“España es mejor que sus gobernantes: ¿Parlem? ¿Hablamos?”

87 0

Agencias

Barcelona, España, 7 octubre 2017.-Miles de personas vestidas de nítido blanco, con globos y carteles a juego, han llenado este sábado plazas y calles frente a los consistorios de Barcelona, Madrid, Sevilla, Granada, Bilbao, Pamplona y Valladolid para reclamar diálogo entre el Estado y la Generalitat. Bajo el lema “España es mejor que sus gobernantes. ¿Parlem? ¿Hablamos?”, el clamor de ciudadanos anónimos ha retumbado para dejar claro que la encrucijada solo puede resolverse mediante el acuerdo.

La iniciativa, impulsada por la sociedad civil a través de las redes sociales y sistemas de mensajería móvil, ha conseguido llenar la plaza Sant Jaume de Barcelona, lugar que alberga el Ayuntamiento de Barcelona y el Palau de la Generalitat, a gritos de ‘Queremos paz’, ‘Parlem o no avancem’ y ‘Las calles son de todos’. Los 5.500 asistentes, según la Guardia Urbana, han clamado a ambos Ejecutivos “que hagan su trabajo” y que aporten “más soluciones” y se han dirigido a la sede del Govern retomando el “Así, no” que lanzó el ‘president’ Carles Puigdemont al Rey en señal de oposición a una declaración unilateral de independencia (DUI).

Los organizadores han rechazado en todo momento la presencia de banderas e insignias partidistas, pero personalidades de la primera línea política como el líder del PSC, Miquel Iceta, ha acudido como un ciudadano más, y ha asegurado que la movilización “está diciendo a los políticos que han fallado y que no han estado a la altura de su responsabilidad” pero ha señalado que “aún se está a tiempo de hablar y resolver”. Junto a él, se ha podido ver al segundo teniente de alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni, quien ha animado a la participación a través de Twitter. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también ha mostrado su apoyo a la iniciativa “desde la fraternidad, el diálogo y la creatividad” y ha considerado “esperanzador” que la ciudadanía se organice para desbloquear el conflicto.

La cotidianidad de esta plaza tan concurrida no se ha visto interrumpida por la multitud de manifestantes sino que, de hecho, ha coincidido con una boda en el consistorio, cuyos aplausos, a las 12 en punto, han propagado el clamor para comenzar los cánticos a favor del diálogo.

La concentración se ha repetido ante los ayuntamientos de muchas localidades españolas. En Madrid, miles de personas se han reunido siguiendo las consignas cerca de la fuente de Cibeles. El céntrico paseo del Prado de la capital se ha cortado debido a esta movilización y a otra cercana de carácter unionista.

Parte de los que portaban banderas españolas han bajado hasta la concentración prodiálogo a increpar a los que se concentran con camisetas blancas pero la policía ha contenido los enfrentamientos. Los agentes han abierto un cordón de seguridad entre ambos colectivos dejando a un lado gritos de “Viva España”; y, al otro, “Catalunya no está sola”.

El manifiesto difundido en las redes sociales afirma que el conflicto actual no lo resolverán los políticos “irresponsables” sino que será necesaria “la gente, el diálogo y la convivencia”.

Plaza de Colón, a la derecha

Asimismo, en la Plaza de Colón de Madrid, uno de los centros de encuentro históricos de las grandes manifestaciones políticas de la derecha española, se congregaron decenas de miles de personas que inundaron de banderas españolas las calles.

La mayoría iban vestidos de rojo, entre ellos había numerosos simpatizantes, líderes de la extrema derecha española y ciudadanos que están en alerta ante la declaración unilateral de independencia por parte de las autoridades catalanas, que la anunciaron para el próximo lunes.

En ese caso, aseguraron durante la manifestación, la “guerra será total”. De hecho entre las consignas que más corearon en Madrid fueron “Puigdemont a prisión” (en alusión al presidente catalán, Carles Puigdemont), o “España es una y no 51”, o “vivas” a la Guardia Civil y a la Policía Nacional por su actuación del pasado domingo durante el referendo, en el que tras una brutal represión resultaron heridas cerca de 900 personas.

El acto fue organizado y convocado por la Fundación Denaes y respaldado por distintas asociaciones como Convivencia Cívica Cataluña, Hazte Oír o el Foro de Guardias Civiles, que invocaron a la ciudadanía para “defender la nación, la Constitución y el Estado de derecho”.

Esta convocatoria fue apoyada por el derechista Partido Popular (PP) y por Ciudadanos. Pero también fue respaldada por las agrupaciones de extrema derecha, como Falange Española o Democracia Nacional, que estuvieron presentes con banderas franquistas, simbología fascista y hasta hicieron el saludo nazi y entonaron canciones franquistas como “El cara al sol”.

La iniciativa surgió de forma espontánea en Barcelona y Madrid, y decidieron llamarla: “¿Hablamos? ¿Parlem?”, que es lo mismo en castellano y catalán. Y que resume el espíritu de la propuesta: reclamar a la clase política que se sienten a dialogar y que se resuelva la peor crisis en décadas en el país a través de la palabra y no de la violencia.

La iniciativa fue respaldada en decenas de plazas públicas y sedes de ayuntamientos de todo el país, si bien las concentraciones no fueron tan multitudinarias como ellos esperaban.