Agencias/Ciudad de México.- Durante 28 años, la monja Mary Margaret Kreuper fue la directora de la escuela católica San James, en Torrance, California. Entre sus funciones, Kreuper administraba las matrículas, tarifas y donaciones de la escuela y manejaba varias cuentas bancarias, entre ellas la que se usaba para el pago de los gastos de las monjas que trabajaban en esa escuela, de acuerdo a la radio pública NPR.

Pero por años, Kreuper tenía otra actividad, muy poco piadosa: tenía una obsesión con el juego.

Y para obtener los fondos para pagar sus apuestas, durante una década tomó ilegalmente fondos de la escuela y los usó para alimentar su vicio, gastarlo en casinos de Las Vegas y pagar sus tarjetas de crédito.

Incluso falsificó mensualmente reportes para ocultar que estaba apoderándose de dinero de la escuela, indicó la televisora CBS News y durante una auditoría ordenó a sus empleados destruir otros registros.

En total, la monja habría robado a lo largo de 10 años 835,339 dólares, de acuerdo al Departamento de Justicia.

Por ello, Kreuper, de 79 años y quien había hecho el voto religioso de pobreza, fue acusada de fraude y lavado de dinero, y aceptó declararse culpable. Según NPR, las penas máximas que podrían imponérsele suman 40 años de prisión.

Una investigación de la Arquidiócesis de Los Ángeles también identificó que otra monja, Lana Chang, quien durante 20 años dio clases en la misma escuela que Kreuper, también habría participado en el fraude, de acuerdo a la televisora KTLA.

Con todo, de acuerdo a la fiscalía federal de Los Ángeles, las autoridades no impondrán cargos a Chang, y solo Kreuper enfrentará a la justicia por estos hechos. La apuesta de Kreuper al final resultó fallida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.