Agencias/ Ciudad de México.- Las conversaciones en las Grandes Ligas para poner fin al paro patronal se reanudaron por primera vez en mes y medio, con poco avance evidente al cabo de una reunión de alrededor de una hora, lo que pone en peligro el inicio puntual de la pretemporada.

Los dueños de los clubes en el béisbol de las Grandes Ligas (MLB) impusieron su paro el 2 de diciembre, a las pocas horas de que fracasaron las conversaciones y después de que expiró el contrato colectivo de cinco años.

Las discusiones del jueves fueron las primeras sobre asuntos económicos centrales después de una ausencia de diálogo de 42 días. MLB presentó propuestas con la expectativa de generar al menos impulso a las negociaciones.

Después de que MLB planteó sus propuestas, las partes efectuaron sus propias reuniones. El sindicato de jugadores informó después a MLB que respondería pero no mencionó una fecha específica.

Si bien las partes volvieron a encontrarse, lo hicieron cuando faltan sólo cinco semanas para el inicio de los entrenamientos de pretemporada el 16 de febrero. Las perspectivas para el comienzo en la fecha debida han disminuido debido al tiempo necesario para que los jugadores viajen a Florida y Arizona, y observen los protocolos del COVID-19 antes de su salida al terreno.

Será necesario alcanzar un acuerdo para finales de febrero o principios de marzo a fin de que pueda haber un período de entrenamiento previo al inicio de la temporada regular previsto para el 31 de marzo.

La propuesta de la MLB no contenía cambio alguno para ser agente libre ni sobre el impuesto al lujo, dijeron dos personas enteradas de las negociaciones a The Associated Press. Las fuentes hicieron declaraciones a condición del anonimato porque no estaban autorizados los comentarios sobre el asunto.

Los dueños propusieron mantener el arbitraje salarial a los jugadores con al menos tres pero menos de seis campañas de servicio en las Grandes Ligas. También propusieron un nuevo sistema en el que se cambiaría a un fondo basado en una estadística conocida como las victorias por encima de un jugador de reemplazo (WAR por sus siglas en inglés), pero el sindicato no mostró interés.

La MLB propuso reemplazar los “superdos”, el 22% principal de aquellos con al menos dos campañas de servicio pero menos de tres con un gasto adicional para toda la clase dos-plus con base en el rendimiento.

Según informa ESPN, Sportsnet y MLB Network, uno de los principales puntos de la negociación fue la manipulación del tiempo de servicio. Este problema permite a los clubes retener a sus jugadores con menos de seis años de experiencia por más tiempo al llamarlos desde los sucursales 16 días después de que aconteció el Opening Day.

Mientras el sindicato busca más flexibilidad para que los peloteros jóvenes lleguen lo más pronto posible a la agencia libre, los propietarios propusieron un sistema de recompensas a los equipos que acrediten un año de servicio con sus prospectos mejor calificados.

Con relación a lo anterior, la MLB busca que las seis campañas acreditadas para llegar al mercado se mantengan y la MLBPA pretende que dicho requisito se reduzca a cinco años. Adicionalmente, la liga no quiere negociar el creciente tope salarial.

Al respecto, los dueños alegan que su propuesta es transitoria para levantar el paro de actividades y negociar, ya con la campaña en activo, nuevas condiciones para la agencia libre y el límite que se fijará para gastar en salarios y no ser acreedores a sanciones.

Finalmente, la parte que encabeza Rob Manfred propuso un salario mínimo de 600 mil dólares para peloteros novatos y 700 mil para los jugadores de segundo año. La MLB busca un sueldo base de 775 mil USD.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.