Notice: jetpack_enable_opengraph está obsoleto desde la versión 2.0.3. Utiliza jetpack_enable_open_graph en su lugar. in /home2/insurge2/public_html/wp-includes/functions.php on line 3831
Breaking News
En la parte inferior derecha de la imagen está la región de Hathor, una parte fascinante de la cabeza del cometa, nombrada como la deidad egipcia del amor, la música y la belleza. En esta región, la cabeza desciende abruptamente al cuello y el cuerpo del cometa.

Detectan una potente emisión del cometa Churyumov-Gerasimenko

68 0

Agencias / InsurgentePress, Ciudad de México.- Durante una serie de observaciones sin precedentes a principios de este año, la sonda Rosetta capturó inesperadamente una espectacular emisión en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, quizá provocada por un deslizamiento de tierra.

Cuando se produjo, el 19 de febrero, nueve de los instrumentos de Rosetta, incluidas sus cámaras, colectores de polvo y analizadores de gas y plasma, vigilaban el cometa a unos 35 km de distancia, en una secuencia programada y coordinada.

Como comenta Matt Taylor, científico del proyecto Rosetta de la ESA: “A lo largo del pasado año, Rosetta ha demostrado que, aunque la actividad que provocan puede prolongarse, estas emisiones son altamente impredecibles, por lo que capturar un evento así fue cuestión de suerte”.

Pocos días tras producirse la emisión, los datos recopilados se enviaron a la Tierra, donde su posterior análisis ha permitido reconstruir claramente la cadena de eventos, que se describen en un artículo dirigido por Eberhard Grün, del Instituto Max-Planck de Física Nuclear en Heidelberg, Alemania, y publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

A las 09:40 GMT, la cámara de gran angular OSIRIS captó en la coma un fuerte brillo que se desarrollaba desde una región del cometa inicialmente en la sombra.

A lo largo de las dos horas siguientes, Rosetta registró datos de la emisión que multiplicaban hasta por cien los niveles base de algunos instrumentos. Por ejemplo, entre las 10:00 y las 11:00 GMT, ALICE detectó el brillo ultravioleta de la luz solar reflejada en el núcleo y un fuerte aumento del polvo emitido, que se sextuplicó. Al mismo tiempo, ROSINA y RPC captaron un aumento significativo de gas y plasma (multiplicándose su densidad por un factor de 1,5–2,5) alrededor del satélite.

Por su parte, MIRO registró un aumento de 30 ºC en la temperatura del gas colindante y, poco después, Rosetta fue azotada por una nube de polvo: el analizador GIADA registró un máximo hacia las 11:15 GMT y, durante las tres horas siguientes, se detectaron casi 200 partículas, cuando en otros días del mismo mes lo normal era detectar de 3 a 10.

Al mismo tiempo, el teleobjetivo de la cámara OSIRIS comenzó a fotografiar los granos de polvo emitidos durante la emisión. Entre las 11:10 GMT y las 11:40 GMT, se produjo una transición en las imágenes, que pasaron de mostrar granos distantes o lo bastante lentos como para aparecer en forma puntos a mostrar estas partículas como estelas debido a su cercanía o velocidad.

Además, los sensores de estrellas utilizados para la navegación y el control de la actitud de Rosetta midieron un aumento en la luz emitida por las partículas de polvo como consecuencia de la emisión.

Gracias a su situación, montados a 90º en el lateral del satélite que aloja la mayoría de los instrumentos científicos, los sensores pudieron ofrecer datos únicos sobre la estructura tridimensional y la evolución de la emisión.

Los astrónomos en la Tierra también detectaron un incremento en la densidad de la coma durante los días siguientes a la emisión.

Una vez examinados los datos disponibles, los científicos creen haber identificado la fuente de la emisión.

El hecho de que la emisión comenzara cuando esta área acababa de salir de la sombra sugiere que la tensión térmica en el material superficial podría haber provocado un deslizamiento de tierra que dejó hielo de agua expuesto a la radiación solar. El hielo se habría evaporado rápidamente, arrastrando polvo consigo hasta producir la nube de residuos detectada por OSIRIS.

(Foto: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA; all data from Grün et al (2016))
(Foto: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA; all data from Grün et al (2016))