Insurgente Press, Ciudad de México.- La final del mundo, como fue promovida la inédita disputa por la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate, ha devenido episodio interminable. Algo a medio camino entre el drama y el bochorno. El sábado, el ataque de hinchas al autobús del club xeneize, que provocó lesiones a varios jugadores, obligó a postergar el duelo para este domingo. Sin embargo, otra vez con horas de zozobra y miles de aficionados dentro del estadio Monumental, la Confederación Su-damericana de Futbol (Conmebol) decidió que no había condiciones para realizarlo y no dio fecha para reponerlo.

Después del anuncio, del malestar y enfado de aficionados, algunos actores empezaron a hacer señalamientos y confrontarse. Desde la trinchera de Boca surgió el reclamo de solicitar que se les declare ganadores del torneo por ser los agredidos en las inmediaciones de la cancha de River. Para la directiva de los Millonarios no hay punto de discusión y debe jugarse donde fue pactado el partido. Incluso han aparecido recomendaciones para que el duelo se realice en otro país.

Hoy tenemos que analizar una desigualdad deportiva, no están dadas las condiciones. Hay un equipo agredido, dijo el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez; “vamos a posponer, los presidentes de ambos equipos van a ser convocados a las oficinas de Conmebol en Asunción, Paraguay, para encontrar la fecha y el día adecuados.

Es una vergüenza la imagen que se ha mandado al mundo por culpa de inadaptados, este no es el futbol, agregó el máximo directivo del balompié sudamericano.

La Conmebol anunció en su cuenta de Twitter que la reunión tendrá lugar el martes a las 10 de la mañana, hora local. Tras pronunciarse el organismo, Boca se mantuvo firme en su reclamo, expresado más temprano en un comunicado, de que se les dé el triunfo.

Estoy convencido, los partidos se juegan y se ganan en la cancha, pero muchas veces tengo que privar de lo que pienso personalmente y aferrarme a los estatutos, dijo el presidente de Boca, Daniel Angelici, quien aclaró que asistirá a la reunión en Asunción, pero voy a reiterar que la intención de Boca es que el tribunal de disciplina nos dé una respuesta formal.

Boca toma como antecedente lo que sucedió en 2015, cuando fue descalificado de la Libertadores luego de que sus hinchas atacaron a los jugadores millonarios con gas pimienta en el estadio La Bombonera. Pero ese incidente ocurrió dentro del campo de juego.

El presidente de River Plate, Rodolfo D’Onofrio, se mostró confiado en la realización del partido en el estadio Monumental y con la presencia de público de River, pese a la queja de los xeneizes.

River le ha dicho a Boca que no queremos tener ventajas, que queremos jugar el partido y ver quién de los dos será el campeón jugando en una cancha y en igualdad de condiciones, sostuvo el directivo. Sin embargo, se mostró contrariado por la posición de Boca de solicitar que le sea otorgada la victoria sin jugar.

Si Boca pide los puntos, estaría faltando a su palabra, agregó D’Onofrio.

Este domingo también asumió una postura pública el gobernador de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, quien arremetió contra las barras bravas que provocaron esta crisis y aseguró que irán contra ellas a cualquier precio.

Rodríguez Larreta resaltó que llegarán al fondo de esta situación y señaló que la decisión de la Conmebol de postergar hasta nuevo aviso el partido fue por equidad deportiva.

El gobernador porteño señaló que pidió al ministro de Seguridad de la capital, Martín Ocampo, investigar las responsabilidades de cada etapa del operativo y ver qué se podría haber hecho mejor, al tiempo que destacó que lo vivido fue por mafias que están enquistadas en el futbol hace más de 50 años.

Rodríguez Larreta se refirió a que lo sucedido está relacionado con el allanamiento del viernes, en donde encontraron 10 millones de pesos argentinos (unos 5 millones y medio de pesos mexicanos) y 300 entradas en manos de miembros de las llamadas barras bravas.

Comentarios desactivados en Posponen la final de la Libertadores