Ejecutan delincuentes a dos sacerdotes en Veracruz

72 0

Redacción InsurgentePress/Ciudad de México.- Delincuentes abandonaron los cuerpos de dos sacerdotes ejecutados a unos metros de la carretera que une Poza Rica-Papantla, tras robar el dinero de la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima en el municipio de Poza Rica.

Los bandidos ingresaron a la iglesia en busca del dinero para remodelar la iglesia que guardaban en una caja fuerte los párrocos Alejo Nabor Jiménez, de 50 años, y José Alfredo Suárez de la Cruz, de 40, durante la noche del pasado domingo.

Los sacerdotes enfrentaron a los delincuentes en un intento por evitar el robo de los recursos, siendo golpeados y maniatados al interior de la iglesia y posteriormente ejecutados en un paraje cercano al municipio de Papantla, Veracruz.

Los delincuentes abandonaron los cuerpos sin vida de ambos religiosos un día después del arribo de fuerzas federales a Poza Rica.

De acuerdo con testimonios, los sacerdotes asesinados y el Obispo de Papantla, José Trinidad Zapata -responsable de la región-, habían expresado a las autoridades la necesidad de reforzar la seguridad.

En los tres últimos meses, autoridades federales recibieron unas 470 denuncias anónimas de gente armada en la zona, donde grupos criminales se disputan el territorio.

A nombre de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el Cardenal Francisco Robles hizo pública su indignación por los homicidios y exigió su esclarecimiento y la aplicación de justicia.

El CEM exigió a las autoridades estatales y federales que esclarezcan los hechos y apliquen la justicia contra quienes resulten responsables del asesinato de los dos párrocos veracruzanos.

“En estos momentos de dolor, impotencia y tragedia provocada por la violencia elevamos nuestra plegaria al cielo por eterno descanso de estos hermanos nuestros, e imploramos al señor la conversión de sus agresores; de la autoridad esperamos esclarecimiento de los hechos y la aplicación de justicia contra los responsables”, indicó en una carta firmada por el cardenal Francisco Robles y el obispo Alfonso Miranda.

Por su parte, la Diócesis de Teziutlán, Puebla, de la que dependían los curas asesinados este día en Poza Rica, exigió al Gobierno de Veracruz una investigación puntual sobre los hechos, al mismo tiempo, hizo el llamado al resto de los sacerdotes a extremar medidas de seguridad ante las condiciones críticas que se viven en la región.

José Alberto Guerrero Hernández, Padre Vicario general de la Diócesis de Teziutlán, lamentó los hechos donde perdieron la vida los dos compañeros sacerdotes que se habían formado en el seminario Mayor de Teziutlán.

Destacó que los padres Nabor Alejo Jiménez Juárez, de 50 años, y José Alfredo Suárez, de 30, habían sido víctima de sustracción ilegal en la iglesia que encabezaban en la colonia Petromex de Poza Rica.

Comentó que se encontraban a la espera de la llamada de los agresores pidiendo el rescate, cuando lamentablemente, se dio la noticia de parte de las autoridades que sus cuerpos habían sido encontrados en Papantla.

En este tenor calificó de lamentable la crisis de inseguridad que se vive en Veracruz, por lo que pidió a “todos los padres, obispos, y a toda la feligresía en general a que nos cuidemos entre nosotros mismos”.

Además se debe recurrir “a lo que sabemos hacer, que es pedirle a nuestro Señor que nos tenga en su presencia”.

Reconoció que en días pasados hubo un robo en la iglesia donde estaba el padre Alejo Jiménez, pero de ahí en fuera, no se habían presentado más eventos de inseguridad.

Expuso que los dos ministros eran egresados del seminario Mayor de Teziutlán, Alejo Jiménez, originario de Tehuacán, Puebla; y José Alfredo Suárez era de Paso Blanco, Misantla.

“Le hacemos un llamado a las autoridades veracruzanas, sabemos que hacen lo posible para la seguridad del estado, pero les hacemos un llamado a que nos cuiden mejor, que cuiden al pueblo y se investiguen estos hechos” finalizó.

Al respecto, la Fiscalía General del estado (FGE) de Veracruz, informó que ya identificó al probable responsable de asesinato de los clérigos. Sin dar más detales, y mediante un comunicado, también aseguró que continúa con la investigación de estos hechos.