Unicef llama a erradicar la violencia contra los niños

40 0

Agencias

Ciudad de México, 16 noviembre 2017.-La directora del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) para América Latina y el Caribe, María Cristina Perceval, afirmó este jueves que lograr el desarrollo sostenible “será imposible o al menos muy poco probable” si no se le pone un alto a la violencia contra niños, niñas y adolescentes.

Perceval hizo “un llamado urgente para erradicar toda forma de violencia” contra los niños, sobre todo en América Latina y el Caribe, donde “uno de cada dos niños menores de 15 años es víctima de castigo físico en el hogar, siendo la disciplina violenta” en la casa “aún más frecuente en los niños y niñas menores de cinco años”.

La funcionaria señaló que solo el nueve por ciento de los niños y niñas menores de cinco años vive en naciones donde el castigo físico en el hogar es penalizado y que “solo diez de los 33 Estados (que conforman la región) han prohibido de forma total el castigo físico infantil, incluido en el hogar”.

En relación a la disciplina escolar, la organización con sede en Panamá, indicó que solo 12 de los 33 Estados de la región tienen el castigo corporal prohibido en las guarderías, y 20 en las escuelas.

“En nuestra región, si bien varios estudios dan cuenta de la disminución del castigo físico como método de disciplina y aprendizaje, aún tres de cada diez adolescentes entre 13 y 15 años son víctimas de situaciones de acoso escolar y se registra un preocupante aumento del maltrato emocional”, advirtió.

La Unicef informó que al menos la mitad de las 82.000 muertes violentas de adolescente en el mundo en 2015 “sucedieron en la región latinoamericana y caribeña, a pesar de que estos territorios representan tan solo un diez por ciento de la población global”.

Por esta razón, la representante de la organización afirmó que “es necesario poner el derecho de los niños y niñas a vivir una vida libre de violencias en el centro de la agenda pública y como aspiración irrenunciable de nuestro tiempo, si es que sinceramente queremos que la Agenda 2030 no sea una vana quimera o una nueva frustración”.