Mexico City
16°
nubes dispersas
humidity: 52%
wind: 3m/s SSE
H 16 • L 12
Weather from OpenWeatherMap

Prevé Google bloquear anuncios en plataforma Chrome

Texto Agencias/Nueva York.- Alphabet, la empresa matriz de Google, planea incluir un bloqueador de anuncios en las versiones móviles y para ordenador de Chrome, el popularísimo navegador de Internet de la casa, según publica The Wall Street Journal.

Este filtro se activaría por defecto en una futuro actualización del programa y dejaría de mostrar aquellos anuncios que, según la empresa, complican la experiencia del usuario por su localización o por su tamaño o porque se despliegan a pantalla completa (algo contra lo que la compañía ya actúa).

Google determinaría qué anuncios son inapropiados según los parámetros de la Coalition for Better Ads, una institución que vela por la publicidad de calidad.

Entre los anuncios condenados por esta asociación, están los ‘pop-ups’ (los anuncios que se despliegan por delante del contenido), los vídeos que se reproducen automáticamente y con sonido y los anuncios persistentes con una cuenta atrás que no se pueden ocultar hasta que pasa cierto tiempo.

Google no ha confirmado nada todavía sobre esta nueva herramienta de Chrome, pero la información del WSJ apunta a que las funciones del bloqueador de anuncios permitirían incluso bloquear por defecto toda la publicidad de una página web con anuncios que no encajan en su política, independientemente de si todos ellos son inadecuados o sólo uno de ellos.

De confirmarse esta operación por parte de la compañía, bien podría ser al final y movimiento contraproducente, pues Google es una empresa levantada sobre la publicidad y que obtiene la mayoría de sus beneficios por los anuncios de sus múltiples servicios y herramientas.

El uso de bloqueadores de anuncios es algo cada vez más común su comodidad, pero para medios de comunicación y creadores de contenido online, es un problema cuando se emplean indiscriminadamente en todas las webs y no sólo en aquellas que puedan tener una mala publicidad.

Inicia la polémica