Notice: jetpack_enable_opengraph está obsoleto desde la versión 2.0.3. Utiliza jetpack_enable_open_graph en su lugar. in /home2/insurge2/public_html/wp-includes/functions.php on line 3831

Operan chantajes en Facebook… ‘0 pagas, o te convierto en pedófilo’

108 0

Texto Periódico El Mundo/Madrid.- Cuando Joan, nombre figurado, aceptó la solicitud de una desconocida en Facebook, no imaginaba hasta qué punto eso podía cambiar su vida. Concretamente, destrozársela. Este empresario catalán que ronda la cuarentena, un hombre con formación universitaria, fue víctima de un caso de chantaje digital, una nueva forma de extorsión en redes sociales como Facebook y Linkedin, bajo la amenaza de convertirlo en pedófilo ante todas sus amistades en la red social de más difusión del mundo. Una bola de nieve que, en la era digital, arrasa cual meteorito. Son fundamentalmente mafias nigerianas y senegalesas las que orquestan este tipo de chantajes, explica a Crónica David Fernández, miembro de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Comisaría General de la Policía Judicial, pero el peligro está a sólo un click de distancia.

Joan cuenta su historia con la voz distorsionada, como lo estuvo su vida durante un angustioso periodo de tiempo, en una entrevista a la emisora RAC1 que reproducimos en exclusiva elmundo.es. “Una chica francesa me contactó por Facebook, y yo pensaba que la conocía”, arranca. “Era un perfil muy normal, no uno de esos que ya notas que son raros, y acepté. Al cabo de un par de días se volvió a poner en contacto conmigo. Empezamos a charlar, y enseguida la conversación cambió, me dijo que era un chantaje, y que me iba a enseñar algo”. Joan no estaba preparado para lo que iba a ver. Ni él ni nadie lo estaría.

1.000 euros a mi cuenta

“Me pasó un enlace a un video de montajes fotográficos donde aparecía yo masturbándome delante de pornografía infantil. Me quedé acojonado”. Lo siguiente, en esto no cambia si la extorsión es digital o analógica, fue pedirle algo más de 1.000 euros que debía transferir a una cuenta en un país africano. Cuando se negó, le advirtieron de que al día siguiente todas sus amistades de Facebook tendrían el video en su muro. Aun así no cedió, y ellos tampoco.

FacebookAnuló la nueva amistad. Era un viernes por la tarde. El sábado por la mañana comenzaron a llegar los Whatsapp de sus amigos. “Joan, ¿qué está pasando? ¿Qué estás haciendo en Facebook?”. La pesadilla 2.0 que podía destrozar su vida se había desencadenado, y pronto descubriría que estaba solo para hacerle frente. Que Mossos d’ Esquadra y Policía Nacional poco podían hacer, como reconoce el propio Fernández, que habla de la supremacía de las tecnológicas. Facebook es un gigante digital que te machaca si se vuelve contra ti. “Habían duplicado mi perfil al 100% y habían vuelto a pedir amistad a mis amistades. Mucha gente no se dio cuenta, se preguntó qué habría pasado, pero aceptó, y automáticamente aparecían los montajes fotográficos en sus muros. Lo querían extender. Cuando te encuentras en esa situación te das cuenta de que Facebook no te hace ni caso”.

Aunque no recuerda bien la secuencia de lo sucedido, Joan cree que ese primer perfil falso fue borrado por la red, pero el segundo -lo volvieron a duplicar- ya no. “Me dijeron que no contravenía su normativa, y ahí te das cuenta de que estás totalmente vendido. La Policía es demasiado lenta, y si hubiera esperado a que actuaran, hoy esas fotos estarían por todas partes”. El agente Fernández lo corrobora: “Si una red social no quiere borrar un perfil, ni un particular ni la Policía puede conseguirlo. Sólo un juez puede lograrlo, a veces”.

Facebook nunca le brindó un interlocutor de carne y hueso, y ssus respuestas fueron siempre automáticas, se diría que como la que ha recibido Crónica con relación a esta historia. “Pedimos a nuestros usuarios que usen su identidad verdadera. Pretender ser otra persona viola los procedimientos de nuestra comunidad, y retiramos los perfiles denunciados como suplantaciones”, es todo su comentario.

Joan decidió no esconder lo que estaba sucediendo, y el lunes siguiente, apenas 72 horas después de que comenzara todo, reunió a sus empleados y se lo contó. Avisó a todas sus amistades, les pidió que no aceptaran o cancelaran su amistad con la francesa y con el falso perfil, que intentaran quitar las fotos de sus muros. Logró frenar la bola, pero es una excepción.

“Hay que dedicarse totalmente a ello para poder tener una mínima opción de pararlo”, explica Manuel Ransán, experto en ciberseguridad de INCIBE, el Instituto Nacional de Ciberseguridad, y coordinador de la OSI para menores, la Oficina de Seguridad del Internauta. De hecho, hoy en día, añade, son muchos los que pagan. De un tiempo a esta parte reciben llamadas solicitando ayuda a diario. “Sabemos de numerosos casos en Linkedin”, cuenta. “Es una red que deja claro el puesto que tienes, y los delincuentes se fijan en gente que consideran tienen buena posición laboral y dinero, reputación, que no quieren que el chantaje salga a la luz y pagan”.

El procedimiento casi siempre es el mismo: se recibe una solicitud de amistad de una persona con un perfil profesional interesante, “siempre chica, y guapa”, puntualiza. “Se establece una conversación laboral, que transita a lo íntimo, y acaba en sexting (intercambio de mensajes sexualmente explícitos). Consiguen grabar las partes íntimas del futuro extorsionado en video, y después las cuelgan en Youtube”. Pero el caso de Joan, que considera fue precavido en las redes sociales -se ha borrado de todas-, demuestra que simplemente con dar acceso a nuestro perfil puede pasar lo peor. Que no hace falta incurrir en sexting ni nada que se le parezca.

“Se estima que casi el 30% de los usuarios en redes sociales expone sus datos y publicaciones sin restricción alguna”, explica David Fernández.

Los casos de extorsión y chantaje aumentan exponencialmente, y “cuando ocurre en países africanos, por ejemplo, nos es muy difícil actuar, porque no nos dan ningún tipo de información”. También puede ocurrir que “el delito se cometa aquí, pero que en Estados Unidos no sea delito, y es su jurisdicción la que manda. Entonces no nos dan datos”. El funcionario policial se sincera: “Si te pasa algo así, puedes denunciar, pero el daño está hecho”. Y Ransán corrobora. “La legislación está desfasada respecto al mundo digital”.

Por: Eva Dallo/Periódico El Mundo-España.