Agencias, Ciudad de México.- Astrónomos han elaborado el primer mapa de alta resolución de una explosión en una galaxia cercana, proporcionando pistas clave sobre cómo el espacio entre galaxias se contamina con elementos químicos.

En concreto, un equipo internacional de investigadores estudió la galaxia NGC 4383, en el cercano cúmulo de Virgo, revelando una salida de gas tan grande que la luz tardaría 20.000 años en viajar de un lado a otro. El descubrimiento se publica en la revista ‘Monthly Notices of the Royal Astronomical Society’ .

El autor principal, el doctor Adam Watts, del nodo de la Universidad de Australia Occidental en el Centro Internacional de Investigación de Radioastronomía ( ICRAR ), comenta que el flujo de salida fue el resultado de poderosas explosiones estelares en las regiones centrales de la galaxia que podrían expulsar enormes cantidades de hidrógeno y elementos más pesados.La masa de gas eyectada equivale a más de 50 millones de soles.

“Se sabe muy poco sobre la física de los flujos de salida y sus propiedades porque son muy difíciles de detectar“, insiste el doctor Watts. “El gas expulsado es bastante rico en elementos pesados, lo que nos proporciona una visión única del complejo proceso de mezcla entre el hidrógeno y los metales en el gas que sale. En este caso particular detectamos oxígeno, nitrógeno, azufre y muchos otros elementos químicos”, añade en un comunicado.

Las salidas de gas son cruciales para regular la rapidez y la duración de las galaxias para seguir formando estrellas. El gas expulsado por estas explosiones contamina el espacio entre las estrellas dentro de una galaxia, e incluso entre galaxias, y puede flotar en el medio intergaláctico para siempre.

El mapa de alta resolución se produjo con datos de la encuesta MAUVE , codirigida por los investigadores del ICRAR, los profesores Barbara Catinella y Luca Cortese, quienes también fueron coautores del estudio.

El estudio utilizó el espectrógrafo de campo integral MUSE en el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral, ubicado en el norte de Chile. “Diseñamos MAUVE para investigar cómo los procesos físicos, como las salidas de gas, ayudan a detener la formación de estrellas en las galaxias”, apunta el profesor Catinella.

“NGC 4383 fue nuestro primer objetivo, ya que sospechábamos que algo muy interesante estaba sucediendo, pero los datos superaron todas nuestras expectativas. “Esperamos que en el futuro las observaciones de MAUVE revelen con exquisito detalle la importancia de las salidas de gas en el Universo local”, concluyen los investigadores.

Finalmente, nuestra tasa de salida masiva y nuestro factor de carga están dentro de los rangos esperados de las relaciones de escala de la literatura. Sin embargo, estos son definitivamente límites más bajos en la tasa de salida de masa real, ya que la fase de gas ionizado no traza una fracción significativa de la masa que sale. En cambio, las fases gaseosas neutras, más frías, arrastradas por el flujo de salida transportan la mayor parte de la masa, para lo cual H i es un poderoso trazador. Un trabajo adicional que combine nuestros cubos MAUVE con datos de CO del estudio VERTICO y nuevas observaciones de MeerKAT H i nos permitirá obtener una imagen más completa de NGC 4383 y limitar mejor la geometría y los factores de carga de masa de su flujo de salida.

Claramente, quedan varios desafíos por resolver en nuestra comprensión de la física del flujo de salida. Resolver espacialmente los flujos de salida con observaciones de múltiples longitudes de onda es clave para avanzar en este campo, y esto es cada vez más posible con MUSE, MeerKAT y ALMA a medida que aumentamos el tamaño de nuestra muestra de galaxias con flujos de salida en el Universo local.

Da tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.