Agencia/InsurgentePress, Chiapas.- A más de tres años de las afectaciones que ocasionó el huracán “Bárbara” en la costa de Chiapas, las casas construidas para los damnificados están abandonadas e inconclusas.

En la comunidad La Gloria, ubicada en el Municipio de Arriaga, fueron edificadas 38 casas de 44 proyectadas.

Sin embargo, no han sido entregadas a las víctimas del meteoro y desde hace un año se encuentran olvidadas.

Debido al abandono por parte de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), responsable de la reconstrucción, los inmuebles lucen deteriorados y evidencian la mala calidad de los materiales con que fueron construidos.

Los cimientos y techos tienen varillas expuestas y corroidas. El exterior de la mayoría de las casas está cuarteado y las calles prácticamente desaparecieron porque la lluvia lavó el material pétreo utilizado para rellenar el terreno.

Además, el escurrimiento de agua ha formado socavones y pequeñas lagunas en el sitio que se encuentra lleno de maleza.

“Se construyeron muy mal. El material no es apto. En lugar de echarle material bueno, le echaron material salitroso, no es arena, es material del mar”, aseguró Santiago Nájera Navarro, vecino de La Gloria.

“Ni para cuándo las terminen. Muy bajo (los cimientos), no tienen cimientos, tienen 20 centímetros para abajo nada más y es todo lo que tienen”, destacó otro vecino que, asegura, vio el proceso de construcción.
Doña Idalia Rincón Santos, de 61 años de edad, contó que en mayo de 2013 el huracán “Bárbara” le arrebató su vivienda y sus pertenencias.

“No hemos recibido nada. Según nos dijeron que nos iban a dar ayuda, pero es la hora que (las casas) todavía no las entregan”, lamentó la mujer.

Actualmente, ella vive en un rancho donde trabaja junto con su marido, mientras que su hijo, de 18 años, se fue al norte del país en busca de empleo.

“Estoy esperando mi casita a ver cuándo dice el Gobierno que nos lo van a entregar”, expuso.

Otro caso es el de Ismael Castillejos Rincón y su familia, quienes no fueron incluidos dentro de los beneficiarios de las viviendas, a pesar de que el huracán les arrebató su casa.

“Barbara me tiró mi casa, me llevó todo, no sacamos nada. Aquí estaba mi casa, se llevó todo”, recordó el poblador dedicado a la pesca.

El hombre y su familia fueron ayudados por miembros de una iglesia para construir un cuarto de lamina y block donde poder vivir.

Con información de reforma

Comentarios desactivados en Se deterioran viviendas inconclusas para damnificados