Esta ilustración nos muestra el extraño objeto AR Scorpii. En esta singular estrella doble, una estrella enana blanca, que gira sobre sí misma a una gran velocidad, impulsa electrones hasta casi la velocidad de la luz. Estas partículas de alta energía sueltan ráfagas de radiación que azotan a la compañera, una estrella enana roja (a la izquierda), y hacen que todo el sistema pulse de forma dramática cada 1,97 minutos con radiación que va desde el ultravioleta hasta las ondas de radio. (Foto: M. Garlick/University of Warwick/ESO)

Agencias / InsurgentePress, Ciudad de México.- Las estrellas de primera generación solo estaban compuestas por hidrógeno y helio puros, y presumiblemente poseían una gran masa. Estas primeras estrellas produjeron y lanzaron al cosmos elementos más pesados que esos. Lo hicieron a lo largo de sus vidas, mediante su actividad nuclear “normal” complementada por sus vientos estelares. Y también cuando explotaron como supernovas. Esos metales (cualquier elemento más pesado que el helio, en términos astronómicos) enriquecieron las nubes cercanas de gas a partir de las cuales se formaron nuevas estrellas.

El equipo de Jinmi Yoon, Timothy Beers y Vinicius Placco, de la Universidad de Notre Dame, en EE.UU., ha determinado que estas estrellas de segunda generación, bastantes de las del tipo descrito todavía existentes hoy en día, nacieron hace 13.500 millones de años, o sea poco después del Big Bang. Algunas de estas estrellas de segunda generación están situadas en el halo de nuestra galaxia.

Se trata de un tipo particular de estrellas viejas que poseen grandes cantidades de carbono pero pocas de metales pesados (como el hierro), que sí son comunes en estrellas de generaciones posteriores. Estas estrellas arcaicas son asimismo ricas en nitrógeno y oxígeno. Y son probablemente las estrellas que nacieron a partir de las nubes de gas hidrógeno y helio que fueron enriquecidas con los elementos pesados producidos por las primeras estrellas del universo.

Es muy improbable que aún exista alguna de las primeras estrellas del universo, pero se puede aprender mucho sobre ellas a partir de estudios detallados sobre la segunda generación de estrellas, las “hijas” de las estrellas primigenias, por así decirlo.

Buscar estrellas de segunda generación de entre otras muchas más nuevas no es tarea fácil. Pero encontrarlas y analizarlas puede desvelar algunos de los secretos de las estrellas de primera generación, las primeras que se formaron en el universo. (Foto: NASA/IPAC/MSX)
Comentarios desactivados en Observan científicos estrellas formadas después del Big Bang