Matan a golpes a modelo colombiana abandonada en la Nápoles

266 0

Redacción InsurgentePress/Ciudad de México.- El presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Edgar Elías Azar aseguró que literalmente mataron a golpes a la modelo de nacionalidad colombiana Stephanie Magón, cuyo cuerpo desnudo abandonaron en la colonia Nápoles, delegación Benito Juárez, el pasado sábado.

“Traía fracturas en mandíbula, desprendimiento de dientes, golpes contundentes mortales, costillas rotas, en fin, venía muy golpeada. Son golpes proferidos, o sea, intencionalmente la mataron a golpes”, sostuvo.

Luego de su participación en la inauguración de un taller sobre trata de personas, el funcionario comentó que según los resultados de la necropsia, la joven de 23 años no murió a causa de una caída accidental desde la azotea del edificio número 20 de la calle Miami en la que vivía, como difundieron en algunos reportes de prensa.

Según su versión, la mujer originaria de Cali fue víctima de una “severa golpiza” y de “violencia extrema” que le causó la muerte antes de caer.

Agregó que debido a las condiciones en que fue hallado el cadáver –en plena calle, desnudo completamente y con huellas de severos golpes– personal del Tribunal aplicó el procedimiento bajo los protocolos de feminicidio.

Elías Azar agregó que el cuerpo de la víctima se encuentra en el Instituto de Ciencias Forenses (Incifo) del Tribunal, pero que ni familiares ni conocidos han acudido a reclamarlo. No obstante, aclaró que autoridades capitalinas ya tienen contacto con el Consulado de Colombia para iniciar los trámites de repatriación.

La Procuraduría General de Justicia capitalina inició una carpeta de investigación sobre el caso con el número CI-FBj/BJ-2/UI-3/3484/07-2016, y quedó a cargo de la Fiscalía de Homicidios, dirigida por Marco Reyes, el mismo funcionario encargado de investigar el multihomicidio de la colonia Narvarte.

Se sabe que entre los avances de la indagatoria, llamó a declarar a una mujer de nacionalidad uruguaya, presuntamente vecina de la víctima, así como a un mexicano que supuestamente estuvo en el departamento de Stephanie momentos antes de su muerte.

En tanto, Antony Marín, esposo de Stephanie Magón, aseguró que la Procuraduría General de Justicia capitalina no le ha informado sobre los avances la muerte de la modelo.

“No se han comunicado con nosotros. La Cancillería nos está ayudando y la Embajada de Colombia. Estamos en los trámites pertinentes para lograrla lo más rápido posible, es nuestra prioridad ahora”, comentó en entrevista en Radio Fórmula.

Marín añadió que su esposa nunca le comentó que tuviera algún problema o la estuviera pasando mal en la Ciudad de México. “Aparentemente estaba normal y no sabemos en realidad qué pasó”, dijo.

La joven llegó a México en mayo pasado, contratada por la agencia de modelos New Icon Model Management y tenía compromisos con algunas agencias de publicidad.

Por lo pronto, integrantes de la comunidad colombiana residente en México, agrupados en la asociación Me Muevo por Colombia, convocó a una manifestación contra los casos de violencia de los que connacionales han sido víctimas en la capital en los últimos años.

“Justicia para las víctimas. Verdad e investigación. Respeto y no estigmatización”, dice la convocatoria para el próximo domingo 7 de agosto a las 16 horas en el Parque Hundido.

Modelo debía dinero

Según el reporte de El Tiempo, Stephanie realizó un casting como modelo de protocolo en la agencia New Icon Model Management y en mayo pasado viajó a la Ciudad de México, en donde planeaba quedarse un año.

Su esposo Antony Marín, “lo último que supo de ella fue de boca de una mujer que dijo haberla visto ‘en pésimas condiciones’ y drogada luego de que salió del bar Foro Normandie, en México”. Agregó que la última vez que habló con ella la sintió “distante y extraña”, pero que no le dijo nada que motivara preocupación.

El hombre informó que su esposa tenía una deuda de ocho millones de pesos (colombianos) correspondientes a lo que la agencia en México pagó por sus boletos de avión y la visa para que ella pudiera llegar a trabajar.

“Ella se fue muy contenta y sabía que tenía que pagar eso, se supone que allá iba tener siete castings diarios y que iba pulirse para poderle ofrecer a la agencia lo que ellos pedían”, dijo Mario Castro, uno de los representantes en Colombia de la agencia M&P Agency, que ayudó a la joven.

Añadió que la modelo le dijo que estaba en campañas fotográficas y de protocolo y que había planes de llevarla a Los Ángeles a trabajar.