PRI: pandilla de hipócritas – Manuel Ajenjo

108 0

InsurgentePress, Ciudad de México.

Por: Manuel Ajenjo.

 En el lapso de una semana cayeron dos exgobernadores, prófugos de la justicia: Tomás Yarrington y Javier Duarte. Priistas ambos. Par de ratas.

Yarrington, que gobernó Tamaulipas entre 1999 y el 2004, andaba huido desde el 2012, aunque en el último año de su gobierno la Procuraduría General de la República (PGR), había iniciado una investigación en su contra. La entidad norteña se había convertido en un territorio de guerra entre cárteles del narcotráfico, en un paraíso para el lavado del dinero y en un negocio multimillonario para el gobernador, y sus aliados.

Pero como sabemos, las investigaciones para castigar a las tepocatas en el gobierno de Fox, al revés de lo sucedido con sus entenados, familiares y cuates, no prosperaron. Puro jarabe de pico.

Fue hasta enero del 2012, fecha en la que la DEA acusó a Yarrington de haber lavado millones de dólares para los Zetas y para el Cártel del Golfo, así como de haber introducido cocaína a Estados Unidos, cuando la persecución contra él fue real y Yarrington tuvo que “poner los pies en polvorosa” —escapar tan rápido que sólo queda el polvo revoloteando—.

El exgobernador pudo hacer “turismo delincuencial” durante el transcurso del período presidencial de su amigo y correligionario Enrique Peña Nieto —existe una fotografía donde el mexiquense luce como chofer del malhechor—. Pero la negligencia, inadvertida o producto del acto de hacerse pendejo, del aparato de justicia mexicano —de algún modo hay que llamarlo—, fue rebasada por la eficacia de la Interpol y la policía italiana, quienes interrumpieron el período vacacional del narcoturista.

Gordito en fuga

Aquí manifesté que el gobernador de Veracruz, además de maltratar a la báscula, tenía tendencia a la corrupción en gran escala, lo cual era un clamor en la entidad. Analistas políticos y periodistas de experiencia y renombre lo escribieron, lo dijeron en radio y lo exhibieron por televisión. Ninguna autoridad hizo caso. Al parecer nadie en la PGR ni en Gobernación lee los periódicos, escucha el radio o mira la televisión y si lo hace no le da el menor crédito a la información.

Javier Duarte se presentó en el matutino noticiero de Carlos Loret de Mola para anunciar, a 48 días de que terminara su gobierno, su decisión de solicitar al Congreso del estado licencia para separarse del cargo. Carlos le preguntó: “¿Va a usted a huir?”. El honorable don Javier —ese día debió de haber cobrado su presentación por conducto de la Asociación de Actores— respondió: “¡Por supuesto que no, me quedo en Veracruz!”.

Yo no le creí. Hice una parodia de la canción “Veracruz” del gran Agustín Lara, que reproduzco parcialmente: “Goberné con ansias de plata/ pues nací con alma de pirata./ He nacido corrupto y muy gacho/ hacedor de transas/ y me iré lejos de Veracruz”. La última parte de la canción fue premonitoria. Veracruz son tus moches/ lo turbio del narco, zetas y Fidel./ Veracruz, voy a correr/ y me llevo a tierras lejanas todita la lana/ que yo te chingué.

El PRI

No faltamos los mal pensados que creemos que este par de goberladrones son “oportunamente” atrapados cuando faltan 48 días para las elecciones municipales en Veracruz y para las gubernaturas de Nayarit —¿qué tal el fiscal Veytia—, Coahuila (de los Moreira) y el Estado de México (donde Del Mazo no levanta).

En apoyo a mi idea transcribiré y, entre paréntesis haré un comentario, sobre el boletín enviado por el PRI al respecto; boletín que me parece un compendio de hipocresía y una agresión a la inteligencia de los mexicanos: “El Partido Revolucionario Institucional expresa su reconocimiento y respalda el trabajo realizado por la Procuraduría General de la República, quien en coordinación con diversas autoridades del Estado mexicano (a pesar de no poder actuar en otro país) y de la República de Guatemala, lograron la detención del expriista y exgobernador de Veracruz, Javier Duarte. (Lo ex no quita lo corrupto).

El PRI exige que se realicen todas las indagatorias correspondientes y respetando el debido proceso, se sancione ejemplarmente al exgobernador de Veracruz, así como a quienes se compruebe que hayan formado parte de su red delictiva. (Como los dos colaboradores que a los que se les encontró 25 millones de pesos en efectivo en el aeropuerto de Toluca).

Por otra parte, exigimos de las autoridades federales correspondientes que se recupere el dinero y los bienes producto de actividades ilícitas, y se reintegre en su totalidad al pueblo de Veracruz. (¿Incluyendo los 25 millones de Toluca?).

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, fue suspendido del PRI el 26 de septiembre del 2016 y a solicitud de la dirigencia nacional de este instituto político, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria (que es autónoma) lo expulsó del PRI el 25 de octubre del 2016. (Cosa que al ex pulsado le vale 4 toneladas de madre).

El PRI refrenda su compromiso con el Estado de Derecho, la transparencia y la rendición de cuentas, y reafirma el combate frontal a la corrupción y a la impunidad. (¿Por qué no para este efecto forman una Comisión con Roberto Borge, Rodrigo Medina, Humberto Moreira y Arturo Montiel?).

Las acciones del gobierno de la República y del presidente Enrique Peña Nieto, acreditan que México está cambiando. (Efectivamente, cada día nos volvemos más cínicos).

elprivilegiodeopinar@eleconomista.com.mx

Con información de Eleconomista.com.mx