Vence plazo para extraditar a ex Gobernador de PRI Eugenio Hernández a EUA este 15 de diciembre

99 0

Redacción InsurgentePress/Ciudad de México.- Una Corte de Texas notificó a las autoridades mexicanas que el plazo para extraditar a Eugenio Javier Hernández Flores ex Gobernador priista de Tamaulipas acusado de lavado de dinero vencerá el próximo 15 de diciembre.

La corte de Texas requirió la extradición del ex Gobernador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) por el uso de recursos de procedencia ilícita o lavado de dinero, además de haber recibido dos sobornos de ‘Los Zetas dos hasta 25 millones de dólares.

La parte defensora del ex Gobernador Hernández Flores pretendería retrasar el proceso de extradición mediante la remoción anticipada del Juez encargado del proceso penal ante la justicia mexicana.

El abogado Juan Jorge Olvera Reyes promovió ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) un recurso para el cambio del Juez Raymundo Serrano Nolasco bajo el argumento que éste ocupará el cargo de administrador del Centro de Justicia Penal Federal en Ciudad Victoria, Tamaulipas, a partir del primero de enero de 2018.

Olvera Reyes alegó que la proximidad del cambio de cargo público del Juez Serrano Nolasco afectaría el proceso y violaría el principio de “inmediación” del ex Gobernador priista para evitar la extradición a Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses requirieron a Hernández Flores, recluido en un centro penitenciario de Ciudad Victoria, Tamaulipas, por los delitos sede lavado de dinero del narcotráfico y fraude cometido en agravio de instituciones bancarias de ese país.

Desde marzo de 2014, existe una orden de aprehensión contra Hernández Flores en una Corte federal de Corpus Christi, Texas, por operaciones con dinero de procedencia ilícita.

Las autoridades estadounidenses prevén decomisar bienes valuados en 30 millones de dólares y cuatro propiedades más en 4.1 millones de dólares ubicadas en ese País.

La Corte de Corpus Christi reactivó el proceso luego de dos años de inactividad, para concertar la extradición de Hernández Flores y su cuñado coacusado, Oscar Manuel Gómez Guerra, de cuyas actividades el ex funcionario priista ha querido desligar.

El pasado 16 de agosto, la Fiscal Julie Hampton, la más activa persecutora de delitos cometidos por funcionarios mexicanos en Estados Unidos, solicitó a la Corte copias certificadas de las nuevas órdenes de aprehensión.

“Estados Unidos está buscando la extradición de los acusados”, informó Hampton, y las copias certificadas son necesarias para el trámite ante el Gobierno de México.

La Corte entregó de inmediato las copias, en un procedimiento similar al que Hampton siguió para tramitar la extradición de otro ex Gobernador de Tamaulipas Tomás Yarrington, actualmente preso en Italia.

El 8 de febrero de 2017, el Departamento de Justicia presentó una nueva versión del dictamen o acusación contra Hernández y Gómez, que ahora enfrentan un total de tres cargos, pues al lavado se sumó fraude en agravio de los bancos Inter National Bank, Lone Star Bank e International Bank of Commerce.

Según la nueva acusación, Hernández Flores y Gómez Guerra “mintieron a los bancos sobre las fuentes de sus ingresos para movimientos de México a Estados Unidos, que resultaron en el fondeo de múltiples cuentas en Inter National Bank”.

Agrega que los acusados “ejecutaron un esquema para defraudar a los tres bancos, y así obtener fondos y créditos”.

La Fiscalía quiere decomisar tres residencias en McAllen, Texas, valuadas en 1.8 millones de dólares, y una más en Austin, en el 2001 de la Avenida Cueva de Oro, cuyo valor comercial actual es de 2.3 millones de dólares y nunca ha estado a nombre ni de Hernández Flores ni de Gómez Guerra.

En la Corte de Corpus Christi también se ventiló el proceso contra el empresario Guillermo Flores Cordero, quien se declaró culpable de lavado de dinero.

En ese caso, Estados Unidos decomisó en noviembre de 2015 una cuenta en Inter National Bank con 3.8 millones de dólares, presuntamente provenientes de pagos hechos por Gómez Guerra durante la Administración de su cuñado, para la compra de un terreno de 408 hectáreas en Reynosa valuado en más de 20 millones de dólares.