Nate toca tierra por segunda vez en EU y desciende a tormenta tropical

178 0

Redacción

Nate tocó tierra en los Estados Unidos como huracán categoría uno con vientos de hasta 140 km/h, pero a su paso sobre el centro-sur del país norteamericano ha bajado la intensidad hasta convertirse en tormenta tropical.

A las siete horas de la mañana de hoy su centro se encontraba sobre el estaodo de Alabama, la presión había aumentado hasta 994 hPa y la velocidad de sus vientos disminuyó a 72 km/h.

Los territorios más afectados son Luisiana, Mississippi, Alabama y La Florida. Hasta el momento no se ha reportado ninguna víctima mortal.

Nate es la cuarta tormenta tropical que afecta a EU en el último mes y medio, después de Harvey, que anegó la ciudad de Houston, en Texas, Irma, que causó daños – aunque mucho menores de lo previsto – en Florida y, sobre todo, María, que ha dejado sin electricidad a Puerto Rico, donde se ha cobrado 34 vidas.

El huracán Nate llegó a la costa de EU en dos ocasiones. Primero, en torno a las 5 de la tarde de ayer cuando arribó al Delta del Mississippi, en el estado de Luisiana. Pero no se adentró en tierra, sino que volvió a entrar en el Golfo de México, y siete horas y media después volvió a entrar en la ciudad de Biloxi, en el vecino estado de Mississippi, un importante centro petrolero de EU. Se da la circunstancia de que Katrina también entró en tierra por Biloxi. Dada la región pantanosa en la que está actuando Nate, la tormenta ha ocasionado graves inundaciones en Biloxi y en varios pueblos del Delta.

Nate es mucho más débil que sus tres predecesores, por lo que su impacto debería ser mucho más menor. Sin embargo, está afectando el Delta del Mississippi, una enorme zona de marismas, pantanos, y manglares, en la que está la ciudad de Nueva Orleáns, que en su mayor parte ha sido construida bajo el nivel del mar.

Desde que Katrina destruyó la ciudad, los diques de contención han sido reconstruidos y reforzados, pero el problema que afronta Nueva Orleáns es que, debido a la actividad humana, los sedimentos del Mississippi se van directamente al Golfo de México en lugar de acumularse en la desembocadura del río. El Delta, que tiene una superficie de 13 mil kilómetros cuadrados (algo menos que Asturias y Cantabria juntas), desparecerá por la erosión en 80 años.