron en vigor las nuevas normas de viaje para los hombres aptos para el servicio militar, Dmytro estaba en Kiev. No ha intentado salir de Ucrania desde el 1 de junio. Dice que los intentos de sus amigos de hacerlo fracasaron en la frontera.

“Nadie puede decirnos, oficialmente, qué deben hacer los hombres con residencia permanente en el extranjero”, dice Dmytro a DW. “El Consulado General de Ucrania en Múnich nos escribió: ‘Según la ley, antes del 30 de junio, aquellos que tienen residencia permanente en el extranjero y están registrados en los consulados de uno u otro país deben regresar a Ucrania con el fin de actualizarse para informar sus datos a la oficina de reclutamiento o al Servicio de Seguridad de Ucrania'”. Dmytro está convencido de que muy pocos ucranianos en el extranjero harán esto.

El Servicio Estatal de Migración de Ucrania también le confirmó que no podía salir de Ucrania solo porque tenía un permiso de residencia en otro país. También en este caso se le pidió que se presentara en la oficina regional de alistamiento del Ejército. Algo que no piensa hacer.

Serhij (nombre ficticio), sin embargo, hizo lo que le dijeron. Vive en Eslovenia desde 2006, donde también tiene su residencia. Llegó a Ucrania el 26 de mayo, como parte de un viaje de negocios. En la oficina de alistamiento le dijeron que no podía inscribirse en el Ejército sin tener una residencia registrada en Ucrania.

“Es un círculo vicioso”, afirma Serhij. “Mi empresa me envió a un viaje de negocios. No tengo ni apartamento ni trabajo en Ucrania. Si no vuelvo a mi país de residencia, perderé mi trabajo allí y el apartamento por el que tengo que pagar un crédito”.

Viktor Hrabowskyj se fue a Polonia cuando tenía 18 años. “He pasado toda mi vida adulta en Polonia y allí he trabajado. Obtuve la ciudadanía polaca, monté mi propia empresa, pedí un préstamo para comprar un apartamento y alquilé equipos de construcción y coches. Mis hijos nacieron en Polonia y son ciudadanos polacos”, dice a DW.

El 1 de junio estaba en Ucrania y ahora no puede regresar a Polonia. En Ucrania no tiene ahorros ni vivienda. Además, teme perder su apartamento en Polonia. En ese caso, su familia se quedaría sin techo.

Los hombres con los que habló DW ahora quieren dirigirse a las autoridades y a los parlamentarios ucranianos. Quieren pedirles que les garanticen legalmente el derecho a cruzar la frontera estatal de Ucrania. Y que les permitan decidir por sí mismos si desean unirse al Ejército.

Según el presidente Volodímir Zelenski, Ucrania ha perdido a 31.000 soldados desde el comienzo de la guerra sin contar a los mutilados y a los heridos. Otras estimaciones hablan de cifras mucho más altas.

El proyecto de ley aprobado estaba siendo debatido en el Parlamento desde el pasado mes de diciembre, ya que los diputados se oponían a las medidas más duras propuestas por el Ejército para castigar a quienes no cumplan con su obligación de inscribirse en el censo de movilizables.

La movilización forzosa de varones en edad militar es motivo de creciente polémica en Ucrania, donde en los últimos meses se han producido varios incidentes de civiles enfrentándose a los reclutadores militares que buscan a potenciales nuevos soldados en las calles.

Para poder movilizar a más soldados, el Parlamento ha iniciado esta semana el proceso para permitir el reclutamiento de algunas categorías de presos que cumplen condena en las cárceles del país.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.