Notice: jetpack_enable_opengraph está obsoleto desde la versión 2.0.3. Utiliza jetpack_enable_open_graph en su lugar. in /home2/insurge2/public_html/wp-includes/functions.php on line 3831
En diciembre de 2014 las cámaras de Diputados y Senadores aprobaron la Ley General de Vida Silvestre, y a partir del 8 de julio de 2015 la entrada en vigor de que ningún circo debía ofrecer animales en sus espectáculos.

Muere 80 por ciento de animales de Circo por iniciativa del PVEM

387 0

Agencias / InsurgentePress, Ciudad de México.- De los mil 298 animales censados hace un año por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en los 80 circos del país, “no más de 300 están vivos”; el resto fueron comprados por coleccionistas privados, vendidos a taxidermistas o “cayeron en manos de traficantes de especies y ahora están convertidos en tapetes”.

Teresa Moreno, médica veterinaria, responsable técnica y enlace entre la Semarnat y los empresarios, cuya tarea era llevar un registro de los animales existentes en los circos del país, señaló que muchos de esos animales que permanecen vivos están en santuarios, siguen en los circos arrinconados o fueron entregados a zoológicos, enfermos y deprimidos.

“Me tocó sacar los documentos de entrega de todos los animales; el ciento por ciento se entregó vivo. Sin embargo, 80 por ciento no lo está o está en condiciones no favorables”, revela en entrevista.

Moreno tenía un registro de esos mil 298 animales, mismo que obra en los archivos de la Dirección General de Vida Silvestre de la Semarnat, al entrar en vigor la ley del mismo nombre.

De acuerdo con información de la dependencia, ésta solo verificó que se cumpliera la nueva disposición de que los ejemplares de vida silvestre “no estuvieran dando espectáculos circenses”. En tanto, la venta y el destino de los animales quedó en manos de los propietarios de los circos.

A principios de año, el director general de Inspección y Vigilancia de Vida Silvestre, Recursos Marinos y Ecosistemas Costeros de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, Joel González Moreno, afirmó que no habría santuarios suficientes para albergar a los animales de los circos.

Señaló que dicha dependencia “no tiene obligación por ley para fomentar este tipo de lugares”. Lo cierto es que los animales quedaron sin protección oficial.

En diciembre de 2014 las cámaras de Diputados y Senadores aprobaron la Ley General de Vida Silvestre, y a partir del 8 de julio de 2015 la entrada en vigor de que ningún circo debía ofrecer animales en sus espectáculos.

Para evitar sanciones, los dueños remataron hace un año a sus animales; los compradores fueron muchos. Otros fueron a dar a zoológicos, pero pocos.

En la puja hubo de todo: compradores honestos y otros que no se supo quiénes eran.

“Sí, se ostentaron como gente registrada (ante la Semarnat). Revendieron a los animales y, sí, muchos de esos ejemplares están convertidos ya en tapete”.

La taxidermia en México no está prohibida. A un año de esa ley su balance es negativo. Dice que la campaña acabó con todos: circos, empresarios y animales, “fue una tragedia…”, califica Moreno.

“Se vaciaron las carpas pues ya no había público; los circos empezaron a cerrar, algunos vendieron sus camiones, pedazos de carpas y animales. Finalmente quebraron.

“Es una tragedia social, porque era un entretenimiento sano para todos; una tragedia económica que repercutió en familias de circos y en los que indirectamente tenían una ganancia: proveedores y artistas, y por el lado de los animales fue otra tragedia”.

Los ejemplares fueron vendidos, acomodados en zoológicos, criaderos o en colecciones de particulares. “El mercado se dio cuenta de esa situación y se aprovechó. Un animal que valía 100 pesos, terminó en 3”, señaló.

Ante la desesperación por la entrada en vigor de la ley y las sanciones que implicaba la posesión de animales en circos, “los empresarios empezaron a entregar sus ejemplares a veces a bajo costo o sin costo al final”.

Fue una “tragedia” por todos lados. Los animales que alcanzaron a llegar a algún zoológico sufrieron depresión y, en algunos casos, muerte. Fueron arrancados del hábitat al que estaban acostumbrados: aplausos, pista, luces y risas del público.

Algo de ello lo vieron en un zoológico de Pachuca, Hidalgo, que se quedó con una colección de dromedarios y camellos que antes estuvieron en circos.

“Resulta que los primeros días, cuando la gente se paraba a verlos, en automático se formaban, como si estuvieran en función de circo, nadie les daba instrucciones. La verdad, uno se sentía obligado a aplaudirles…”, señala Moreno.

Los animales que llegaron a los zoológicos encontraron áreas más grandes para su desenvolvimiento; pese a ello “no se adaptaban o se la pasaban chillando. Muchos se deprimieron, empezaron a enfermar de cosas que no se habían manifestado anteriormente en el circo y a morir”, enfatizó.