Mexico City
27°
nubes rotas
humidity: 9%
wind: 4m/s SE
H 27 • L 7
Weather from OpenWeatherMap

Cruenta balacera en Sinaloa; 12 muertos en 72 horas

Redacción

Culiacán, Sinaloa, 8 febrero 2017.-En las últimas 72 horas se han registrado cinco enfrentamientos en Sinaloa, mismos que han cobrador la vida de 12 personas, sin embargo, no hay detenidos.

La nueva ola de violencia inició el domingo a las 18:50 horas en la colonia Las Flores, en Culiacán, donde dos personas resultaron heridas. Una hora después se registró un enfrentamiento en la colonia La Costera, también de la Capital, en el que dos personas fueron asesinadas.

Un tercer enfrentamiento se suscitó la madrugada del lunes en la colonia Libertad, al sur de Culiacán, donde unos hombres, según reportes de la Secretaría de Seguridad Pública de Culiacán, dispararon a una patrulla donde viajaban militares.

El cuarto suceso violento se registró la madrugada de ayer en un enfrentamiento en la colonia Villas del Real, en el que seis personas perdieron la vida, entre ellas un elementos de la Marina.

La tarde de este martes se registró el más violento de los ataques, durante un enfrentamiento en la sindicatura de Villa Juárez, Navolato, desde la colonia Mapa hasta la Quinta Bonita que dejó cuatro personas fallecidas, entre ellas una mujer embarazada.

Al momento, no ha habido un posicionamiento que explique el por qué se han desatado los enfrentamientos, en los cuales en dos de ellos se tuvieron confrontaciones con elementos militares, sólo un comunicado de prensa con el resumen de armas, vehículos y otros artefactos decomisados.

Julio César Romanillo Montoya, Subprocurador de Justicia Zona Centro y vocero de los operativos de seguridad en Mazatlán y Culiacán, dijo que no se atendería a medios de comunicación y que todo lo correspondiente a violencia será notificado a través de boletines de prensa.

“Ya estamos armando un boletín sobre eso”, dijo.

El horror

A pesar que desde los años del inicio de la cruenta guerra contra el narcotráfico, en 2008, no se había visto tal nivel de violencia desatada en esta ciudad de Culiacán, el Gobernador Quirino Ordaz Coppel pidió tiempo.

La ola de enfrentamientos que inició el domingo se recrudeció ayer en la capital sinaloense, lo que ha provocado el temor y la sicosis entre los ciudadanos.

Y ni la estela de muertos, ni el miedo ya generalizado entre la población, no sólo de Culiacán, sino de varias partes del Estado, parece cambiar el discurso del Gobernador, quien insistió en que el combatir la inseguridad es un tema de tiempo.

“Es un tema de tiempo, lo importante es que se está trabajando, nosotros estamos haciendo todo el esfuerzo y con todo el apoyo de la Federación con coordinación”, dijo el Mandatario estatal.

Ayer, en dos enfrentamientos murieron 10 personas, entre ellas una mujer embarazada.

Durante la madrugada, cinco civiles y un marino muertos dejó un enfrentamiento a balazos registrado entre elementos de la Secretaría de Marina Armada de México y presuntos delincuentes, en calles del fraccionamiento Villa del Real.

La Procuraduría General de Justicia de Estado de Sinaloa, informó que el hecho se registró a las 03:40 horas, por la calle Francisco Verdugo.

En ese lugar los elementos de la Semar fueron agredidos por disparos de arma de fuego cuando realizaban patrullajes en la zona, por un grupo de hombres fuertemente armados que viajaban en varios vehículos.

Los marinos repelieron la agresión y se entabló un intercambio de disparos que duró varios minutos, lo que desató el terror en la zona ya que se extendió por varias calles, las balas impactaron autos y viviendas del sector y las escuelas cercanas tuvieron que suspender clases.

La Armada de México informó que un vehiclo fue asegurado, además de armamento y municiones.

Por la tarde, cuatro personas muertas, entre ellas una mujer embarazada que quedó sin vida en una calle de la sindicatura de Villa Benito Juárez, dejó un enfrentamiento a balazos entre personas fuertemente armadas.

El intercambio de balas inició en el entronque de las carreteras como La 20 y La 50 y concluyó en la sindicatura, donde los cuerpos de las personas quedaron en las calles.

SICOSIS

Los enfrentamientos ocurridos en la ciudad desataron el miedo y la sicosis como muy pocas veces se ha visto entre la población. Por las redes sociales se reprodujeron videos y fotos supuestamente tomados en la zona de las balaceras, además de advertencias de que se podrían suscitar más choques entre grupos armados y autoridades.

SÍ HAY CLASES

Ante los rumores de que se suspenderían las clases hoy por la violencia. La SEPyC informó que tal suspensión es falsa, por lo que las clases son de manera regular.

HERMETISMO DE AUTORIDADES

Después de dos enfrentamientos de ayer, en los que se reportó la muerte de al menos 10 personas en un sólo día, las autoridades municipales, estatales y federales cerraron la comunicación para explicar el por qué de los hechos.

El Vocero de Seguridad y subsecretario de la zona norte del Estado, Julio César Romanillo Montoya, rechazó dar información sobre los enfrentamientos que se suscitaron, primero en Villa del Real, al oriente de Culiacán, y luego en la sindicatura de Villa Juárez.

También rechazó hablar sobre el “blindaje” que se hizo al Hospital General de Culiacán, donde elementos de la Policía Militar llegó escoltando ambulancias.

Los operativos se intensificaron durante la noche, cuando helicópteros de la Secretaría de Marina comenzaron a hacer patrullaje aéreo, principalmente al sur de la ciudad de Culiacán.

A Romanillo Montoya se le insistió vía telefónica, del mismo modo a Marco Antonio Higuera Gómez, encargado del despacho de la PGJE, y a Martín Robles Armenta, Subprocurador General de Justicia, pero ninguno de ellos volvió a contestar una llamada para aclarar sobre los enfrentamientos que sucedieron ayer.

ENFRENTAMIENTOS

  • El domingo a las 18:50 horas en la colonia Las Flores, en Culiacán, donde dos personas fueron heridas.

  • A las 19:30 horas en la colonia La Costera, también de la Capital, en el que dos personas fueron asesinadas.

  • La madrugada del lunes, en la colonia Libertad, desconocidos dispararon a una patrulla donde viajaban militares.

  • La madrugada de ayer se registró un cuarto enfrentamiento en la colonia Villas del Real, en el que murieron 6 personas.

  • La tarde del martes, una balacera entre hombres armados dejó un saldo de cuatro personas muertas, entre ellas una mujer embarazada. (

#ENFRENTAMIENTOS EN SINALOA

‘Me paralizó el retumbar de los balazos en paredes’

“¿Papá, se murió alguien?”.

“No, no, nadie se murió m’ijo”, le miente un padre de familia a su hijo mientras observaba atónitamente a peritos haciendo diligencias en la calle que hasta ayer a las 3:30 horas era normalmente un lugar tranquilo.

Padre e hijo miran desde su casa los daños que dejó ayer un enfrentamiento entre marinos y civiles en las calles del fraccionamiento Villa del Real.

Justo en el momento en el que el pequeño le pregunta a su padre sobre los estruendos que escuchó en la madrugada, peritos recogen el último cadáver de las seis personas que murieron en el enfrentamiento, cinco civiles y un marino.

El niño no alcanza a ver el cuerpo inerte que yace a unos 30 metros de donde él está y a dos metros de la camioneta en la que presuntamente viajaban los civiles armados.

Los vecinos dan sus versiones de lo sucedido ayer. La versión más frecuente entre ellos, es que se escuchaban en la madrugada detonaciones de bala a unas cuadras de la calle Princesa Amalia, en la cual viven, sin embargo los balazos se fueron escuchando cada vez más y más cerca. De pronto, cuentan, se escuchó el rugir de motores de camionetas, junto al sonido de neumáticos derrapando en terracería e incontables detonaciones de arma de fuego.

La mayoría cuenta que cuando escucharon los primeros disparos se echaron rápidamente al suelo.

El enfrentamiento se suscitó frente a la casa de Cynthia. La camioneta negra de lujoso modelo que aún tiene sangre en sus ventanas y en el piso justo debajo de la puerta del copiloto está a escasos 20 metros de su casa.

Cynthia vive con su hermana y cuatro niños. Recuerda que al escuchar las detonaciones les pidió a los pequeños que se agacharan y trataran de calmarse, pero lo que terminó por detonar los gritos de los infantes y el de ella, fue el retumbar de los balazos en las paredes de su hogar.

“Al principio escuché los balazos y pues una con miedo agarra a los niños y se tira el suelo, pero lo que me paralizó fue el retumbar de los balazos en las paredes, luego el ruido de las ventanas rotas, los niños y pues una también se asusta”, cuenta.

Los disparos cesan. Cynthia y los demás vecinos salen a ver lo que sucedió. Algunos dicen que se atrevieron a salir a las 5:00 horas, otros hasta las 6:00 y sólo porque tenían que ir al trabajo. Ahí vieron lo que se imaginaban, una zona de guerra en las puertas de sus hogares.

Los niños en la casa de Cynthia no admiten que tuvieron miedo, se hacen los fuertes en frente de sus madres.

Son las 10:15, y en lugar de estar en el receso en la primaria donde estudian, están siendo testigos de cómo los peritos levantan el último cadáver que está a escasos metros de su casa, esto porque la escuela donde estudian cerró sus puertas debido al enfrentamiento entre militares y civiles.

La mayoría de las casas y coches que estuvieron expuestos durante el tiroteo recibieron proyectiles de bala.

No se registró ninguna muerte de un civil por fuego cruzado, sin embargo, a la casa de Antonio, uno de los vecinos de la calle, entraron múltiples disparos.

“Aquí vivimos cinco, hasta le dieron un balazo a la pura foto, lo bueno que no nos pasó nada, lo material, pues ni modo”.

“Que te pague el Gobierno”, le grita un vecino.

“Esos qué van a pagar”, responde Antonio.

A las 11:30 horas los marinos que custodiaban el lugar terminaron sus diligencias y se retiraron.

Al final, sólo quedaron casquillos dispersos, fachadas totalmente baleadas, las cintas de advertencia para no pasar, y una estela de sangre dejada por uno de los civiles muertos siendo observada por los vecinos de las calles Princesa Amalia y Mariano Azuela. (Con información del periódico Noroeste).