Agencias/ Ciudad de México.- La ronda de declaraciones de los siete imputados en la causa en la que se investiga la muerte del exfutbolista Diego Armando Maradona comenzó en Argentina con la comparecencia del enfermero Ricardo Omar Almirón.

A casi siete meses de la muerte de Diego Maradona, la Justicia argentina comenzó a tomar declaraciones indagatorias a siete integrantes del equipo médico de los que se sospecha que “infringieron sus deberes” y “condujeron al fatal desenlace” del icono del fútbol.

El comienzo de las sesiones indagatorias, que culminarán el 28 de junio con la declaración del neurocirujano Leopoldo Luque, se había previsto para el 31 de mayo pasado, pero fue pospuesto por los fiscales por al crítica situación sanitaria por la pandemia de la covid-19.

Luego de seis horas de declaración, el abogado de Almirón, Franco Chiarelli, indicó que en la audiencia informaron a la fiscalía las tareas que cumplía el enfermero, a la vez que atribuyó responsabilidades a los médicos que atendían al ídolo por “contraindicaciones” de los remedios psiquiátricos en un paciente con “cardiopatías”.

“(Almirón) constataba mediante la tarea que realizaba ciertas alertas que (…) los profesionales que tenían un cuadro amplio de la situación podrían relacionar a un efecto secundario o a una cuestión que tiene que ver con un problema que si uno no lo trata puede generar un desenlace fatal”, dijo Chiarelli a los periodistas la salida de la fiscalía.

En la causa hay siete imputados por presunto “homicidio simple con dolo eventual”. Se trata del neurocirujano Leopoldo Luque; la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Ángel Díaz; la médica que coordinaba la internación domiciliaria del exfutbolista, Nancy Forlini; el coordinador de los enfermeros, Mariano Perroni, y los enfermeros Ricardo Omar Almirón y Dahiana Gisela Madri.

Por ese delito se prevén penas de 8 a 25 años de prisión.

En tanto, se acusa también a Luque y Cosachov de los delitos de uso de documento privado falso y falsedad ideológica, respectivamente.

Ya a inicios de mayo se presentó el informe de una junta médica compuesta por once peritos, que evaluaron las circunstancias de la muerte del astro y concluyeron que el desempeño del equipo de salud que asistía a Maradona fue “inadecuado, deficiente y temerario” y abandonó “a la suerte el estado de salud del paciente”.

La autopsia al cuerpo del excapitán y exseleccionador de Argentina determinó que murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada”.

También descubrieron en su corazón una “miocardiopatía dilatada”.

Maradona murió el 25 de noviembre a los 60 años por un paro cardiorrespiratorio mientras se encontraba internado en una casa alquilada en las afueras de Buenos Aires en la que se rehabilitaba de una operación en la que se le extrajo un edema craneal. El exastro del fútbol padecía problemas de adicción al alcohol.

Según la acusación de los fiscales, los cuidadores de Maradona “infringieron los deberes que cada uno tenía a su cargo…incrementando el riesgo por fuera del margen permitido y condujeron al fatal desenlace del paciente que, de lo contrario, hubiese podido evitarse”.

La justicia determinará en los próximos días si procesa a Almirón para que eventualmente afronte un juicio. La pena contemplada por el delito imputado es de entre 8 y 25 años de cárcel.

Almirón es sospechoso de no haber asistido a Maradona los días 24 y 25 de noviembre “a sabiendas de su delicada situación y con conocimiento de que muy probablemente tal omisión llevaría al desenlace fatal que finalmente ocurrió”, según la acusación fiscal.

Otros cuidadores de Maradona eran el neurocirujano Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov, las caras más visibles del equipo médico integrado también por el psicólogo Carlos Díaz; la médica Nancy Forlini; la enfermera Dahiana Madrid, y el coordinador de enfermeros Mariano Perroni. Esos dos últimos serán sometidos a sendas indagatorias durante la semana.

Una junta médica convocada por la justicia dictaminó meses atrás que hubo un accionar negligente que provocó la muerte del capitán del seleccionado argentino que fue campeón del mundo en 1986.

La junta indicó que Maradona “comenzó a morir, al menos, 12 horas antes de las 12.30 del día 25/11/2020, es decir, presentaba signos inequívocos de periodo agónico prolongado”, por lo que “el paciente no fue debidamente controlado desde las 00.30 horas”.

Sostuvo, además, que el desempeño del equipo de salud fue inadecuado y temerario.

Para el equipo de fiscales, además, los imputados llevaron adelante un “plan” con “finalidad delictiva” y, como parte de un “deficiente sistema de atención”, provocaron el “desenlace fatal que finalmente ocurrió”.

Después del enfermero, la justicia indagará el miércoles a una enfermera y el viernes al coordinador de ambos, mientras que a partir la semana próxima continuará con una médica y un psicólogo que asistían al exfutbolista.

Por último, pasarán por la fiscalía la psiquiatra Agustina Cosachov y el neurocirujano y médico personal Leopoldo Luque, ambos acusados también de falsificar firmas del “Pelusa” y emitir recetas médicas sin haber controlado al paciente.

Comentarios desactivados en Declaran imputados por muerte de Maradona en Argentina