Notice: jetpack_enable_opengraph está obsoleto desde la versión 2.0.3. Utiliza jetpack_enable_open_graph en su lugar. in /home2/insurge2/public_html/wp-includes/functions.php on line 3831

El extraño caso de Mara Fernanda Castilla

526 0

Agencias / InsurgentePress, Ciudad de México.- Mara Castillo salió de fiesta la noche del jueves pasado en Cholula, una de las ciudades de estudiantes por excelencia del centro de México. Pasadas las cinco de la mañana, la joven de 19 años pidió un coche de Cabify para volver a casa. El taxi privado completó el trayecto de 20 minutos entre el bar The Bronx y su casa. Pero al llegar al destino, la estudiante de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) nunca bajó de la unidad, que permaneció media hora en el fraccionamiento donde vive.

El viaje concluyó a las 5.47, de acuerdo con el registro de la empresa. Un vídeo de las cámaras de seguridad captó el momento en el que el coche, un Chevrolet Sonic, entró y salió del sitio, y que Mara Fernanda no descendió ante su casa. Ricardo “N” (las autoridades han omitido el apellido), el chófer, dijo que ella le pidió bajar unos metros antes, tras declarar de forma voluntaria ante el Ministerio Público la noche del sábado. La familia ha dicho que el testimonio fue confuso, que no han recibido una petición de rescate y que una llamada anónima aseguró que ella estaba bien, sin dar más detalles. El conductor, el último en ver a Mara Fernanda, ha sido detenido este miércoles por el delito de privación ilegal de la libertad, ha informado la Fiscalía de Puebla. La Justicia mexicana no reconoce una desaparición como un secuestro si no existe una petición de rescate.

Karen Castilla fue la última en hablar con ella. Su hermana menor avisó de que tomaría un taxi para volver a la casa que comparten. Las hermanas dejaron Xalapa, la capital del vecino Estado de Veracruz, para buscar mejores opciones académicas. Karen contactó a Cabify para hablar con el chófer, quien aseguró que la había dejado en el destino. “Tenemos noticias de que el conductor fue detenido y que tenía el celular [móvil] de mi hija”, ha comentado la madre, Gabriela Miranda, a W Radio. “Le pido a la Fiscalía y al Gobierno estatal que no lo dejen en libertad (…) hasta que ella regrese sana y salva, y exijo a las autoridades que hagan su trabajo porque desde el principio de la investigación hubo muchas omisiones”, ha reclamado.

La Fiscalía ha dicho tras la aprehensión que existen datos de prueba que acreditaron la presunta responsabilidad del conductor. Casi simultáneamente la historia sobre la desaparición de Mara dio un nuevo giro. “Por lo que sabemos, fue llevada a Tlaxcala por su voluntad”, ha afirmado ante la prensa el gobernador de Puebla, Toni Gali, este miércoles. Gali negó los rumores de un supuesto hallazgo del cuerpo decapitado. Tlaxcala, otra entidad vecina de Puebla y el Estado más pequeño del país, es conocida por la trata de personas. Se habla de Tenancingo, uno de sus municipios, como la cuna de la trata y la prostitución en México. La ausencia de una petición de rescate refuerza esa línea de investigación.

Deslinde de Cabify

La empresa Cabify se “lavó las manos” y dejó solo al chofer y socio de este servicio, Ricardo Alexis “N”, señalado como sospechoso de la privación ilegal de la libertad de Mara Fernanda Castilla Miranda, estudiante de la Universidad Popular Autónoma de Puebla (UPAEP).

“Definitivamente la empresa Cabify desconocemos si es una institución legalmente autorizada aquí en México, pero la realidad es que se lavó las manos, únicamente dejó sola a esta persona”, declaró el abogado.

Sandoval confió en la inocencia de su cliente, pues aseguró que es un padre de familia que incluso adeuda el carro Chevrolet Sonic que tenía al alquiler a través de la plataforma Cabify y que se había presentado a declarar de manera voluntaria.

“Por lógica, considero que una persona así en estas circunstancias, con una esposa, y quizá prejuzgo, no creo que se atrevería a hacer un tipo de ilícito ante todos los compromisos que tiene”, señaló.

También aseguró que el chofer fue detenido en San Cosme Xalostoc, Tlaxcala, porque en ese lugar viven sus padres y no porque se hubiera dado a la fuga.

Ricardo Alexis “N” es señalado como presunto responsable de la privación de la libertad de Mara Fernanda Castilla, quien está en calidad de desaparecida desde la madrugada del viernes 8, cuando pidió el servicio de Cabify para trasladarse de un bar de San Andrés Cholula hasta su casa ubicada en el fraccionamiento en Mayorazgo, en la ciudad de Puebla, pero nunca llegó a su casa.

Sin embargo, a través del video de vigilancia del fraccionamiento en el que habita Mara Fernanda Castilla, se pudo observar que, al llegar al lugar, el chofer de Cabify permanece estacionado por casi media hora sin que la joven estudiante se baje de la unidad.

El fiscal general Víctor Carrancá dijo que una de las líneas de investigación que se siguen sobre el caso es que la joven de 19 años pudo ser víctima de una red de trata de personas.

También subrayó que la información que se tiene hasta ahora es que la estudiante subió al carro la madrugada del viernes, pero al llegar la unidad a su destino en Mayorazgo ya no iba en el taxi, por lo que se presume que en el trayecto algo le ocurrió.

El fiscal indicó que las inconsistencias y contradicciones en las que ha incurrido el chofer son las que permiten que lo puedan ahora vincular a proceso, pero aún no se tienen informes sobre el paradero de la joven que, aseguró, es la prioridad en estos momentos. En tanto que el gobernador panista Antonio Gali Fayad dijo que hay información que se investiga en torno a la posibilidad de que Mara Fernanda haya sido llevada contra su voluntad a la vecina entidad de Tlaxcala, donde existen redes de trata de personas.

“Como sabemos fue aparentemente llevada a Tlaxcala, fuera de su voluntad, es lo que se está investigando en la Fiscalía con los celulares”, reveló el mandatario.

Las investigaciones siguen y, conforme avanza el caso, son más las dudas y las especulaciones que las respuestas. Cabify ha insistido en que ha cooperado plenamente con la fiscalía y la familia. Las pruebas que se tienen contra Ricardo “N” no se han hecho públicas. Los familiares lamentan que han conocido más sobre los nuevos detalles en los medios que por el trabajo del Gobierno estatal, aunque confían en que Mara regrese con vida. “Las autoridades tienen que regresarme con vida a mi hija”, sentencia Miranda.