Notice: jetpack_enable_opengraph está obsoleto desde la versión 2.0.3. Utiliza jetpack_enable_open_graph en su lugar. in /home2/insurge2/public_html/wp-includes/functions.php on line 3839

En desarrollo el disco duro atómico

179 0

Agencias / InsurgentePress, Ciudad de México.- Un grupo de investigadores de la Universidad de Delft ha logrado desarrollar un dispositivo de almacenamiento a escala atómica en el que es posible almacenar 500 Tbits por pulgada cuadrada, una cifra asombrosa que deja atrás a cualquier sistema de almacenamiento actual.

Este “disco duro atómico” podría almacenar todos los libros escritos por los seres humanos en el tamaño de un sello postal, y aunque aún queda trabajo por delante, apunta a un futuro en el que este tipo de sistemas podría dejar definitivamente atrás a las tecnologías de almacenamiento actuales, aunque aún hay una desventaja importante: la velocidad de lectura y escritura.

La densidad de almacenamiento lograda es realmente asombrosa, y lo normal en unidades de disco duro “de alta gama” es rondar el terabit por pulgada cuadrada.

Por poneros una referencia, Micron anunciaba recientemente sus memorias 3D NAND con una densidad de 2,77 Tbits por pulgada cuadrada.

Este tipo de desarrollos llevan siendo investigados desde los 90, pero hasta la fecha el proceso de producción de este tipo de sistemas era complejo, lento y muy engorroso, algo que ha mejorado con el método de estos investigadores, que han hecho uso de átomos de cloro en una superficie de cobre para obtener una rejilla de cuadrados perfectos en la que es posible detectar huecos cuando hay un átomo que no está.

La utilización de una aguja especialmente afilada y de un microscopio también destinado a esta tarea permitió manipular esa rejilla para ir poniendo y quitando átomos, algo que básicamente permitiría almacenar información de forma básica y sencilla.

Dicha densidad de almacenamiento es enorme, pero la velocidad de lectura y escritura es muy lenta por ahora.

Hay otro problema adicional: este disco duro atómico no puede funcionar a temperatura ambiente en su estado de desarrollo actual, y solo puede estar activo en cápsulas de vacío con temperaturas realmente bajas de -196 °C.

Es un primer paso, no obstante, y uno que vuelve a demostrar que la nanotecnología podría ser crucial en un futuro cercano.

Fuente: Revista Nature