Con unos 80 millones de años, a Occator se le considera un cráter joven. Tiene 92 km (57 millas) de diámetro y un foso central de unos 10 km (6 millas) de ancho. Una estructura central en forma de cúpula, cubierta con material altamente reflectante, posee fracturas radiales y concéntricas sobre ella y a su alrededor.

Detectan mucha agua dentro de Ceres

154 0

Agencias AP / InsurgentePress, Ciudad de México.- A medida que la sonda Dawn de la NASA continúa explorando Ceres, se acumulan las evidencias de que este enigmático miniplaneta (planeta enano) conserva una cantidad notable de hielo de agua. Un nuevo estudio contribuye a esta imagen, mostrando cómo el hielo ha dado forma a una serie de desprendimientos de tierras detectados en Ceres.

Britney Schmidt, científica del equipo de la Dawn y profesora en el Instituto Tecnológico de Georgia en la ciudad estadounidense de Atlanta, identificó tres tipos (I, II y III) de desprendimientos de tierras.

El Tipo I, cuya huella es una estructura relativamente alargada y redonda, posee gruesos “dedos” en sus extremos. Estos dedos se parecen a los glaciares rocosos y a los desprendimientos de hielo en la Tierra. Los desprendimientos de Tipo I se encuentran básicamente en las latitudes altas de Ceres, donde también se cree que la mayor parte de hielo reside justo bajo la superficie.

Todo esto sugiere que el hielo tiene un papel primordial en estos desplazamientos de material. Se han encontrado tres pequeños flujos de Tipo I en el cráter Oxo, un diminuto cráter brillante en el hemisferio norte que alberga un depósito de hielo en la superficie.

Las estructuras de Tipo II son a menudo más delgadas y largas que las de Tipo I, y representan el tipo más habitual de desprendimiento de tierras en Ceres. Sus depósitos parecen similares a los que quedan tras las avalanchas que se ven en la Tierra.

Las estructuras de Tipo III, por su parte, podrían involucrar un breve derretimiento de parte del hielo dentro del regolito (material mineral parecido a tierra), ocasionando que el material resultante fluya como barro antes de recongelarse.

Estos desprendimientos de tierras están siempre asociados con grandes cráteres de impacto, y se originan cuando uno de estos choques funde el hielo del subsuelo de Ceres. Estas estructuras tienen apariencias similares a los terrenos claramente “salpicados” con material eyectado de cráteres en las regiones heladas del propio Marte y en la luna Ganimedes de Júpiter.

Los científicos se sorprendieron también de la gran cantidad de desprendimientos de tierras que han sucedido en Ceres en general. Entre el 20 y el 30 por ciento de los cráteres de más de 10 kilómetros de diámetro tienen algún tipo de desprendimiento asociado con ellos.

Basándose en la forma y distribución de los desprendimientos de tierras en Ceres, los autores del estudio estiman que el hielo en las primeras decenas de metros de la superficie podría oscilar entre el 10 y el 50 por ciento del volumen total.

Fuente: NASA JPL.