Agencias/Ciudad de México.- En el Gran Palacio del Kremlin de Moscú se ha celebrado este martes la ceremonia oficial de investidura del presidente de Rusia, Vladímir Putin.

La ceremonia ha comenzado a las 12:00 (hora de Moscú) y ha durado aproximadamente una hora. Tras la recitación del juramento, Putin ofreció un discurso.

Concluida la toma de posesión, el Presidente salió a la plaza de la Catedral y saludó al Regimiento del Kremlin. Tras el saludo se dirigió a la Catedral de la Anunciación donde asistió a un breve servicio religioso, dirigido por el patriarca Kiríl de Moscú y toda Rusia.

A la investidura asistieron representantes de la Asamblea Federal, jueces del Tribunal Constitucional, miembros del Gobierno y de la Comisión Electoral Central (CEC), destacadas personalidades de la ciencia y la cultura, así como reconocidos deportistas.

A la ceremonia asistieron miles de invitados al igual que en ocasiones anteriores, pero el número de invitados extranjeros será menor, debido a que los diplomáticos de varios países no amistosos rechazaron la invitación. En la víspera, el asesor presidencial ruso Yuri Ushakov declaró que todos los jefes de las misiones diplomáticas extranjeras acreditadas en Moscú habían recibido la invitación.

Citando a un diplomático europeo, Reuters informó que siete Estados miembros de la Unión Europea, incluidos Francia, Hungría y Eslovaquia, han decidido enviar a sus embajadores a la inauguración.

El Regimiento Presidencial desfila ante Vladímir Putin en la Plaza de las Catedrales del Kremlin
“Los intereses y la seguridad de los ciudadanos de Rusia serán mi primera prioridad”

“Los intereses y la seguridad de los ciudadanos de Rusia serán mi primera prioridad”, prometió Putin, agregando que será el pueblo ruso el que definirá el “destino” del país. El mandatario también dijo estar seguro de que Rusia “atravesará con dignidad un periodo difícil y decisivo” y se hará “aún más fuerte”.

Putin calificó de prioridad clave para la Federación Rusa la preservación de los valores y tradiciones de la nación.

Asimismo, el Presidente señaló que Moscú “no rechaza el diálogo con los Estados occidentales”.

“La conversación sobre seguridad y estabilidad estratégica es posible, pero no desde una posición de fuerza”, subrayó. “La elección es suya: si pretenden seguir intentando frenar el desarrollo de Rusia, continuar con su política de agresión, de presión incesante sobre nuestro país durante años, o buscar un camino hacia la cooperación y la paz”, dijo.

Además, prometió hacer todo lo necesario para corresponder a la confianza puesta en él por los ciudadanos rusos, mencionando que la “unidad general” es importante para los resultados. “Juntos venceremos”, concluyó.

Desde el año 2000, la ceremonia se celebra en la Sala Andréyevski del Gran Palacio del Kremlin. Los primeros en entrar en la sala son los soldados del Regimiento Presidencial que llevan los símbolos del poder presidencial: la bandera de Rusia, el Estandarte Presidencial y la Insignia Presidencial, así como un ejemplar especial de la Constitución. La Insignia Presidencial es una copia simbólica de la Orden Al Mérito de la Patria, de Primera Clase.

En el estrado desde el que el Presidente pronuncia su discurso, la Constitución se coloca en la mano derecha y la Insignia Presidencial en la izquierda. El mandatario entra en la Sala Andréyevski con el primer toque de las campanadas y a la solemne marcha del compositor ruso Piotr Chaikovski.

La parte principal de la toma de posesión es la recitación del juramento del cargo. Para ello, el futuro jefe de Estado coloca su mano derecha sobre la Constitución.

El texto del juramento consta de 33 palabras en ruso y está recogido en la Constitución: “Juro, en el ejercicio de los poderes del presidente de la Federación Rusa, respetar y proteger los derechos y libertades del hombre y del ciudadano, observar y proteger la Constitución de la Federación Rusa, proteger la soberanía y la independencia, la seguridad y la integridad del Estado, y servir fielmente al pueblo”.

El politólogo y analista internacional Alejandro Laurnagaray de Urquiza opina que la unidad del pueblo ruso, la cohesión social y la fortaleza del país generaron un “combo” que evita todos los intentos de generar roturas en términos sociales.

  • En las elecciones, que por primera vez en la historia del país se celebraron a lo largo de tres jornadas y culminaron el 17 de marzo, Putin obtuvo el 87,28 % de los votos. Ahora, Putin ocupará el cargo hasta 2030.
  • De acuerdo con la presidenta de la CEC, Ela Pamfílova, la participación en los comicios fue récord en la historia moderna de Rusia: el 77,44 %, un total de 87.113.127 votantes.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.