¿Qué se aprendió del asteroide 2012 TC4? Y cómo debemos actuar en su regreso

1161 0

Agencias / InsurgentePress, Ciudad de México.- Durante la noche de miércoles a jueves pasó relativamente cerca de la Tierra, el Asteroide 2012 TC4 y astrónomos del mundo entero pasaron la noche en vela para observar su paso. En la escala astronómica el concepto de “cercanía” es relativo. En realidad 2012 TC4 pasó a unos 50.000 kilómetros de la Tierra.

Pero si lo presentamos de otra forma, quizá nos pueda parecer más cerca que lo que a priori pensamos. Digamos que este asteroide pasó a la mitad de la cuarta parte de la distancia que hay entre la Tierra y la Luna o a un octavo, aproximadamente de la distancia que separa la Tierra de la Luna.

Los científicos afirman que la órbita de este asteroide cruza “regularmente” la órbita de la Tierra. Entonces es muy probable que dentro de algunas décadas o siglos o milenios, termine por estrellarse con nuestro planeta.

Los modelos más recientes de la futura ruta del asteroide, que puede ser alterada por la fuerza gravitacional de la Tierra, ha descartado la posibilidad de que se estrelle contra nuestro planeta la próxima vez que nos visite en 2050.

Pero no se puede decir lo mismo de su visita en 2079.

“Sabemos hoy que el asteroide no impactará la Tierra en el año 2050, pero la cercanía de su paso en 2050 podría desviar la ruta del asteroide de tal manera que puede estrellarse contra la Tierra en el año 2079”, le dijo Rüdiger Jehn, de la Agencia Espacial Europea.

Las probabilidades de un impacto de aquí en 62 años son 1 en 750. Pero, afortunadamente, el 2012 TC4 no tendrá el mismo resultado que el choque que acabó con los dinosaurios. De hecho, es más pequeño que la roca que explotó al estrellarse contra la atmósfera sobre Rusia en 2013, reventando algunas ventanas en la ciudad de Cheliábinsk.

2012 TC4 fue descubierto en el Observatorio de Haleakala, en la isla hawaiana de Maui en 2012, de ahí la primera parte de su nombre me imagino, justo antes que cruzara la Tierra a 94,000 kilómetros de distancia.

Los astrónomos calculan que su diámetro es de entre 10 y 30 metros, lo que en los hechos si su órbita lo llevara a entrar en colisión con la Tierra no provocaría grandes daños porque se destruiría al contacto con la atmósfera de nuestro planeta.

Y si ese fuera el caso, sus fragmentos provocarían más o menos los mismos daños que provocó el meteorito que cayó cerca de Cheliábinsk, Rusia, el 15 de febrero de 2013 y cuya onda de choque destruyó miles de vidrios e hirió a varios centenares de personas. André Grandchamps, astrónomo en el Planetario Rio Tinto-Alcán de Montreal, observó el paso de 2012 TC4.