Lo que el nuevo libro revela y desata la furia de Donald Trump

159 0

Agencias

Washington, EU, 5 diciembre 2017.-Donald Trump intenta desacreditar las revelaciones de un nuevo libro que afirma que él no quería ni esperaba llegar a la Casa Blanca, que su esposa rompió a llorar al enterarse de su victoria y que uno de sus altos asesores pensaba que el contacto de su hijo con una abogada rusa durante la campaña fue “traición”.

Su enfado con “Fire and Fury: Inside the Trump White House” (El fuego y la furia: la Casa Blanca de Trump por dentro) del escritor Michael Wolff es tal, que uno de sus abogados reclamó la cancelación inmediata de la publicación y difusión del texto.

El libro recoge que el objetivo de Trump no era llegar a ser presidente e imponerse a la candidata demócrata Hillary Clinton, sino potenciar su marca. Y lo retrata como un niñito malcriado en muchos aspectos que no comprende la responsabilidad que representa la presidencia y pasa las noches comiendo hamburguesas en la cama, mirando la televisión y hablando por teléfono con viejos amigos.

La revista New York también publicó el miércoles una amplia adaptación del libro, en el que Wolff escribe que Trump creía que su candidatura a la presidencia impulsaría su marca y le daría “un sinfín de oportunidades”.

Añade que Trump Jr. le dijo a un amigo que su padre, al enterarse de que estaba a punto de ganar las elecciones, estaba tan asustado que “parecía como si hubiera visto un fantasma”. Describe que en ese momento la ahora primera dama Melania Trump “estaba llorando, y no precisamente de alegría”.

Las revelaciones más explosivas hasta ahora

1- Los defensores públicos de Trump se lamentan en privado de tener que defender al presidente. Por ejemplo, según un extracto publicado por The Hollywood Reporter, el exportavoz de la Casa Blanca Sean Spicer no podía creer que tuviera que defender la afirmación de Trump de haber tenido la mayor cantidad de asistentes de la historia a una ceremonia inaugural.

2- Rupert Murdoch lo describe como un “maldito idiota” (“f***ing moron”), una opinión que, según escribe Wolff, es compartida por otros miembros de su gabinete como el Secretario de Estado, Rex Tillerson.

El magnate de los medios llamó con frecuencia al presidente durante su primer año en la Casa Blanca para darle consejos, pero en privado -según el autor del libro- “siguió ridiculizándolo burlonamente”.

Poco después e asumir el cargo, los asesores de la Casa Blanca notaron que Trump “no procesa la información en ningún sentido convencional”.

“No leía”, escribe Wolff. “Ni siquiera echaba un vistazo. Algunos creían que para todos los propósitos prácticos él no es más que semianalfabeto.

Confiaba en su propia experiencia, sin importar cuán insignificante o irrelevante, más que en la de cualquier otra persona. A menudo se sentía seguro de sí mismo, pero con la misma frecuencia quedaba paralizado, menos sabio y más una figura de chisporroteantes y peligrosas inseguridades, cuya respuesta instintiva era arremeter y comportarse como si su intuición, por confusa que estuviera, le dijera de forma clara y contundente lo que tenía que hacer”.

3- Trump repetía cada vez más historias y no podía reconocer a viejos amigos. Antes de asumir el puesto de jefe de gabinete -cuenta el texto-, Reince Priebus había sido advertido de la inclinación del magnate republicano a repetirse “constantemente”.

4- El libro incluye una conversación con el que fuera último jefe de campaña y exestratega jefe de Trump en la Casa Blanca, Steve Bannon, en la que este tacha de “traición” y “antipatriota” una reunión mantenida en 2016 entre el hijo mayor de Trump, Donald Jr., y un grupo de rusos en busca de documentos que perjudicaran a Clinton.

“Van a quebrar a Don Junior en la televisión nacional como si fuera un huevo”, afirmó Bannon, según publicó The Guardian.

5- Wolff revela que Ivanka Trump llegó a un acuerdo con su marido, Jared Kushner, según el cual si en un futuro alguno de los dos podía aspirar a la presidencia, sería ella quien lo haría. “La primera mujer presidenta, soñaba Ivanka, no sería Hillary Clinton. Sería Ivanka Trump”, indica.

El texto también contiene otros detalles curiosos: A Trump le gusta comer en McDonald’s porque siempre ha temido que le envenenaran quienes le preparaban la comida, y el extraño color de su pelo se debe, según Ivanka, a su “impaciencia” a la hora de aplicarse el tinte “Just for men”, que oscurece el cabello más o menos según el tiempo que se deje actuar.

La reacción de la Casa Blanca

Según informaron medios locales, el letrado Charles Harder pidió a Wolff y a su editorial que “cesen y desistan de cualquier publicación, revelación o diseminación” .

“Estamos investigando numerosos comentarios falsos y sin base que ha hecho usted sobre el señor Trump”, informó el defensor del presidente al autor de la obra, cuya publicación completa se prevé la semana que viene.

También expresó que se puede probar una “malicia real” en la creación de Wolff, ya que -incidió- “el libro admite en la introducción que contiene declaraciones no verdaderas” y no cita a ninguna fuente para muchas de sus “dañinas afirmaciones” sobre Trump.

En esta línea, los abogados del mandatario enviaron a Bannon un documento legal similar al remitido a Wolff para que cese en sus declaraciones sobre el gobernante y cumpla el compromiso de confidencialidad que firmó.

“Ha incumplido el acuerdo (de confidencialidad) al, entre otras cosas, comunicarse con el autor Michael Wolff sobre el Sr. Trump, los miembros de su familia y la Compañía (Trump Organization), divulgar información confidencial al Sr. Wolff y hacer declaraciones despectivas y en algunos casos directamente difamatorias al Sr. Wolff sobre el Sr. Trump, los miembros de su familia y la Compañía”, reza la orden de “cese y desista” enviada a Bannon.

Tras conocerse este miércoles las declaraciones de Bannon, la Casa Blanca emitió un comunicado muy duro del presidente en el que acusó a Bannon de haber “perdido la cabeza” y afirmó que el exasesor “no tenía nada que ver” con su presidencia.

Wolff asegura que su libro está basado en más de 200 entrevistas con el presidente y su círculo político, y según fuentes citadas por The Washington Post, en los primeros meses de la presidencia de Trump se le podía ver vagando por el ala oeste de la Casa Blanca sin escolta o escondido en la oficina de Bannon.