Queman paramilitares priistas casas y acribillan a tzotzil en Los Altos de Chiapas

255 0

Redacción InsurgentePress/Tuxtla Gutiérrez.- Civiles armados ligados al Partido Revolucionario Institucional (PRI) prendieron fuego a seis viviendas, acribillaron un hombre y forzaron el desplazamiento de unos mil indígenas tzotziles en su mayoría mujeres y niños en un paraje del municipio de Chalchihuitán a 140 kilómetros al norte de la capital de Chiapas.

Testimonios de mujeres confirmaron que paramilitares priistas irrumpieron de forma violenta en el paraje Kanalumtik de esa región—enclavada en Los Altos de Chiapas— y abrieron fuego contra las casas de madera que posteriormente rociaron de combustible y prendieron fuego.

Los impactos de bala de los paramilitares alcanzaron a un hombre cuyo cuerpo quedó tirado en el paraje, mientras las mujeres y niños escaparon hacia la montaña en busca de refugio, desde el pasado 13 de noviembre.

Las mujeres relataron que los priistas agredieron a los habitantes de Kanalumtik en represalia por haber negado el apoyo a ese partido político de cara al proceso electoral para renovar la gubernatura, alcaldías y congreso local en Chiapas el próximo primero de julio.

Además, narraron que a través de religiosos católicos de la región habían solicitado apoyo al secretario de Gobierno Juan Carlos Gómez Aranda, quien ha hecho caso omiso a las peticiones de los indígenas desde hace más de 15 días.

Gómez Aranda actual secretario de Gobierno ocupó el cargo de dirigente estatal del PRI en el periodo de mayor expansión de los grupos paramilitares ligados a ese instituto político que desembocó en la masacre de 45 indígenas pro-zapatistas en la comunidad de Acteal, Chenalhó el 22 de diciembre de 1997.

El municipio indígena de Chalchihuitán colinda con Chenalhó que arrastra una historia de dolor y muerte que han sembrado paramilitares priistas en la región de Los Altos de Chiapas, en los últimos 20 años.

En un comunicado el Centro de Derechos Humanos ‘Fray Bartolomé de las Casas’ fundado por el extinto obispo Samuel Ruiz García, denunció que existe una situación de emergencia en la zona Altos de Chiapas, derivado de la irrupción de civiles armados.

“En el mes de octubre sucedió la muerte de Samuel Pérez Luna poblador de Chalchihuitán, originario de la comunidad de Kanalumtik; y se profundizó la violencia el 13 de noviembre, ocasionada por grupos armados de la región.

“Por lo cual se han desplazado centenas de familias y siguen saliendo más personas aún, se está viviendo una situación de violencia generalizada. Las personas están refugiadas en el monte, según dicen son más de mil.

“Grupos armados cortaron la carretera y bloquearon todos los accesos a las comunidades del municipio de Chalchihuitán, quedando incomunicada la población”, señaló el centro de Derechos humanos Fray Bartolomé en su comunicado .

“Hasta el día de hoy siguen los disparos de bala, la población está viviendo en terror, hay rumores que van entrar gente armada para agredir a las personas que están en la cabecera de Chalchihuitán. No hay nada de comer, ni frijol y ni tortilla.

“El Gobierno del estado de Chiapas no escucha porque no se ha hecho nada, estamos solos y abandonados a nuestra suerte. Todos los negocios están cerrados, ya no maíz, no hay fruta, no hay gasolina. El municipio está sitiado, no hay manera de pasar despensa; hay mucho miedo, hay balacera en el comunidad de Pom y por lo menos 9 casas quemadas. Y hay amenazas que cortarán la energía eléctrica”, indicó.