Golea Manchester City a Bournemouth 4-0

41 0

Texto-Periódico Marca/Manchester.- El Etihad se divierte. Ver al Manchester City se está convirtiendo en un show que sus aficionados degustan desde sus asientos. La vida (y el fútbol) ha cambiado en la parte celeste de Mánchester desde la llegada de Guardiola. Los ‘citizens’ aplastaron al Bournemouth (4-0) en otra exhibición del ‘Pep Team’ inglés. Su caro proyecto está luciendo a golpe de goleadas.

Sin Agüero y sin Silva, De Bruyne cogió el balón y se marcó un partidazo. De interior, más lejos de la mediapunta, el artista belga se sale. Como a Silva, la llegada de Guardiola ha modificado su posición y le ha mostrado un nuevo horizonte. Abrió el marcador y participó en todos los tantos. Cada vez que se desata, roba, encara y asiste no tiene rival. Ya ha participado en 34 goles (18 tantos y 16 asistencias) en 48 partidos en poco más de una temporada. En esta Premier, ya ha dejado dos celebraciones y tres ‘regalos’. Descorchó el duelo con un tanto de falta de pillo, por debajo de la barrera. Y comenzó el espectáculo.

Posesión y contraataque ‘citizen’

El City mostró sus dos caras. Tuvo un 64% de posesión, maniató al Bournemouth… y lo castigó a la contra. Cada fallo fue penalizado. Los ‘citizens’ tocan y tocan hasta que se abre el rival pero también presionan, roban y aceleran. Una falta del conjunto visitante cerca del área de Bravo terminó en el fondo de la red ‘cherrie’. Iheanacho a Nolito, Nolito a De Bruyne, De Bruyne a Sterling y regalo para que Iheanacho anotara por tercer partido consecutivo. Pim, pam, pum. Cinco pases y 12 segundos. Un contraataque perfecto y otra muestra más de la efectividad del punta nigeriano, que suma, desde que debutara en la Premier, 10 goles tras disparar únicamente ¡15 veces! a puerta.

La misma receta para seguir golpeando. El Etihad vibraba cada vez que sus futbolistas tocaban con rapidez y precisión. Un rondo para un Bournemouth que apenas inquietó. Wilshere, que jugó su primer partido como titular con su nuevo club, ni la olía. Un pelotazo de Kolarov y un error en el despeje armaron otra diana supersónica. Como en Old Trafford. Iheanacho jugó con De Bruyne para que corriera, esperara y le diera el balón al espacio. Ahora fue el punta nigeriano el que se la regaló a Sterling. El extremo inglés también es otro: acumula tres goles y cinco asistencias este curso.

Expulsión de Nolito

Disfrutaba el City y se inventó otro jugadón con De Bruyne al mando. Condujo, se apoyó en Clichy y comenzó el baile: al primer toque combinaron el lateral francés, Nolito y el belga hasta que filtró el esférico para que Gundogan se estrenara. Guardiola le dio minutos en un día en el que Stones descansó de inicio. El medio alemán está en pruebas, rodándose, pero será importante en su City.

Los ‘citizens’ maduraron el duelo pero siguieron pegando sustos a Federici, que entró por el lesionado Boruc. El español Aleix García debutó con el conjunto ‘skyblue’ y el Bournemouth se intentó revelar. El larguero terminó con su revolución. La expulsión de Nolito, que vio la roja directa tras encararse y cabecear con Smith, fue el único lunar en una tarde casi perfecta para el City.

Ocho partidos y ocho victorias, 25 tantos a favor, cuatro en contra, líderes de la Premier… Dos 4-0 en cuatro días. La ‘resaca’ del triunfo en Old Trafford ha sido dulce. El City no afloja, es un rodillo. Gane o pierda ya ha encontrado su camino. Y se está gustando.