Notice: jetpack_enable_opengraph está obsoleto desde la versión 2.0.3. Utiliza jetpack_enable_open_graph en su lugar. in /home2/insurge2/public_html/wp-includes/functions.php on line 3831

Rescatan con vida a 52 personas entre los escombros de CDMX

230 0

Redacción InsurgentePress/Foto Bruno Cortés-Maya Comunicación/Ciudad de México.- En un cielo encapotado, grisáceo que pareciera acompañar la tragedia del sismo, voluntarios y brigadas oficiales han logrado rescatar con vida de entre los escombros de edificios a 52 personas en la Ciudad de México.

El miedo ha sobrecogido a los capitalinos, la mayoría todavía no se repone de la angustia que trajo consigo el sismo de 7.1 grados Richter. Las calles lucen semi-vacías atípicas al movimiento vertiginoso en la urbe que nunca duerme.

Un ligero viento recorre los puntos neurálgicos de la tragedia arrastrando un polvillo blanco que impregna la ropa y manos de cientos de voluntarios y brigadistas aglomerados en torno a los edificios caídos en busca de un halo de vida entre toneladas de varillas retorcidas y grandes pedazos de lozas de cemento.

El caso que acaparó la mirada de millones de espectadores en las principales cadenas de televisión y redes sociales ha sido el colegio Enrique Rébsamen, que se tragó la vida de decenas de niños en la colonia Coapa, al sur de la Ciudad de México.

Según la cifra oficial de la Comisión Nacional de Seguridad y la Delegación Tlalpan, en el lugar han contabilizado 28 muertos—22 niños—- y el rescate de 11 personas, como un misterio caprichoso de la naturaleza que quita y devuelve vidas de una forma misteriosa.

Las brigadas trabajan sin descanso en recuperar a tres más atrapados bajo los escombros. Las manos mueven los pedazos de cemento como si fuesen piezas de un tablero de ajedrez para evitar el colapso total de la estructura derruida.

Según las versiones de quienes trabajan en el lugar, se trataría de dos alumnas y una trabajadora de intendencia. Un par de perros entrenados en la búsqueda de personas husmea los espacios pequeños que dejan fluir el aire de un lado a otro entre las pilas de cemento de la escuela.

Entre los escombros del colegio Enrique Rébsamen brigadistas han concentrado la ilusión y esfuerzo de recuperar sobrevivientes como para decir a la naturaleza que ha doblado fierros y cemento de edificios, pero no ha quebrantado la voluntad humana de luchar hasta el último aliento.

Mientras la tragedia continúa en el Colegio Enrique Rébsamen, en él área de Calzada de Brujas, que une Prolongación División del Norte con Canal de Miramontes las fisuras son evidentes en decenas de edificios.

A diferencia de anoche cuando cientos de voluntarios lograban ingresar, está mañana el acceso a Brujas ha sido restringido, mandos del Ejército han asumido el control de las labores de rescate.

La tarea para voluntarios de la sociedad civil se ha concentrado en el retiro de escombros, suministro de víveres, agua para los rescatistas, atención a víctimas y familiares, coordinado por las autoridades capitalinas.

El Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera aseguró que las brigadas oficiales y voluntarios han rescatado con vida entre los escombros de edificios colapsados a unas 52 personas en la Ciudad de México.

En un mensaje, indicó que en un inicio habían reportado 45 inmuebles colapsados, pero la cifra cambió debido a que había reportes duplicados.

Todos los hospitales de la Ciudad están trabajando, agregó, tanto los de la autoridad capitalina como del Gobierno federal.

… Y entregan 25 cuerpos

Las noticias no han sido halagüeñas del todo, pues el Instituto de Ciencias Forenses (Incifo) informó que habían sido ingresados 32 cadáveres provenientes de edificios colapsados por el sismo en la Ciudad de México hasta las 11:00 horas de este miércoles.

Entre las víctimas aparecen, 23 son mujeres y 9 hombres, de los cuales 25 han sido entregadas a sus deudos.

En las instalaciones permanecen siete más, de ellos cuatro han sido identificados por familiares que realizan los trámites para su sepultura. Los otros aguardan a ser reclamados por alguien. Así transcurre el día después del sismo en medio de un cielo encapotado, grisáceo y sosegado en la capital del país.