Reutilizan narco avioneta decomisada para distribuir droga

78 0

InsurgentePress, Guanajuato.- Tiene el rimbombante nombre de “Paseo Aeródromo”. Así está escrito en una placa metálica sobre un par de piedras visibles en el acceso al lugar, a menos de media hora de esta ciudad.

Se trata de una pista aérea habilitada a un lado del hotel Vergel –de hecho, el ingreso a la pista es por el hotel– y de una zona de cabañas. Todo eso está construido en el Área Natural Protegida conocida como Sierra de Lobos, que se supone bajo resguardo de las autoridades estatales.

Esta pista opera de manera ilegal pues, pese a que las autoridades federales y estatales saben de su existencia, no tienen registros de que el lugar cuente con permisos para funcionar. Incluso ha estado desde hace dos años en la mira de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), porque los militares consideran peligroso para la seguridad que instalaciones de ese tipo estén funcionando en una zona de no tan fácil acceso.

Y ese riesgo se volvió realidad, cuando el pasado 10 de septiembre en esta pista aérea de dos kilómetros aterrizó una avioneta Cessna, matrícula XBJSO, que fue abandonada por sus tripulantes y en cuyo interior había 381 kilos de cocaína en paquetes envueltos con cinta café, con un valor calculado en 50 millones de pesos.

De acuerdo con las autoridades federales, la aeronave provenía de la ciudad colombiana de Medellín y el cargamento en su interior representa el aseguramiento de droga más grande en el estado y uno de los más importantes del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto. En las acciones de aseguramiento de la avioneta y de la cocaína participaron efectivos de la Policía Federal (PF) y de la Sedena.

De acuerdo con la PF, que informó del hecho el 11 de septiembre, el descubrimiento ocurrió “en atención a una denuncia ciudadana que reportaba el vuelo irregular de una aeronave, que al parecer realizó un aterrizaje de emergencia en el aeródromo de la comunidad Sierra de Lobos en San Felipe, Guanajuato.

“Al arribar al punto se localizó una avioneta tipo Cessna, pero no había tripulantes a bordo o en las inmediaciones, pero en el interior de la aeronave era evidente un cargamento de paquetes envueltos en cinta de color café (…) en cuyo interior se identificó una sustancia de color blanco con características similares a la cocaína. Tanto la avioneta abandonada como su carga (…) fueron trasladados ante el Ministerio Público de la Federación.”

La volvieron a incautar

Unas horas más tarde salió a relucir que la avioneta con matrícula XBJSO tiene su historia: hace nueve años ya había estado bajo el resguardo de la Procuraduría General de la República (PGR) durante un operativo realizado en el aeropuerto de Culiacán, Sinaloa.

En esa ocasión, las autoridades federales intervinieron seis hangares y aseguraron 103 aeronaves de todo tipo. Dicha investigación corresponde a la averiguación previa AP/SIN/CLN/178/2008/M-I, por operaciones con recursos de procedencia ilícita, violación a la Ley de Aeronáutica Civil y violación a la Ley Federal de Telecomunicaciones.

Posteriormente, la avioneta XBJSO y la mayoría del centenar asegurada en Sinaloa estaban en poder del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes de la Secretaría de Hacienda, informó la PGR en el comunicado 105/2008, del sábado 16 de febrero de 2008, mismo que emitió en conjunto con la Sedena.

Nueve años después, la avioneta reapareció, repleta de cocaína, en la pista irregular en la Sierra de Lobos, Guanajuato.

En septiembre pasado, derivado del hallazgo de la cocaína, la PGR determinó asegurar el aeródromo que operaba en ese entonces fuera de la ley. Y que lo sigue haciendo.

Dos versiones

El escándalo del aterrizaje de la avioneta y el enorme decomiso de droga fue abordado en el grupo de coordinación que integran las instancias estatales de seguridad y las corporaciones federales que actúan en la entidad, dio a conocer el portal zonafranca.mx.

De acuerdo con versiones de diferentes participantes en el encuentro, quienes solicitaron se reserve su identidad, explicaron que el delegado de la PGR en Guanajuato, Rafael González, anunció a los presentes que la investigación iría hasta las últimas consecuencias, independientemente de quién se encontrara involucrado.

Sin embargo, según testimonios, el funcionario federal habría recibido llamadas desde oficinas del estado para pedirle consideraciones hacia los propietarios de los terrenos donde se ubica la pista, “por tratarse de una familia conocida en Guanajuato”.

Debido a que el hallazgo de droga ocurrió en un área natural protegida, se consultó sobre el caso al Instituto Estatal de Ecología, dependencia que respondió, mediante su departamento de Comunicación Social, que no cuenta con “ninguna solicitud de permiso o autorización para una pista aérea”, y que en caso de daño a la zona, la instancia responsable de la vigilancia y seguimiento vía expediente es la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT).

Al respecto, el titular de la PAOT, Juan Pablo Luna Mercado, también respondió: “No hemos recibido denuncia específica. Estamos atentos a cualquier denuncia que nos haga llegar la gente. Estamos en coordinación con el Instituto Estatal de Ecología, que está conformando comités técnicos. Creo que no ha sido el caso de Sierra de Lobos. Nuestra capacidad instalada nos da para atender todas aquellas denuncias que nos hace llegar la población. Estaremos atentos si llega esa denuncia…”.

A su vez, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) emitió dos versiones sobre la pista. Mediante el área de Comunicación Social, la comandancia del Aeropuerto Internacional de Guanajuato, a cargo de Luis Alberto Bastién Guzmán, explicó por escrito a esta reportera que “después de llevar a cabo una búsqueda en los archivos y base de datos de aeródromos y helipuertos que obran en esta oficina a mi cargo, esta comandancia del Aeropuerto Internacional de Guanajuato no cuenta con registro alguno de pista o aeródromo ubicado en el hotel Vergel de la Sierra en la localidad Sierra de Lobos”.

Aunque esta instancia proporcionó una liga de la página de la SCT en internet, para consultar la información de los aeródromos y helipuertos autorizados, no se pudo revisar la información del sitio web porque se encuentra en proceso de cambios.

“Se le informa que se tenía conocimiento que el dueño del predio pretendía emplazar un aeródromo en dicha localidad. Sin embargo, este trámite es llevado a cabo en la Dirección de Aeropuertos de la Dirección General de Aeronáutica Civil, ubicada en la Ciudad de México, siendo estos últimos quienes otorgan o no la autorización correspondiente”, agrega la respuesta de la comandancia del aeropuerto.

En una visita realizada el 27 de octubre a la zona, se pudo constatar que el aseguramiento efectuado por la PGR fue violado, y la pista era objeto de obras de remozamiento y aplanado con maquinaria y camiones de carga, mismos que circulaban con la leyenda “ASEGURADO” por la PGR.

En tanto, José Luis González, subdirector de Transporte de la SCT en el estado, dijo tener un expediente que consigna la pista aérea desde hace por lo menos dos años. Confirmó que no tiene autorizaciones para operar e, incluso, citó una inspección por parte de personal de la Dirección de Aeronáutica Civil en la que se clausuró el aeródromo y se colocó material o algún elemento para obstruirlo.

“Las autoridades militares en el estado pidieron información hace como dos años. No tenían algo en concreto, decían que era peligroso que hubiera una pista perdida en la sierra. Al pasar el reporte a la Ciudad de México, mandaron hacer una inspección y nos informaron que no había un registro (sobre esa pista) y que ya estaba inhabilitada, no debió estar funcionando”, agregó el funcionario de la SCT.

Con información de Proceso

Articulo de Verónica Espinosa