Mexico City
22°
algo de nubes
humidity: 29%
wind: 6m/s ESE
H 22 • L 4
Weather from OpenWeatherMap

Captan lado oscuro de la Luna con impactos de meteoroides

La máquina, diseñada para tener una vida útil de tres meses, recorrió la superficie de la luna durante 31 Tomado de la CSNA

Agencias / InsurgentePress, Ciudad de México.- La Luna experimenta un bombardeo más intenso por pequeños meteoroides que lo que habían predicho los modelos, a juzgar por las nuevas observaciones hechas por la sonda espacial LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter) de la NASA, en órbita a la Luna. El resultado implica que ciertas zonas de la superficie lunar a las que se consideraba geológicamente jóvenes porque tienen bastantes menos cráteres de impacto podrían incluso ser más recientes que lo estimado en análisis previos.

Lo hallado también implica que el equipamiento instalado en la superficie lunar con el convencimiento de que nada lo perturbará y que por tanto podrá tener una larga vida útil, probablemente dure bastante menos de lo creído. De igual modo, los proyectos de base lunar ideados bajo esa idea de la gran imperturbabilidad de la superficie lunar se deberán rediseñar, introduciendo rasgos que doten a las instalaciones de una mayor robustez y mayor protección. Si bien un impacto directo de un meteoroide sigue siendo improbable, una lluvia más intensa de escombros secundarios enviada por impactos cercanos podría suponer un riesgo para equipamientos allí instalados y eventuales residentes de una base lunar.

Antes del lanzamiento del LRO, se creía que el “martilleo” que sufre el regolito (el principal material del suelo lunar) por los impactos de los meteoroides necesitaba normalmente millones de años para batir por completo la superficie hasta 2 centímetros de profundidad.

Sin embargo, nuevas imágenes del LRO están poniendo de manifiesto cambios superficiales pequeños que están transformando la superficie mucho más rápido de lo creído hasta ahora, tal como ha comprobado en un análisis el equipo de Emerson Speyerer y Mark Robinson de la Universidad Estatal de Arizona en Estados Unidos.

El ritmo ahora descubierto de renovación de la superficie implica que las huellas y otras marcas dejadas en la superficie lunar por los astronautas de las misiones Apolo habrán desaparecido dentro de decenas de miles de años, y no en millones de años como se creía hasta ahora.

Fuente: NASA