Gana ManU a Leicester la Community Shield

86 0

Texto Periódico El Mundo/Manchester.- El proyecto encabezado por José Mourinho no ha podido empezar de mejor forma para el Manchester United. El conjunto mancuniano se ha alzado con la Community Shield inglesa ante el Leicester tras un partido en el que se vio más táctica que ritmo como era de esperar a estas alturas de la temporada. Los red devils, que han ganado esta competición 21 veces -más que ningún otro equipo- dejaron visos de en lo que puede convertirse el equipo de la mano del técnico luso. Un conjunto ordenado, que sigue teniendo su mayor punto débil en la defensa a pesar del fichaje de Bailly, y que dependerá de la conexión entre Rooney, Ibra y Martial para marcar las diferencias y solventar el problema con el gol de la temporada pasada.

El delantero sueco, que se ha incorporado este mismo verano al conjunto red y que marcó el decisivo 2-1 en el minuto 83, aseguró tras el partido que es el “equipo más grande” en el que ha estado, sólo pudiéndose comparar con el Milán. “Estamos haciendo las cosas cada vez mejor y estoy muy contento, este es el trofeo número 31 que gano en mi carrera y espero ganar muchos más en este club”. El primer goleador del encuentro, el joven Lingard que se marchó lesionado, alabó tras el partido a su nuevo entrenador al asegurar que deja “más libertad a los cuatro de arriba para intercambiar posiciones”.

Ocasiones del Leicester

En la primera parte el dominio del Manchester United sobre la posesión fue casi total. Esto sin embargo no se materializó en ocasiones de gol, con un Ibrahimovic perfectamente secado por los centrales ‘foxes’ y un Martial que lo intentó tímidamente y sin demasiado éxito. De hecho, fue el Leicester el que tuvo las primeras dos ocasiones claras de gol en el minuto 20; Vardy inició una contra que finalizó Okazaki con un disparo desviado que rozó el palo derecho de la portería defendida por David De Gea. En el saque de ese córner, el propio jugador japonés cabeceó maravillosamente un balón al larguero ante el que el guardameta madrileño no pudo hacer más que mirar.

Parecía que el partido estaba donde lo quería el Leicester, con una posesión estéril de los ‘red devils’ y con un ritmo de juego bajo incluso para el momento de la temporada que estamos, hasta que apareció Lingard. A la media hora de juego la mayor promesa del equipo junto con Rashford se coló como un rayo por el centro de la zaga del conjunto de Ranieri dejando atrás hasta cuatro defensores que pudieron ser mucho más contundentes. Lingard, cedido la temporada 2012-2013 en el Leicester, anotó con un disparo cruzado que rechazó Schmeichel el primer tanto oficial de la temporada para el United.

En el descanso Ranieri introdujo los dos primeros cambios del partido; el joven Demarai Gray y el fichaje más caro de la historia del club, Ahmed Musa, entraron por Albrighton y Okazaki respectivamente. En los primeros minutos de la segunda parte el Leicester comenzó a reaccionar y tras un error garrafal de Fellaini, fallón durante todo el partido, Vardy regateó a De Gea y puso el 1-1 en el marcador.

El doble cambio de Mata

En el minuto 60 José Mourinho cambió a Carrick por Ander Herrera e inmediatamente después el primero goleador del equipo mancuniano, Lingard, se lesionó y tuvo que dejar su lugar a Juan Mata, que se marchó en el descuento, quizá porque era el más bajito para defender el balón parado. Ranieri, por su parte, dio entrada a Mendy y Hernández, en un encuentro en el que cada equipo podía realizar hasta seis cambios.

Ibrahimovic, que no había aparecido hasta este momento, desaprovechó una oportunidad clarísima a puerta vacía en el minuto 78 con un remate blando que le sacó la defensa bajo palos. La conexión con Rooney y Martial, que se marchó en el minuto 65 visiblemente enfadado, no fluyó en prácticamente ningún tramo del partido y ahí fue donde se atascó el ataque. Hasta que apareció el genio. El delantero sueco se impuso en un salto de cabeza tras un centro de Valencia y puso el definitivo 2-1 en el minuto 83. A pesar de los nervios finales en los que incluso Schmeichel subió a rematar, el United logró aguantar el acoso de los jugadores de Ranieri alzándose con el primer trofeo de la temporada.

Por Alberto Muños/Periódico El Mundo-España