Agencias/Ciudad de México.- Los impagos de las empresas rusas ascienden a 14,000 millones de dólares hasta ahora, y es solo el comienzo. La deuda que ha quedado atrapada en las sanciones incluye bonos emitidos por empresas mineras, de transporte y algunos de los mayores bancos del país; el sector financiero representa alrededor del 40% del total.

Aunque los períodos de gracia de los bonos han transcurrido, las sanciones complican cualquier esfuerzo potencial de los inversionistas para reclamar el pago. Los acreedores aún no han emprendido ninguna acción pública para recuperar su dinero.

Rusia también cumplió de forma íntegra con sus obligaciones de pago de los cupones de dos emisiones de eurobonos, informó el Ministerio de Finanzas, días antes de que se cumpla el plazo del 26 de mayo para el abono.

La perspectiva de un impago de la deuda soberana rusa vuelve a estar en el punto de mira, ya que el 25 de mayo vence el plazo de una licencia estadounidense que permite a Moscú realizar los pagos, y poco después deberán abonarse 100 millones de dólares en concepto de intereses.

El Ministerio de Finanzas dijo que canalizó 71.25 millones de dólares en el pago de cupones de eurobonos denominados en la moneda estadounidense con vencimiento en 2026 y 26.5 millones de euros (28 millones de dólares) en papeles con vencimiento en 2036.

El depositario nacional de liquidaciones recibió los fondos canalizados por el Ministerio, según declaró. No está claro si el depositario podrá canalizar los fondos por sí mismo para que lleguen a los tenedores extranjeros de eurobonos rusos.

El ministro de Finanzas, Anton Siluanov, dijo esta semana que Rusia tiene suficiente dinero para atender el servicio de sus eurobonos y que pagará en rublos si Estados Unidos bloquea otras opciones y no se declarará en default.

Después de que la licencia actual que permite a Rusia pagar el servicio de la deuda expire el 25 de mayo, Rusia todavía tendrá que hacer pagos de bonos soberanos externos por valor de casi 2,000 millones de dólares antes de que termine el año.

Algunos funcionarios del Tesoro habían argumentado en privado que permitir que Rusia pague su deuda agotará aún más sus arcas y redirigirá los recursos que de otro modo se gastarían en armas y operaciones militares en Ucrania. Pero la administración decidió no extender la exención como una forma de mantener la presión financiera sobre Moscú, dijeron las personas.

Otra persona familiarizada con el asunto dijo que el Tesoro no ha tomado una decisión final. Los portavoces de la Casa Blanca y el Departamento del Tesoro no hicieron comentarios de inmediato.

En última instancia, cualquier impacto en las finanzas de Rusia por los pagos a los acreedores se ve eclipsado por el dinero que el país gana cada semana con las exportaciones de petróleo, gas y otras materias primas.

“Es interesante”, dijo Matthew Vogel, administrador de cartera con sede en Londres y jefe de investigación soberana de FIM Partners. La medida dejaría a Rusia como “un deudor aparentemente desesperado por hacer pagos, pero no se le permite hacerlo”.

Los próximos pagos de la deuda de Moscú vencen el 27 de mayo, en bonos extranjeros con vencimiento en 2026 y 2036. El primero está denominado en dólares pero permite el pago en euros, francos suizos o libras esterlinas, así como el pago de intereses en dólares a cuentas en Suiza, el Reino Unido o la UE.

El bono 2036 denominado en euros tiene una cláusula adicional que permite el pago en rublos.

Pero dado que la decisión de Estados Unidos efectivamente impide que los inversores estadounidenses obtengan dinero de Moscú, esas cláusulas pueden no ser suficientes para permitir que Rusia eluda restricciones más estrictas.

“Nuestro escenario base sigue siendo que ocurrirá un incumplimiento”, dijo Carlos de Sousa, inversionista de Vontobel Asset Management en Zúrich. “No sé por qué Estados Unidos renovaría la exclusión. La deuda soberana rusa es muy baja, todavía tienen recursos y algo de dinero fluyendo. Por lo tanto, para ellos continuar con el servicio de la deuda no es demasiado oneroso. El gobierno ruso solo quiere mantener la reputación”.

Si Rusia encuentra una ruta, la próxima transferencia soberana que estipula el pago en dólares es el 24 de junio, cuando vencen los intereses de una nota soberana de 2028. En general, Rusia se enfrenta a más de 490 millones de dólares en pagos de bonos en moneda extranjera adeudados a los acreedores a finales de junio.

 

Comentarios desactivados en Aumentan deudas de empresas rusas