Recientemente, un estudio liderado por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) se propuso averiguar el límite de observación al que podrían llegar usando el telescopio óptico-infrarrojo más grande del mundo: el Gran Telescopio CANARIAS (GTC). Así, consiguieron una imagen diez veces más profunda que cualquier otra obtenida desde la Tierra, observando un tenue halo de estrellas alrededor de la galaxia UGC00180, a unos 500 millones de años luz de distancia.

Descubren estrellas inmensas con una extraña composición química en la Vía Láctea

147 0

Agencias / InsurgentePress, Ciudad de México.- En Ciencia, la casualidad es fuente de sorprendentes descubrimientos. Abre los ojos a lo desconocido. Incluso, a veces, cambia el rumbo de una investigación, de una teoría o de un paradigma por completo, lo que ha sucedido en este descubrimiento.

Mientras buscaban reliquias fósiles de la Vía Láctea temprana, un equipo científico tropezó con un hallazgo inesperado: una nueva familia de estrellas gigantes con una composición química inusual según los modelos de nucleosíntesis (procesos de fusión nuclear en el interior de las estrellas donde se originan nuevos elementos químicos).

Nunca antes se había observado una población estelar con esos patrones químicos en nuestra galaxia, pese a que sus propiedades orbitales sugieren un posible origen fuera de ella. Los detalles del descubrimiento, en el que han participado investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) (España), se publicaron recientemente en la revista especializada The Astrophysical Journal Letters.

El equipo usó datos de la segunda fase de Apache Point Observatory Galactic Evolution Experiment (APOGEE-2), habitualmente utilizado para mapear los elementos químicos en las estrellas de la Vía Láctea (carbono, nitrógeno, oxígeno, aluminio y magnesio, entre otros), y que ha observado unas 150,000 estrellas gigantes en la banda H mediante el espectrógrafo de alta resolución APOGEE, accediendo a las regiones oscurecidas por el polvo en el rango visible. Tras procesar los datos, hallaron una población estelar químicamente atípica en comparación con las estrellas de nuestra galaxia o incluso de cualquier cúmulo globular galáctico –agrupamiento de estrellas- conocido.

Estas estrellas anómalas son candidatas ideales de fósiles vivientes de los primeros días de la Vía Láctea o incluso las reliquias fósiles de cúmulos globulares extragalácticos separados por las fuerzas de marea –la atracción gravitatoria- de la Vía Láctea.

Ahora el equipo tiene pensado emplear este hallazgo para comprender mejor los procesos de nucleosíntesis y evolución estelar, así como para buscar más estrellas gigantes con composiciones químicas atípicas, un paso fundamental para mejorar nuestro conocimiento acerca de la formación y evolución de nuestra galaxia.

Representación artística de la composición química de la nueva población descubierta viajando alrededor de la Vía Láctea en órbitas altamente excéntricas (línea blanca discontinua) y el espectro combinado de APOGEE de las estrellas atípicas en una ventana espectral que cubre las regiones (sombras en gris) alrededor de las líneas de magnesio. (Crédito: J. G. Fernández-Trincado)