Meandros en la Luna

La Luna alguna vez tuvo atmósfera

127 0

Agencias / InsurgentePress, Ciudad de México.- Que la Luna ha estado surcada por una intensa actividad volcánica es algo que ya se sabía y de lo que queda constancia en su actual orografía. El Mare Imbrium, por ejemplo, fue un vasto campo de lava en su día. Toda esta actividad emitió toneladas de vapores de sodio y silicio que formaron una atmósfera, pero hasta ahora nadie había calculado su densidad.

Intensas erupciones volcánicas, que expulsaron gases a la superficie más rápidamente de lo que podían escapar al espacio, formaron una atmósfera en la Luna, hace tres mil a cuatro mil millones de años.

Debra Needham y David Kring, del Instituto Lunar y Planetario de Houston, Texas, han hecho esos cálculos en función del volumen de lava de la superficie. Según la actividad volcánica, la Luna tuvo una presión atmosférica de un 1% la terrestre gracias a la emisión de unos diez mil millones de toneladas de gas. La nota predominante en ese entorno eran los vientos huracanados, que podían transportar las partículas en suspensión a gran velocidad como en una permanente tormenta de arena.

Cuando uno mira hacia la Luna, se pueden ver fácilmente superficies oscuras de basalto volcánico que llenan grandes cuencas de impacto. Estos mares de basalto, conocidos como maria, irrumpieron mientras el interior de la Luna todavía estaba caliente y generando plumas magmáticas que a veces rompían la superficie lunar y fluían durante cientos de kilómetros.

Los análisis de muestras de las misiones Apolo indican que los magmas transportaron componentes de gas, tales como monóxido de carbono, los ingredientes para agua, azufre y otros compuestos volátiles.

En un nuevo trabajo, Debra H. Needham, del Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA, y David A. Kring, del Instituto Lunar y Planetario (LPI), calcularon las cantidades de gases que se elevaron de las lavas en erupción a medida que fluían sobre la superficie y mostraron que esos gases se acumulaban alrededor de la Luna para formar una atmósfera transitoria. La atmósfera fue más espesa durante el pico de actividad volcánica hace unos 3.500 millones de años y, cuando se creó, habría persistido durante unos 70 millones de años antes de perderse en el espacio.

Needham dice: “La cantidad total de H2O liberada durante el emplazamiento de los mares de basalto es casi el doble del volumen de agua en el Lago Tahoe. Aunque gran parte de este vapor se habría perdido en el espacio, una fracción significativa podría haber llegado a los polos lunares, lo que significa que algunos de los volátiles que vemos en los polos lunares pueden haberse originado dentro de la Luna”.

Los dos pulsos más grandes de gases se produjeron cuando los mares de lava llenaron las cuencas de Serenitatis e Imbrium hace aproximadamente 3,800 y 3,500 millones de años, respectivamente. Los astronautas de las misiones Apolo 15 y 17 exploraron los márgenes de esos mares de lava, que recolectaron muestras que no sólo proporcionaron las edades de las erupciones, sino que también contenían evidencia de los gases producidos por las erupciones de las lavas lunares.

David Kring comentó: “Este trabajo cambia drásticamente nuestra visión de la Luna, de un cuerpo rocoso sin aire a uno que solía estar rodeado por una atmósfera más frecuente que la que rodea a Marte hoy”.

Cuando la Luna tenía esa atmósfera, estaba casi 3 veces más cerca de la Tierra que hoy y habría aparecido casi 3 veces más grande en el cielo. Esta nueva imagen de la Luna tiene implicaciones importantes para la exploración futura.

El análisis de Needham y Kring cuantifica una fuente de volátiles que pueden haber quedado atrapados desde la atmósfera en regiones frías y permanentemente sombreadas cerca de los polos lunares y, por lo tanto, pueden proporcionar una fuente de hielo adecuada para un programa sostenido de exploración lunar.

Los volátiles atrapados en los depósitos de hielo podrían proporcionar aire y combustible para los astronautas que realizan operaciones de superficie lunar y, potencialmente, para misiones más allá de la Luna.

Durante la última década, la búsqueda de volátiles dentro de la Luna y en la superficie de la Luna se ha intensificado. Esos volátiles pueden contener pistas sobre el material que se acrecentó para formar la Tierra y la Luna y, por lo tanto, nuestros orígenes planetarios.

Los volátiles también pueden proporcionar los recursos in situ necesarios para las actividades sostenidas de la superficie lunar que pueden seguir el desarrollo del nuevo vehículo tripulado de la NASA Orion y una estructura que puede orbitar la Luna.

Además, se están desarrollando activos robóticos, como el Resource Prospector de la NASA, para explorar la naturaleza y distribución de los depósitos volátiles que podrían ser adecuados para el análisis científico y la recuperación. Sobre la base de los nuevos resultados de Needham y Kring, esos activos pueden estar recuperando hielo que está parcialmente compuesto de volátiles estallados de fisuras volcánicas hace más de tres mil millones de años.

La falta de un campo gravitatorio fuerte acabó por disipar esa atmósfera. Lo que no se perdió en el espacio se congeló en los polos lunares. En unos 70 millones de años, toda la atmósfera de nuestro satélite desapareció por completo. No obstante, el estudio es importante para entender mejor cómo se forman las atmósferas en otros planetas.

Fuente: New Scientist.