Derrota Tigres a América en casa con polémica jugada

45 0

InsurgentePress, Ciudad de México.- Si el América no quiere fallarle al patrón Emilio Azcárraga, tendrá que marcar al menos dos goles en la casa de los Tigres.

Un problema gigantesco si se considera que las Águilas sólo han anotado dos veces en sus últimos siete partidos.

Con ese escenario, la renta que obtuvieron los Tigres, 1-0 en el Azteca gracias a un polémico penal que convirtió Juninho, luce monumental.

En la debatida jugada, el balón pegó en la mano de Bruno Valdez después de haber golpeado su rostro.

Los felinos no sólo hicieron gol de visitante, sino que por su mejor ubicación en el torneo pueden darse el lujo de perder en el Universitario por el mismo marcador y aun así ser finalistas.

Águilas de mal agüero, pero más que por la derrota, por la forma, por ese declive tan pronunciado desde la recta final del torneo.

Oribe Peralta sigue dormido en el ataque. Darwin Quintero tuvo una noche tan nefasta que provocó cuatro corajes de Miguel Herrera y los abucheos de la afición. Si a eso se le agregan las lesiones, las bajas de juego, la falta de banca, el escenario parece más complicado, claro, sin olvidar que van a casa del sublíder y que busca su tercera Final consecutiva.

El América no impone en el Azteca, ni fuera de él. La ventaja de los Tigres pudo ser mayor de no ser por un disparo desviado de Javier Aquino o una barrida extraordinaria de Edson Álvarez cuando Eduardo Vargas encaraba a Agustín Marchesín, quien luego se lanzó para evitar un tanto del defensa Hugo Ayala.

Mientras los felinos exhibieron ese orden, oficio, y manejo de partido, los azulcremas se aferraron al esfuerzo, pero nada más. Oribe no inquietó a los zagueros, Darwin se la pasó fallando pases y lo más espectacular fue la chilena de Matheus Uribe que puso a sudar a más de uno en el Azteca.

La velocidad de Enner Valencia y Javier Aquino puso en jaque a la defensa azulcrema, con excepción de Edson y de Guido Rodríguez, otro de los que se aventó un buen partido.

Matheus inquietó a los felinos, pero no fue tan constante. Las asociaciones son escasas en el equipo y con excepción de Renato Ibarra no se percibe a un revulsivo; los Tigres tienen una plantilla tan vasta que Jürgen Damm, Lucas Zelarayán e Ismael Sosa fueron suplentes.

A los universitarios le bastó ese penal acertado por Juninho al 48′ para ganar, y ahora las Águilas tienen una misión muy difícil para no decepcionar al patrón, quien les exigió el título.

Con información de Reforma

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *